Los Dallas Mavericks tienen el peor récord de la NBA



A veces las mejores decisiones son las que no tienes que tomar tú de forma activa, sino que te llegan dadas o propiciadas por las circunstancias, y no te dejan otra opción. Si hablamos de los Dallas Mavericks, esa decisión es la de tankear y obtener un buen pick de Draft. Un equipo con Rick Carlisle y Dirk Nowitzki junto a otros veteranos nunca jugará a perder, pero las lesiones en este comienzo de la temporada pueden haber tomado la decisión por ellos. 

Con la derrota de anoche en Orlando, sumada a la victoria de los Philadelphia 76ers contra los Phoenix Suns, los Dallas Mavericks tienen oficialmente el peor récord de la NBA con 2-10 de balance. Es el único equipo por debajo de las tres victorias, y sus próximos tres rivales están en la élite de la liga: San Antonio Spurs, Los Angeles Clipers y Cleveland Cavaliers. Las cosas van a ir a peor antes que mejorar. 

¿O es a mejor? Cuesta tirar la temporada en noviembre, pero con la cantidad de equipos competitivos que hay en el Oeste, probablemente harán falta al menos 45 victorias para entrar en Playoffs. Eso significaría que los Mavs tendrían que firmar un balance de 43-27 de aquí al final de la temporada, y prácticamente es necesario un milagro para que eso ocurra con Dirk Nowitzki y Deron Williams arrastrando lesiones, Devin Harris fuera al menos una o dos semanas más, J.J. Barea sin jugar hasta enero, e incluso Seth Curry lidiando ahora con molestias en el hombro después de que se le saliera por un momento en el choque de anoche. 

A este ritmo, la defensa de los Mavericks estará entre las 10 mejores de la liga, pero su ataque seguramente será el peor de todos. Carlisle y el cuerpo médico liderado por Casey Smith tendrá una decisión que tomar: ¿hasta qué punto merecerá la pena forzar a los veteranos para intentar levantar el vuelo?

"Eso lo miraremos en el partido 75, el 70 quizás", dijo Mark Cuban a ESPN, aunque si la progresión de victorias y derrotas continúa como hasta ahora tendrá que ser mucho antes. Y piezas como Deron Williams o Andrew Bogut podrían tener valor y quizás dar a cambio algún jugador proyecto o ronda de Draft en el próximo trade deadline. 

"Cuando hay seis equipos compitiendo por estar abajo, no quieres entrar en esa competición", dijo Cuban. "Cuando los equipos dejan de luchar por estar abajo, como es el caso este año, entonces juegos lo mejor que puedas e intentas ganar el mayor número de victorias posibles. Tus jóvenes aprenden cómo jugar para ganar, y aún así vas a tener una oportunidad de tener un buen pick si las cosas no funcionan". 

Cuban tiene razón en cierto sentido, si no hay equipos "intentando perder", puedes permitirte intentar ganar todo lo posible y aún así, si eres lo suficientemente malo, tendrás un buen pick. Es una vuelta de tuerca a su pensamiento de que cuando hay varias franquicias compitiendo por el pick 1 no debes entrar en esa carrera porque es más difícil conseguirlo. Al final, la conclusión es que Cuban nunca va a querer entrar en esa competición por ver quién es el que más partidos pierde. 

Pero aunque ellos no lo quieran, si hay un año en el que los Dallas Mavericks pueden tocar fondo, en un Draft en teoría fuerte, y con poca competencia en la cola de la liga para tener más probabilidades de tener un buen pick, es este. Y si las lesiones continúan poniendo piedras en el camino como hasta ahora, la decisión no estará en sus manos. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »