Por una vez, los Mavs afrontan un mercado de FAs tranquilo



Hubo una época en la que los Dallas Mavericks iban a todos los veranos solo con cuatro armas: las dos excepciones, los mínimos y los traspasos. Eso cambió en el verano de 2012, y desde entonces los Mavs han tenido espacio salarial en todos los veranos, siempre con la intención de ir a por los agentes libres más importantes de cada clase. Este año, parece que se volverá a la tranquilidad. 

Desde 2012 la lista de reuniones que han tenido los Mavericks con agentes libres de primera línea es muy amplia: Deron Williams, Dwight Howard, Carmelo Anthony, DeAndre Jordan, Mike Conley y Hassan Whiteside han sido los principales peces gordos que no picaron el anzuelo. Todos los veranos había uno o dos objetivos, y eso hacía que estuviésemos pendientes de cuándo se reunían con ellos, quiénes iban a la reunión, con qué otros equipos se venían esos jugadores, y cuándo tomaban su decisión. 

Para ser justos, los Mavs sí que se llevaron en una ocasión al jugador que se habían marcado como prioridad, y sucedió con Chandler Parsons en 2014. Wes Matthews también era un plan prioritario, pero siempre como complemento a DeAndre Jordan, y con poca competencia. En el caso de Harrison Barnes, la apuesta parece haber salido bien pero no debe olvidarse que, aunque puede que fuera porque en principio era restringido, fue más bien un plan B o C al que tuvieron que recurrir. 

En general la sensación que ha quedado después de cinco años lanzando la caña a los grandes peces es negativa. Por una parte, se debe reconocer el mérito de que todos ellos considerasen la opción de los Mavericks. Por otra, también parece que la mayoría de ellos utilizaron a los Mavs simplemente para obligar a sus equipos originales a darles el máximo sin poder regatear por la amenaza de un contendiente externo. 

Veremos si Cuban, Nelson y compañía nos sorprenden, pero todo parece indicar que este mercado que comienza esta noche será tranquilo para Dallas. Ya han enviado a través de Marc Stein la señal de que su prioridad es renovar a Nerlens Noel, lo que viene a decir que van a igualar lo que haga falta, aunque obviamente intentarán que les salga más barato que el máximo. 

Más allá de Noel, los Dallas Mavericks tendrán algo más de $15 millones para poder gastar... si quieren. En realidad solo hay un par de puestos para contratos garantizados libres en la plantilla, y ya se ha apuntado que podrían optar por no gastar dinero en un intento de estar en mejor posición para renovar a Seth Curry el verano que viene. 

Habrá diferentes opciones. Muchos de ellos, jugadores de rotación como C.J. Miles, Jonathon Simmons, Joe Ingles, PJ Tucker, James Johnson, etc. Puede haber opciones jóvenes interesantes, como la de Ben McLemore, el tipo de jugador joven que por el que los Mavs vienen apostando en los últimos años para tratar de relanzar su carrera (y será libre sin restricciones), o Shabazz Muhammad.

Pero por una vez después de años, probablemente lo que hagan los Mavs sea sentarse y esperar. Negociar con Noel y llegar a una renovación, ver si pueden sacar algún contrato provechoso y dar un nuevo contrato a Dirk Nowitzki. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »