Donnie Nelson no se casa con nadie (excepto con Dirk)



Hay una constante en todas las exit interviews de cada franquicia. Cuando llega el turno de un jugador que va a ser agente libre en verano, dicho jugador alaba a la franquicia y a la ciudad para la que acaba de jugar, y asegura que le gustaría regresar. A no ser que seas Monta Ellis

La tónica habitual suele ser que el general manager de turno corresponda esas intenciones con sus declaraciones, pero en su comparecencia de la semana pasada Donnie Nelson no quiso casarse con nadie (bueno, solo con Dirk). 

Nelson comenzó a hablar llegando a emocionarse incluso al hablar de Dirk Nowitzki. Dijo que Dirk "ha dado todo a esta ciudad", y que la primera conversación que tendrán en verano será con él, porque "todos los caminos llevan al gran alemán ahora mismo" (¿sabía que Dirk iba a cambiar de opinión?). 

Después llegó la hora de hablar del otro principal agente libre del verano, Chandler Parsons, e incluso dejando claro que le gustaría que continuase, también insistió bastante en los condicionantes que habrá en esas negociaciones. Según la transcripción de Mavs.com: 

"Ciertamente, es un jugador joven en su mejor momento y con potencial, pero esas son conversaciones que tendremos cuando llegue el momento", dijo Nelson. "Ha sifo una gran parte de la fábrica que hemos construido aquí. Pero, de nuevo, será cuestión de cuántos dólares cueste, del estado de su lesión y cosas así. Así que tendremos que sentarnos, dejar de un lado la parte emocional y tener esas conversaciones". 

Los periodistas preguntaron a Nelson si las lesiones de Parsons serán un factor a la hora de ofrecerle un nuevo contrato. 

"Es parte de la discusión. Ciertamente hay una situación aquí", dijo el general manager de los Mavs. "No es algo que no se pueda manejar, pero puede afectar... De nuevo, tendremos esas conversaciones en el momento adecuado, pero ciertamente nos gustaría que Parsons continuase con su etapa en los Mavericks. es joven con potencial, está mejorando y encaja genial en nuestro sistema, así que estamos deseando abordar esas conversaciones cuando llegue el momento oportuno". 

Hay muchos motivos para que Nelson no quiera dar una respuesta más contundente. El primero de ellos: que tiene razón. Chandler Parsons ha pasado por dos operaciones de rodilla en los últimos dos años, sin relación la una con la otra pero en la misma pierna, y aunque esta última sea una lesión menor, no tiene ningún sentido comprometerse a nada sin saber antes cómo evoluciona de la operación. Cuando llegue el momento de negociar en julio tendrán una mejor información para tomar una decisión al respecto. 

Y el segundo motivo es que no sería un buen negociador si de entrada concediese que van a dar a Parsons todo lo que pida. Si en julio está al 100% y así lo demuestran los informes médicos probablemente terminen por hacerlo, pero la postura inicial será la de intentar negociar un poco la cifra, la de tantear el terreno y ver dónde están las posturas de cada uno. Sin llegar a poner en peligro una renovación, pero sí probando la temperatura del agua con el dedo gordo del pie. No con el de Devin Harris, que a estas alturas ya lo debe tener gangrenado. 

A la hora de hablar de Deron Williams, Nelson respondió brevemente, también expresó su intención por que regrese, pero al mismo tiempo dejó ese matiz de duda. 

"Nos encantaría encontrar una forma para continuar en este viaje también con él". Sin ánimo de leer más de la cuenta en sus palabras, "encontrar una forma" suena a que, mayor o menor, hay una barrera o un problema delante.

Un año más, Donnie y Mark Cuban encabezarán el enésimo intento desde 2011 de rodear a Dirk Nowitzki de un equipo capaz de llevarle lejos en Playoffs. ¿Por qué no han sido capaces de convencer a ninguna gran estrella en este tiempo?

"No lo sé. Ciertamente, no ha sido porque no lo hayamos intentado", dijo Nelson. "En el pasado verano es bastante evidente que nos pusieron en una situación realmente complicada. Era muy complicado tratar de crear un equipo realmente de la nada, porque realmente no quedaba nada después de ser notificados".

Quizás sea una mala planificación, una mala venta del proyecto a los agentes libres, o solo mala suerte. Técnicamente, Nelson, Cuban y cia convencieron a DeAndre Jordan, aunque no llegaran a la firma. Deron Williams llegó a Dallas tres veranos después de la intención inicial, pero, si fuera completamente sincero, estoy seguro de que admitiría que cometió un gran error en 2012 no aceptando la oferta de los Mavs. Con Dwight Howard puede que pase lo mismo este verano.

Esperemos que los objetivos de Donnie Nelson y los Dallas Mavericks este verano lleguen a Dallas este mismo mes de junio, y no haya que esperar a que pasen tres años más como en el caso de Deron. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »