Wesley Matthews espera mejorar en el segundo año tras su lesión



La de Wesley Matthews ha sido una temporada atípica en muchos sentidos. Un jugador que firmó un contrato por el máximo el verano pasado gracias a DeAndre Jordan, mientras se recuperaba de una rotura del tendón de aquiles, probablemente la lesión más devastadora para un jugador de baloncesto. 

Para empezar, volvió a jugar mucho antes de lo que cualquiera (menos él mismo) hubiera esperado. En el primer partido de temporada regular ahí estaba él, sin llegar a los ocho meses de rehabilitación cuando lo habitual suele ser un mínimo de nueve.

Claro que después no fue todo tan bonito. Como cabía esperar, físicamente Matthews sufrió subidas y bajadas a lo largo de todo el año, y con ello subió y bajó su rendimiento en la pista. Encadenó rachas con muy buenos porcentajes con otras con un acierto atroz. En ocasiones daba la sensación de que no era capaz de saltar por encima de una guía telefónica. Pero ahí estaba, y eso era lo importante para él en la primera temporada tras su grave lesión: estar. Y tanto que estuvo, liderando a los Dallas Mavericks en minutos disputados, y con diferencia. Una estrategia un tanto arriesgada por parte del equipo médico y posiblemente criticable con respecto a Rick Carlisle, porque Matthews estuvo quemado físicamente durante gran parte de la temporada. Pero estuvo. 

"No se me ocurre mucha gente capaz de hacer lo que yo he hecho este año", dijo Matthews sobre su recuperación y su cantidad de minutos posterior, y tiene razón.

Entre 1992 y 2015, cerca de una veintena de jugadores sufrieron roturas del tendón de aquiles, sin contar al propio Wes o a Brandon Jennings, que lo hicieron durante la temporada 2014-15. De ellos, 14 volvieron a jugar. Pues bien, ninguno volvió promediando una cantidad de minutos por partido mayor a la de la temporada de su lesión, cosa que Matthews sí que ha hecho, pasando de 33.7 en la 14-15 a 33.9 en la 15-16. 

Lo más cercano fue el caso de Dominique Wilkins (de 38.1 a 37.3) o el de Chauncey Billups (de 32.1 a 30.4). En ese sentido, el escolta de los Mavs ya ha roto una barrera.

Las comparaciones no siempre son justas, pero dado que uno se lesionó un 5 de marzo y el otro un 24 de enero, podríamos poner a un lado la temporada de Matthews (5 de marzo de 2015) y al otro la de Brandon Jennings (24 de enero de 2015) y comparar sus años 0 tras una ruptura de aquiles. Es en estas comparaciones en las que más se puede apreciar lo extraordinario que ha sido el regreso de Iron Man. A pesar de lesionarse mes y medio antes y comenzar su rehabilitación con esa misma "ventaja", Jennings no regresó hasta el 29 de diciembre, lo que lo coloca prácticamente en 11 meses de recuperación, tres más que Wes. 

Estadísticamente, además, Jennings se ha hundido de tal manera que este verano va a ser interesante ver quién se atreve a darle algo más allá de un contrato tipo J.J. Barea o Devin Harris, esto es, por debajo de los $5 millones de dólares. En las "clasificaciones" de mejores agente libres disponibles el próximo verano se ha desplomado, y teniendo en cuenta que ha promediado 6.9 puntos y 3.5 asistencia con un 36.8% en tiros de campo y 32.9% en triples, a lo mejor la pregunta que debemos hacernos es si conseguirá algo más que un mínimo. El 38.8% en tiros de campo y 36% en triples de Matthews tampoco es como para tirar cohetes, pero al menos en su caso es el mejor jugador defensivo de su equipo.


Claro que Wesley Matthews cobra un máximo. Un máximo que va a pasar a tener una influencia mucho menor en los próximos años con la subida del impuesto salarial, pero un máximo al fin y al cabo, producido por el hecho de que en su día le prometieran todo el espacio salarial que quedase libre tras la firma de DeAndre. Y si le juzgamos por su máximo, no es descabellado pensar que Wes ha sido uno de los peores jugadores de la NBA en relación a su producción/coste. 

Pero con una base sólida en el año de su regreso para este tipo de lesión, el escolta de los Mavs confía en mejorar mucho su eficacia de cara a la temporada que viene, que empezará un año y ocho meses después de su rotura de aquiles. 

"Con el paso del tiempo se mejora, dicen que hasta el segundo año no empiezas a sentirte recuperado del todo", aseguró Matthews en su exit interview. "Estoy deseando que llegue. Al año siguiente de una rotura de aquiles te sientes como una persona completamente nueva. Pues a mi me suena a que va a ser una persona acojonante"

Los Dallas Mavericks no dieron un contrato por el máximo a Wesley Matthews por su rendimiento del primer año, el que acabamos de vivir, sino por el del conjunto de los cuatro años de contrato, y Rick Carlisle se ha encargado de recordarlo en varios puntos durante la temporada. Con la subida del límite salarial el efecto negativo de ese contrato se diluirá, pero será a partir de la temporada que viene cuando empecemos a saber de verdad si Iron Man va a terminar respondiendo a las expectativas o no. De momento, en el primer año, ya ha empezado a romper barreras. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »