El plan Liggins



El pasado 11 de abril los Dallas Mavericks sorprendieron al reclamar al escolta DeAndre Liggins, que había sido cortado días antes por los Cleveland Cavaliers, cuando solo quedaba ya un partido de temporada regular, y con contrato también para la temporada 2017-18. Los Mavs pudieron probarlo en su plantilla en esos últimos días, y jugó 25 minutos en el último encuentro, pero la intención tras el movimiento pudo haber sido otra.

Podría haber sido devolver algún tipo de favor a los Cavs, a quienes ahorraron una buena cantidad de dinero (más de dos millones teniendo en cuenta el impuesto de lujo), pero ya se hizo bastante favor dejando marchar a Deron Williams libre para que recalara allí. Podría haber sido porque se necesitaba un jugador más para el último partido, pero cualquier D-Leaguer más joven (Liggins tiene 29 años) podría haber cumplido esa misma función.

Si nos fijamos en el contrato de Liggins, de $1,015,696 en la temporada que termina y $1,577,230 en la que viene, solo apenas $27,000 están garantizados. Esto lo convierte en un pequeño ‘trade chip’ que, como vamos a ver, puede tener mucha utilidad en la noche del Draft. 

Lo primero que debemos hacer es recordar que a partir de la entrada en vigor del nuevo convenio el 1 de julio, se acabarán las ventajas de estos contratos no garantizados. A partir de ahora, cuando se produzca un traspaso el valor del jugador corresponderá a la parte garantizada de su salario, eliminando así estos trade chips que tanto gustaba crear a los Mavs y que en su día convirtieron a un Erick Dampier en un Tyson Chandler y un anillo. Por lo tanto, para aprovechar su contrato no garantizado, un traspaso con Liggins o Devin Harris ($4,4 millones la temporada que viene, solo $1,3 garantizados) debe producirse en la noche del Draft. Este Draft supondrá la última oportunidad para utilizar este truco.

La siguiente cuestión es que Liggins, por sí solo, no es suficiente para obtener demasiado salario a cambio. Los Mavs tienen dos trade exceptions que podrían utilizar de forma similar para obtener un jugador a cambio de nada (una de $1,5 millones y otra de $6,6 millones), pero la verdadera utilidad de Liggins se ve cuando se suma a los contratos de otros jugadores de los Mavs.

Pongamos que Dallas junta esos dos contratos no garantizados, Liggins + Harris, y además añade un mínimo como el de A.J. Hammons o Salah Mejri. En ese caso, el contrato que reciban los Mavs a cambio podría llegar hasta casi los $8 millones. No es mucho, pero es un escenario en el que se ofrece alivio salarial inmediato a la otra parte (convertir esos ocho millones en menos de dos al momento) y que puede ayudar a equipos que seguramente estén en el lujo la temporada que viene, como Portland (Aminu o Ed Davis cuadran aquí) o Toronto (Cory Joseph siendo lo que más podría encajar). Los Blazers, además, cuentan con tres primeras rondas en este Draft y parece evidente que necesitan deshacerse de algunos salarios.

Pero es cuando juntas los contratos de Liggins y de Dwight Powell cuando el tema se pone realmente interesante. Entre ambos suman $9,390,696 en salarios, lo cual en la noche del Draft permite recibir $14,186,044 a cambio (por $12,662,500 si es solo Powell). Entre esas dos cantidades hay dos nombres que pueden resultar más que interesantes: Ricky Rubio ($13,550,000) y Eric Bledsoe ($14,000,000), objetivos que no serían posibles solo con Powell pero que sí que lo son añadiendo a Liggins. Otros nombres en ese mismo rango de salarios son Michael Kidd-Gilchrist, Rudy Gay o Thaddeus Young, pero Rubio y Bledsoe son los que más sentido podrían tener.

Durante las últimas semanas los Mavs han filtrado que no ven a Rubio como un objetivo a no ser que Minnesota lo traspase muy por debajo de su valor. En cierta medida ya estaban dispuestos a hacerlo cuando lo ofrecieron a los New York Knicks a cambio de Derrick Rose, y ahora contarán con un pick 7 del Draft en el que también podrían elegir un base si fuese necesario. Powell les daría profundidad interior, pero lo que puede resultar más importante es que liberarían más de 5 millones anuales teniendo que pagar el verano que viene a Wiggins y LaVine y a Anthony-Town en un futuro próximo. Y el límite salarial, como vamos a ver ya este mismo verano, va a dejar de crecer al ritmo de los dos últimos años. Si Powell + Liggins es el precio, Dallas estará al teléfono.

(Rubio, por cierto, ha cambiado de agente recientemente. Pasa de un amigo de los Mavs, Dan Fegan, despedido hace un par de meses de su agencia, a otro amigo de los Mavs, Jeff Schwartz, representante de Harrison Barnes, Devin Harris, Tyson Chandler, Jason Kidd, Richard Jefferson, Charlie Villanueva o Deron Williams).

Lo mismo sucede con Eric Bledsoe, quien ha tenido temporadas a niveles muy altos, pero siempre ha estado mermado por las lesiones. Tanto Rubio (26) como Bledsoe (27) entrarían dentro del rejuvenecimiento de los Mavs, son relativamente baratos para los precios que se están pagando hoy en día, y permitirían elegir en el puesto 9 del Draft sin un agujero tan claro que llenar, pudiendo seleccionar al mejor jugador disponible independientemente de la posición. Puede que Wolves y Suns tengan mejores ofertas o, vista la falta de interés en los últimos mercados, puede que no.

Las posibilidades, claro, no se reducen solo a esas. Si juntas los dos packs que hemos comentado en uno solo (Powell + Harris + Liggins) que aúna alivio salarial con un interior joven, puedes llegar a recibir $18,6 millones, acercándote a los $20 millones si sumas algún mínimo, pero dejaremos que sea el resto de Mavsoquistas quienes sigan especulando y jugando con el trade machine.

Los Dallas Mavericks ven también a DeAndre Liggins como un posible jugador de rotación en caso de que Wesley Matthews sea traspasado, porque sí, esa es una posibilidad, pero de la cual hablaremos otro día. Por ahora la conclusión es que Liggins es un comodín para un posible traspaso, y uno que sale prácticamente gratis a los Mavs. Puede que tengan algún movimiento en mente, puede que no; puede que se llegue a producir un traspaso que su contrato permita completar, puede que no. Pero, por si es necesario, los Mavericks  pusieron en marcha el plan Liggins meses antes de cualquier cosa que pueda suceder.  
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »