Memphis Grizzlies 93 - 103 Dallas Mavericks (Crónica)



Incluso con la Bareamanía terminando con una abrupta lesión de J.J. Barea los Dallas Mavericks siguen encontrando la forma de ganar. De ganar feo, pero de ganar al fin y al cabo. 

El rookie justin Anderson se destapó con el primer doble doble de su carrera, Dirk Nowitzki rompió su mala racha de lanzamiento y los Dallas Mavericks sumaron otra providencial victoria, la sexta consecutiva, al superar a los Memphis Grizzlies por 93 - 103.

Comenzó mal el partido para los Mavs. Los Grizzlies son un equipo que ha vivido durante un lustro del estilo embarrado que vienen practicando estos Mavericks en las últimas semanas, y se notaba que estaban en su medio. Zach Randolph estaba a gusto, Jordan Farmar metía un par de triples mientras que Barea iniciaba con fallos y se lesionaba en la ingle a los 5 minutos de juego. Solo Dirk y David Lee eran capaces de ver aro, y Memphis salió ganando por tres puntos, 21-18.

En el segundo cuarto Barea intentó regresar, pero al poco tiempo se hizo evidente que no podía mantener el ritmo y que era mejor parar antes de agravar la lesión. Rick Carlisle dijo después del partido que no consideran que sea grave, aunque ya sabemos en qué grado debemos fiarnos cuando se trata de lesiones. El caso es que Devin Harris, que lleva casi tres temporadas jugando como dos sin balón, se vio con la responsabilidad de crear. Y así de buenas... como que no se acordaba. No fue hasta el tercer cuarto cuando recordó cómo se hacía, pero mientras en el segundo tuvo un -11 en pista. Raymond Felton, que sí que lo hace habitualmente, estuvo más cómodo con 6 puntos y 5 asistencias. Justin Anderson empezaba a asomar, y en los dos minutos que estuvo Charlie Villanueva en pista el ratio de suicidios aumentó un 200% en el estado de Texas. Al descanso, 49 - 46 para los visitantes. 

El tercer cuarto ha sido ya denunciado por las Naciones Unidas como un crimen contra la humanidad y como una forma de tortura inadmisible. Corea del Norte ya ha declarado que ni ellos le pondrían el vídeo de esos 12 minutos a sus vecinos del Sur. Todas las copias que existan serán destruidas por el bien de la raza humana. Simplemente debéis saber que los 12 minutos de juego se extendieron a 35 de tiempo real, que se lanzaron 20 tiros libres, hubo 16 faltas y Devin Harris metió 12 puntos para que Dallas llegase con ventaja de seis puntos al último cuarto. El nivel de disfrute de estos minutos de baloncesto, si se le puede llamar así, fue el mismo que en los instantes posteriores a la explosión de una bomba nuclear, pero al menos sirvieron para que los Mavs dieran la vuelta al partido para bien. 

Y en el último cuarto los Mavericks arrollaron en los primeros cinco minutos, llegando a alcanzar una ventaja de 17 puntos, y en los restantes fueron complicándose la vida como parece que solo nuestros Mavsoquistas favoritos saben hacer, hasta que los Grizzlies redujeron la diferencia a cinco puntos a falta de un minuto. ¿Quién sacó a los Mavs del apuro en el periodo decisivo? Por una parte Raymond Felton, tomando el relevo generador de Harris con una buena conexión con Salah Mejri, pero el que seguramente terminó siendo el jugador del partido fue Justin Anderson. El rookie aprovechó la ocasión y en el último cuarto aportó 10 puntos (incluyendo los tiros libres decisivos), 4 rebotes y un tapón. 


Sufriendo más de la cuenta, pero los Dallas Mavericks sumaron la sexta consecutiva cuando parecía que no iban a poder llegar a los 60 puntos tras la lesión de Barea. Hubiese sido también el sexto partido consecutivo dejando al rival por debajo de 90 puntos si hubiesen mantenido el nivel durante el último cuarto. Justin Anderson consiguió el primer doble doble de su carrera y un nuevo career high con 19 puntos, 10 rebotes y 3 tapones en 37 minutos de juego. Simba sigue estando a la altura. Es el primer jugador exterior de los Mavs en esos números desde Josh Howard en noviembre de 2008. 

Dirk Nowitzki se entonó cuando se le necesitaba, y terminó con 21 puntos y 6/12 en lanzamientos. Devin Harris metió 16 puntos y Raymond Felton acabó con 11 puntos y 14 asistencias. Salah Mejri sumó 9 puntos, 3 rebotes y un tapón, mientras que David Lee hizo un 8-5. Zaza Pachulia no destacó estadísticamente, y tuvo algún rebote que le robaron de las manos, pero se peleó continuamente con Zach Randolph, al que minimizó (6/20 en tiros). 

Los Dallas Mavericks se afianzan en la séptima plaza. Para estar en Playoffs de forma matemática necesitan una victoria más o una derrota de los Houston Rockets. La victoria y la consecuente derrota de Memphis hace que se pongan a un partido de los Grizzlies por la sexta plaza, con Memphis recibiendo hoy sábado a los Warriors y visitando a Clippers y Warriors en back-to-back para terminar, con lo cual ese sexto puesto está en juego. Los Utah Jazz perdieron en casa con los suplentes de los Clippers y están ahora a dos partidos de Dallas. Houston está a tres. No me atrevo a decirlo muy alto, pero los Mavs tienen un pie en los Playoffs. 

El domingo los de Rick Carlisle visitarán a los titulares de los Clippers, veremos si es con o sin Barea. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »