Bienvenidos al mundo de Yogi Ferrell


Acabas de firmar un contrato de 10 días con una franquicia NBA. El equipo tiene tantos lesionados que en tu primer partido ya eres titular y juegas 36 minutos. Lo haces bien. Pero entonces llega el cuarto partido, televisado nacionalmente por ESPN, y das un recital. Metes nueve triples en 11 intentos. Incluido uno muy importante con menos de 20 segundos por jugarse. Dirk Nowitzki está tan contento que casi te tira al suelo. Rick Carlisle te felicita una vez más por lo que estás haciendo. Los Mavs llevan un balance 4-0 desde que te firmaron. El público corea tu nombre...

Suena el despertador, toca levantarse. Todo era un sueño.

Salvo que, en el caso de Yogi Ferrell, es todo muy real.

Kevin Ferrell, conocido como 'Yogi' porque su madre le puso el mote de pequeño por el famoso oso de dibujos, tuvo una buena carrera universitaria. Desde su segundo año ya se convirtió en el líder en la pista de una universidad con gran prestigio como los Indiana Hoosiers. En sus tres últimas temporadas sus promedios estuvieron por encima de los 16 puntos y 4 asistencias por partido, con más de un 40% de acierto en triples también. Fue finalista para el Bob Cousy Award, y también estuvo incluido entre los 10 John R. Wooden All American.

Fueron otros problemas los que hicieron que Ferrell no fuera drafteado. Para empezar, su altura (un generoso 6'0 según la NBA), y un ratio asistencias / pérdidas bastante mejorable. Pese a ello, su capacidad anotadora y su liderazgo hacía que la mayoría de mocks lo colocaran al menos en segunda ronda. No fue así. 

Los Brooklyn Nets apostaron por él en dos ocasiones. En la primera no llegó a pasar del training camp, En la segunda, jugó 10 partidos con pocos minutos entre noviembre y diciembre, antes de ser cortado de nuevo, a pesar de que su nivel había sido bueno en la Summer League y en la pretemporada. Los Nets quizás pensaban que podían mantenerlo en su organización a través de los Long Island Nets de la D-League, y así fue hasta la semana pasada, cuando Pierre Jackson se lesionó y los Dallas Mavericks acudieron a la liga de desarrollo a buscar un sustituto. 

Desde el primer momento Rick Carlisle dio plena confianza al rookie de 23 años. Lo puso como titular y jugó 36 minutos en su primer partido contra San Antonio, cuando perfectamente podría haber dado esa responsabilidad y esos minutos a Devin Harris. Pero Carlisle quería ver de qué pasta está hecho Ferrell, y esto es lo que hemos visto hasta ahora: 17.8 puntos, 5 asistencias, 1.8 robos y 1.5 pérdidas por partido. Incluyendo los 32 puntos de anoche contra Portland en un partido clave en la lucha por entrar en Playoffs. 


Se está desatando un caso de #Yogisanity en Dallas, y no es difícil ver por qué. Pero también utilizaremos estas líneas para bajar un poco las expectativas en el base undrafted. La gran cantidad de minutos que está jugando inflan un poco sus números, y solo llevamos cuatro partidos como para valorar si va a ser un buen jugador de fondo de armario, un buen suplente, un buen titular o una estrella. 

De entrada, tendremos que ver qué rol tiene cuando Deron Williams vuelva a jugar, un regreso que parece ya inminente. Y, sin querer meter miedo a nadie, su contrato de 10 días finaliza el martes. Los Dallas Mavericks planean ofrecerle un contrato de dos años por el mínimo (es la mejor oferta que pueden hacer), pero hay varias franquicias con espacio salarial que pueden interferir. Quizás incluso unos Brooklyn Nets necesitados de talento joven y arrepentidos por haber dejado escapar a Ferrell en las dos primeras ocasiones. 

Vivimos en el mundo de Yogi Ferrell. Aprovechen para disfrutar la experiencia mientras dure.
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »