Los Mavs se estrellan en Denver y esperan ya a los Blazers



Los Dallas Mavericks anotaron la primera canasta en el partido de anoche en Denver. Lamentablemente, esa fue la única vez en todo el encuentro en la que fueron por delante en el marcador. 

La clave estuvo en el segundo cuarto, probablemente los peores minutos que hemos visto a estos Mavs desde su última derrota con los Sacramento Kings. Solo anotaron 13 puntos. Lanzaron con un 23% de acierto. Encajaron 30 puntos. Denver metió un parcial 10-0 para cerrar la mitad. Ahí se escapó, lógicamente, el partido. 

En el tercer cuarto la desventaja llegó hasta los 27 puntos. Hay que valorar el esfuerzo que hizo Dallas para intentar la remontada, acercándose hasta los 11 puntos en el último cuarto, pero se quedaron sin piernas para hacer más. 

"Ha sido decepcionante", dijo Harrison Barnes, quien metió 12 puntos con seis canastas en 11 intentos. "Creo que cuando miras dónde están ellos en la clasificación y dónde estamos nosotros, el de hoy era un partido importante. Y no se redujo a detalles o canastas falladas, ha sido tema de esfuerzo. Ellos pusieron más empeño que nosotros". 

"Bueno, es difícil decir exactamente qué es lo que nos ha pasado, además de no haber jugado con suficiente energía en la primera mitad", dijo Rick Carlisle. "Encajamos 59 puntos, hemos defendido bien últimamente, pero la disposición hoy no ha sido la que necesitábamos". 

"Hay que darles crédito a ellos, pero no hemos sido tan agresivos como deberíamos en defensa", dijo Wesley Matthews. "No hemos atacado este partido como deberíamos, como si fuera un partido de Playoffs, y hemos estado mal. Pero mañana (hoy) tenemos otro partido de Playoffs, y tenemos que dejar este atrás y centrarnos. Es un must-win". 

Más allá de problemas de actitud o preparación, y sin ánimo de poner excusas por nadie, el asunto de la altitud es un factor real cuando se juega en Denver. Los jugadores parecían cansados, con impresión de tener algo similar al jet-lag, e incluso Del Harris lo mencionó como algo importante en el post partido. En un momento se llegó incluso a ver a Devin Harris bostezando en mitad del encuentro.

Quizás fue también por la sensación de fragilidad de los Mavericks, pero los Denver Nuggets transmitieron una imagen fuerte a pesar de tener también sus bajas (Gallinari, Faried y Mudiay), y demostraron que son legítimos dueños por ahora de la octava plaza de Playoffs del Oeste. 

Los Dallas Mavericks reciben esta noche a los Portland Trail Blazers, a los que superaron en el Moda Center hace unos días. Los Mavs han ganado cinco de sus últimos siete partidos contra Lillard y compañía, y tienen ventaja 2-1 esta temporada, con el equipo visitante habiendo ganado en los tres partidos. Una victoria resultaría clave, no solo por ganar un partido en la clasificación, también por decantar el desempate directo del lado de Dallas. Seguro que esta vez no pasan los bloqueos por detrás a Yogi Ferrell. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »