Rick Carlisle: "No miro la clasificación, solo al siguiente rival"



Los Dallas Mavericks salieron victoriosos de la primera de sus finales, ganando agónicamente a los Houston Rockets por 86 - 88, pero eso es poco más que un paso en el camino que deben andar los Mavs si quieren entrar en Playoffs. 

Hoy mismo nos encontramos ya con la segunda de esas finales, y el resto no tardarán en llegar. Los Dallas Mavericks reciben hoy a los Memphis Grizzlies en lo que es una oportunidad para ampliar su ventaja con respecto a Houston (que anoche perdió con Phoenix en casa) y acercarse a un partido de los mismos Grizzlies. 

Los Mavs encadenan cinco victorias consecutivas desde que decidieron bajar drásticamente su ritmo de juego. Eso es lo que hacen los equipos a los que les falta talento. Aquellos que lo tienen quieren que se juegue a más posesiones, porque así hay más posibilidades de hacer valer ese talento. 

Pero en la situación actual a Dallas no le ha quedado otra alternativa.Sin Chandler Parsons ni Deron Williams (vayamos haciéndonos a la idea de que no va a volver a jugar esta temporada), Carlisle decidió que había que dar un cambio de rumbo aunque la temporada estuviese ya avanzada. 

"Tuvimos un partido horrible aquel día", dijo Carlisle refiriéndose a la última derrota contra Sacramento el 27 de marzo. "Me cabreé porque no estábamos jugando duro, e hicimos algunos cambios. Lo que estamos haciendo no es la panacea ni ningún secreto. Esto es baloncesto de perros de presa. Ahora mismo, este es nuestro plan para intentar tener éxito". 

El otro cambio fue meter a Justin Anderson como alero titular, con lo que se juntan muchos minutos dos buenos exteriores como Wesley Matthews y él. 

"No diría que estamos más o menos unidos ahora, pero sí que lo estamos disfrutando", dijo Anderson sobre la dinámica actual del equipo. "Se ha dudado de este equipo durante toda la temporada. Al principio, incluso con la plantilla completa, la gente no pensaba que fuésemos a ser lo suficientemente buenos. Llevamos todo el año intentando probarnos y eso es lo que seguimos haciendo. Tenemos mucho orgullo por llevar esta camiseta, con ese nombre en el frente. Tenemos que seguir demostrando que se equivocaban". 

A alguien a quien no le ha venido demasiado bien el cambio de estilo es a Dirk Nowitzki. El alemán venía de una de sus mejores rachas en los últimos 5 años, pero la mayoría de esos partidos ocurrieron en derrotas. No es casualidad que desde que se bajó el ritmo y la defensa rival tiene más tiempo para reaccionar, Dirk haya entrado ahora en uno de sus peores baches. 

"Es un cambio de estilo, y lo que conlleva", explicó Carlisle. "Es un estilo de juego que se caracteriza por el sacrificio, porque tienes posesiones más largas en ataque y tienes que estar concentrado en controlar el tempo del partido, y los lanzamientos van a ser más complicados. Una de las razones por las que Dirk está teniendo problemas para lanzar abierto es esa. Iremos ajustando en cada partido". 

"En este punto de mi carrera lo que disfruto es ganar, no anotar", dijo Nowitzki. "Lo pasé a lo grande en Minnesota y lancé un 4/18. Los chicos jugaron bien y compitieron defensivamente. En el lado ofensivo es duro ahora, no tenemos muchos lanzamientos abiertos, pero J.J. está genial en el pick and roll. Mientras sigamos ganando no creo que sea necesario que yo entre en otra buena racha". 

En esa idea final creo que es donde Dirk se equivoca. La Bareamanía ha llevado hasta aquí a los Mavericks, pero si quieren completar la hazaña de entrar en Playoffs, Dirk va a tener que entonarse y ser más agresivo que el miércoles. Holger Geschwindner llegó el miércoles a Dallas para quedarse durante lo que dure el resto de la temporada. Veremos si puede hacer algo de magia. 

Mientra tanto, hoy se vivirá un choque, seguramente también literal, contra los Memphis Grizzlies, que no han jugado desde el martes. Los Grizzlies están asolados por las bajas, con Mike Conley y Marc Gasol fuera para lo que resta de la temporada, con Zach Randolph como líder, Matt Barnes y Lance Stephenson como generadores y Jordan Farmar como base. Habían acumulado seis derrotas consecutivas antes de lograr una vital victoria contra los Chicago Bulls el pasado martes. La derrota de los Rockets anoche les asegura una plaza en los Playoffs, pero después de visitar Dallas recibirán a los Golden State Warriors, visitarán a los Clippers y terminan la temporada en la bahía viéndoselas de nuevo con Curry y compañía. 

"Este partido podría decidirse en los 50 puntos", dijo Carlisle sobre el enfrentamiento contra Memphis medio en broma, medio en serio. "Son un equipo físico, han tenido 28 jugadores en plantilla pero están luchando duro y jugando como nosotros. Han perdido algunos partidos, pero he visto dos de los últimos hoy y son muy físicos, se parten la cara en defensa y son ordenados en ataque. No descartamos hacer ajustes. El miércoles jugamos con 10 jugadores, mañana podrían ser 12. McGee tuvo un buen partido esta temporada contra Randolph. Todo es posible". 

Mientras Dallas y Memphis se parten la cara, los aficionados de los Mavs seguramente tendrán un ojo puesto en la visita de Los Angeles Clippers a los Utah Jazz, el tercer rival directo en discordia, aunque sea sin muchas esperanzas, puesto que los Clippers darán descanso a todos sus titulares (imaginamos que no harán lo mismo el domingo contra Dallas). Pero lo que hagan otros no parece preocupar demasiado a Rick Carlisle. 

"No estoy mirando a la clasificación o los marcadores", dijo el entrenador. "Yo miro al siguiente partido, a los próximos 10 minutos. Al calendario de mañana. La temporada terminará en breve. Si seguimos centrándonos en el proceso, los resultados seguirán llegando. No somos perfectos, no hay duda sobre eso, pero cuando compites duro y con compañerismo eres capaz. Eso es lo que seguiremos haciendo".

La lucha por los Playoffs


-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »