Así es AJ Hammons



Los Dallas Mavericks creen que su selección #46 del pasado Draft puede aportar a corto plazo, y seamos más o menos escépticos, lo cierto es que no son los únicos que piensan lo mismo. 

A los fans de los Mavs ahora nos toca informarnos sobre el nuevo jugador de Dallas, con vídeos y lecturas, para saber qué es lo que tenemos entre manos. Y qué mejor que acudir al análisis de aquellos que lo han visto de primera mano durante sus cuatro años de carrera universitaria. 

El texto que vais a leer es una traducción de este original de Hammer & Rails, el blog especializado en los Purdue Boilermakers, en su perfil del pívot previo al Draft de la pasada noche. Fue publicado el 17 de junio. 

--

Mientras los logros del equipo han sido escasos en la mayor parte de sus cuatro años (solo dos apariciones en el Torneo NCAA, sin victorias ahí, y sin títulos de la Big Ten), Hammons deja Purdue con excelentes números en su carrera. Fue querido por los fans de Purdue por la alegría con la que jugaba y, como fans, estamos contentos de que de el paso a la gran liga. Seguramente sea el primer jugador de Purdue en ser drafteado desde Robbie Hummel en 2012, y hay posibilidades incluso de que sea el primero en primera ronda desde JaJuan Johnson en 2011. 

Primero, veamos sus números: 

Freshman:          10.6 ppg, 6.0 rpg, 2.0 bpg

Sophomore:       10.8 ppg, 7.4 rpg, 3.1 bpg

Junior:                  11.9 ppg, 6.6 rpg, 2.8 bpg

Senior:                 15.0 ppg, 8.2 rpg, 2.5 bpg

A.J. deja Purdue cerca de los máximos históricos de la universidad en varias categorías. Con 1.593 puntos ha terminado 17º en la lista de máximos anotadores. Con 930 rebotes es el tercero en ese apartado, y con 343 tapones se ha quedado segundo a solo seis del primero. Si no se hubiera perdido unos pocos partidos (o hubiesen ganado más en el NCAA Tournament, habría conseguido ese récord. 

Hammons es solo el noveno jugador en la historia de la universidad que promedia 10 o más puntos en sus cuatro años. Es el séptimo con 1.500 puntos y 750 rebotes, y es el octavo que ha anotado al menos 300 puntos en cada una de sus temporadas. Sus 132 partidos jugados también entran en el top 10. 

Básicamente, la longevidad de Hammons le coloca cerca de esos récords, pero fue su consistencia la que hizo que tuviera minutos desde el primer día. Si lo ponías en la pista, casi seguro iba a darte un 10-6-2 cada noche.

Mirando a su futuro NBA debemos centrarnos en su temporada senior, y fue muy buena individualmente. Los partidos en los que fue un fantasma (y había de esos en sus primeros años) desaparecieron, y hubo momentos en los que fue completamente dominante en ambos lados de la pista. Ahí es donde tendrá valor en la NBA. Tiene el tamaño y los movimientos en el poste para ser un pívot de la vieja escuela, pero es un protector de aro del primer nivel. Las deficiencias defensivas del perímetro de Purdue eran corregidas por Hammons. Es un taponador natural que rechazó todo lo que se lanzaba a un metro del aro. De hecho, hubo algunas ocasiones en las que flirteó con un triple doble esta temporada en puntos-rebotes-tapones.

Algunos de sus mejores partidos: 

Vanderbilt - Hammons se enfrentó a otro posible jugador NBA como Damian Jones y no hubo competición. Purdue ganó 68 - 55, y Hammons estuvo años luz por delante de Jones. Terminó con 21 puntos, 10 rebotes y 7 tapones. 



Michigan State -€” Hammons estuvo increíble en la victoria por 82-81 en la prórroga, e incluso aseguró la victoria con el rebote decisivo arrancándoselo de las manos a un Spartan. los Spartans eran un equipo top 5 y se encontraron con Hammons, que acabó con 19 puntos, 13 rebotes, 8 tapones y 3 asistencias.





Nebraska -€” Este fue el mejor partido de la carrera de AJ en términos de puntuación. Abusó de unos Cornhuskers más bajitos para terminar con 32 puntos, 11 rebotes, 5 asistencias y 4 tapones, con 14 / 17 en lanzamientos de campo.





Little Rock - Su último partido con el uniforme de Purdue puede que sea uno de los más frustrantes. Durante gran parte de la noche, Little Rock mandó dobles y triples defensas para él, para evitar que Purdue aprovechase su gran ventaja de tamaño. Eso hizo que pareciera que pasaba desapercibido, pero cuando terminó esa derrota en doble prórroga A.J. había terminado con 16 puntos, 15 rebotes, 6 tapones y 5 asistencias. A pesar de eso, Purdue dejó de buscarle en ataque y la última jugada de la primera prórroga no fue para él. Purdue básicamente perdió porque no lo utilizó lo suficiente en los momentos decisivos. 

Lo más excitante de A.J. ocurrió cuando jugó con confianza. Se podía ver. Si comenzaba su rutina de DESTRUCTOR DE LOS MUNDOS podías contar con varios tapones con desprecio para el pobre idiota que se atrevió a desafiarlo, y varios tapones en el lado ofensivo. Se alimentó de la energía del Mackey Arena y tuvo algunas noches grandes en casa. Siempre fue así. Ya en su primer año su mejor partido llegó en casa metiendo 30 puntos a Cody Zeller e Indiana.

Algunos de sus puntos negativos, desafortunadamente, pueden ser expuestos en la NBA. La NBA moderna se está alejando cada vez más del pívot grande y leñero, y él entra más bien en ese molde. Ha mostrado algo de eficiencia este año con su lanzamiento en suspensión, (incluso metiendo 6 de 11 en triples), pero la mayor parte de su trabajo ofensivo lo hace en el poste. Si tuve una crítica sobre la ofensiva de Purdue este año, es que a menudo no corría, no subía el ritmo. Esperaban a que todos llegasen y a que Hammons se estableciera en el poste. Entonces se pasaban el balón hasta encontrar un pase de entrada para Hammons. Él mejoró a la hora de subir y bajar en las raras instancias en las que Purdue subió el ritmo, y su ímpetu defensivo será un gran añadido para algún equipo. 

----

Veremos si A.J. Hammons (por cierto, AJ responde a Aaron Jarrell) está de verdad preparado para tener un impacto a corto o a largo plazo con los Mavs (ya hemos visto perfiles esperanzadores de, por ejemplo, Dominique Jones), y seguramente comencemos a sacar conclusiones en las ligas de verano de Orlando y Las Vegas, pues los Dallas Mavericks participarán en ambas en un par de semanas. Al menos parece que mide 7 pies de verdad. Eso ya hace que esté un poco por encima de Greg Smith. En su primera entrevista como jugador de los Mavs dejó estas respuestas.

"Definitivamente intentaré ser una ayuda en defensa, reboteando, taponando lanzamientos. Pero también he estado trabajando en mi artillería ofensiva en estos meses y voy a seguir sumando".

"Hablé con Rick Carlisle anoche, parece que tiene un gran programa. Parece que todos me van a dar la bienvenida, incluso a pesar de que yo fui a Purdue y Mark Cuban fue a IU y eso. Creo que va a ser genial".

"Aún no he hablado con Brian Cardinal (nota: es asistente en Purdue) desde que me draftearon, lo cual es raro. Pero somos buenos amigos. Siempre me ha animado en los partidos. Siempre me ayuda, me da consejo y motivación. Es un buen amigo, especialmente ahora porque jugó para los Mavs, así que sé que en algún momento hablaremos y me ayudará a aclimatarme y demás".

"Estoy muy cómodo lanzando, he trabajado también mucho en eso en esta offseason. Estoy a gusto y he enseñado en algunos de los workouts que puedo lanzar de 3, puedo lanzar de 2. Ahora tengo que ser capaz de demostrarlo cada noche".

"Sé que existe la percepción de que soy algo vago aquí y allá. Llevo tiempo trabajando para quitar esa opinión del medio. He mejorado mi forma física, juego más duro, en los últimos tres años lo he mejorado y ahora es otro nivel más, tengo que ser aún mejor. Estoy intentando mejorar y hacer lo que haga falta para que el equipo gane". 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »