La decisión entre "tankear" o el octavo puesto puede estar cerca

Solo hay 16 equipos en toda la historia de la NBA que pueden decir que han tenido una racha de 12 presencias en la Postseason seguidas; y solo los Dallas Mavericks y los San Antonio Spurs pueden decir que han llegado con esa racha hasta la década del 2010.

 Los de Popovich parecen estar lejos de acabar con esa racha; la de los nuestros acabó en 2012, cuando un equipo con O.J Mayo y Chris Kaman en el mismo quinteto titular se quedó fuera de playoffs con un record de 41-41. Curiosamente, el mismo record con el que  los Houston Rockets se clasificaron para la Postseason la temporada pasada, y un record con el que presumiblemente  este año sobraría para entrar en la lucha por el anillo. Sin embargo, y a pesar de quedar fuera ese año, Mark Cuban, a diferencia de muchos otros propietarios de la NBA, consiguió armar buenos equipos y mantener lo que caracteriza a los Mavs desde su llegada, la presencia en los playoffs.

Este año esa característica corre peligro. Y es que el equipo ya ha jugado más de la mitad de los partidos de esta temporada y se encuentra el 13º del oeste con un record de 15-29. A pesar de esto, las sensaciones van mejorando cada vez más y se empieza a ver al equipo que todos los mavsoquistas esperaban en verano.


Una muestra de esto se vio en el partido de hace dos madrugadas contra los Ángeles Lakers por 122-73, una diferencia de 49 puntos que es la diferencia más grande por la que nunca han perdido los angelinos. Hay que decir que por mal que estén los Lakers ganar por tantos puntos no es fácil, y menos en la NBA. Además nunca está de más que la peor derrota del equipo más laureado de la historia del baloncesto estadounidense sea contra el equipo al que alientas. Así como tampoco está mal saber que los Lakers llevan sin conseguir una victoria ante los Mavericks desde abril de 2013.
El partido de hace dos madrugadas see podría considerar el partido perfecto. A excepción de Barnes y Dorian Finney-Smith todos los jugadores tuvieron una buena noche en el tiro. Entre ellos habría que destacar a Seth, el cual tuvo varias acciones destacadas para acabar con un 6/8 en tiros y un 50% en triples, y a Deron, que sigue en un gran estado de forma y repartió 8 asistencias además de sus 13 puntos. 

Y es que esta gran noche de los titulares y de la primera unidad del banquillo permitió a los Mavericks conseguir una máxima ventaja de 53 puntos  por lo que los dos jugadores que en teoría van a contar con menos minutos de la plantilla, como son Pierre Jackson y Nicolas Brussino, dispusieron de minutos suficientes para demostrar porque están en un plantilla NBA. El primero de ellos acabó con un total de 18 minutos en los que dejó buenas sensaciones además de buenas estadísticas como reflejan sus 10 puntos, 2 rebotes, 5 asistencias y 0 pérdidas. Por su parte el argentino aprovechó bien los 12 minutos que Rick le dejo en pista acabando 12 puntos en 4 tiros con el mayor porcentaje de acierto de todo el equipo (75%) y una mecánica de tiro que nos enamora a todos.

Después de una victoria tan abultada y unas sensaciones tan buenas el equipo debería de haber ganado la confianza necesaria para afrontar una semana que se presenta como posiblemente la más clave para ver si el equipo puede llegar al octavo puesto del oeste o si, sin embargo, se decide “tankear” para conseguir un buen pick del draft del 2017 e intentar que, con la base del equipo hecha, su ausencia en la postseason se vuelva a quedarse solo en una temporada.

La razón por la que esta semana se presenta tan clave es en gran parte por los rivales; el miércoles 25 recibimos a los Knicks, para después volar hasta Oklahoma y jugar contra los Thunder el día 26 en noche de back to back y cerrar la semana el domingo 29 a la 1:00 hora española contra los Spurs en San Antonio. Tras estos tres partidos podríamos ver a un equipo que demuestre que pueda llegar al octavo puesto, ganando 2 partidos o incluso los 3 y dejar claro que hay plantilla para mucho más. Además otro factor que ayuda es que, a excepción de Denver y Minnesota, que tiene un calendario que se puede considerar asequible, el resto de nuestros posibles rivales para el octavo puesto tiene una semana complicada como vamos a ver a continuación:

-Denver Nuggets: (martes 24) Jazz en casa, (jueves 26) Suns en casa, (sábado 28) Suns fuera de casa.
-Portland Trail Blazers: (miércoles 25) Lakers en casa, (viernes 27) Memphis en casa, (domingo 29) Golden State en casa.
-New Orleans Pelicans: A pesar de haber ganado hoy a los Cavaliers en casa les queda; (miércoles 25) Okc en casa, (viernes 27) San Antonio en casa, (domingo 29) Wizards en casa.
-Sacramento Kings: Aunque también hayan ganado hoy a los Pistons fuera de casa les queda: (miércoles 25) Cleveland fuera, (viernes 27) Indiana fuera, (sábado 28) Charlotte fuera.
-Minnesota Timberwolves: (martes 24) Suns fuera, (jueves 26) Indiana en casa, (sábado 28) Nets en casa.
-Phoenix Suns: (martes 24) Wolves en casa, (jueves 26) Denver fuera, (sábado 28) Denver en casa.


Por el otro lado, también cabe la posibilidad de  perder los 3 partidos y empeorar hasta un record de 15-32 con el riesgo que conllevaría que dos de los equipos mencionados tuvieran una buena racha y decir adiós definitivamente a las opciones de playoffs; lo que dejaría una opción clara, la del “tanking”.

Y por último, una tercera opción, que no por ser última es menos probable, de hecho puede que sea la más probable. Esta es que todos estos equipos tengan semanas similares y todo siga igual una semana más y todo los aficionados a los Mavs sigamos en una indecisión constante de que es mejor: ¿luchar por ganar hoy? ¿O perder hoy para poder luchar mejor mañana?
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »