Los Dallas Mavericks sorprenden y roban el factor cancha a los Thunder (1-1)



Hay algo que al principio de la temporada pedíamos a estos Dallas Mavericks. Por los sufrimientos del verano, por la confección de la plantilla, por el perfil de algunos jugadores. No lo vimos a lo largo del año. Un principio de calendario sencillo les llevó a victorias, y quizás a creer que podrían sobrevivir sin ello. Después llegaron los momentos difíciles. Al principio les costó cambiar de mentalidad, pero cuando lo lograron, firmaron la mejor racha de la temporada y dieron la vuelta a una situación negra. 

Eso que pedíamos era que fueran un equipo guerrero. Y anoche volvimos a ver que, ahora sí, por fin, lo son. 

Que los Dallas Mavericks no van a ganar por exceso de talento a muchos equipos ya lo sabíamos. Más aún contra los Oklahoma City Thunder de Kevin Durant y Russell Westbrook. Donde está su oportunidad es llevando el partido al barro, haciendo que el rival tenga que perder un trocito de su espíritu en cada posesión, mordiendo, ganando los balones divididos, no regalando ni una canasta. No hubo nada de eso en la masacre del primer partido. Pero los Mavs demostraron su coraje en el segundo llevándose la victoria por 85 - 84 y robando el factor cancha a los Thunder.

No en vano, los Mavericks venían de tener un récord 5-1 en temporada regular después de perder por 30 puntos o más. Sí, no es síntoma de buen equipo perder seis partidos por 30 o más, pero si es signo de equipo orgulloso responder ganando cinco de los partidos que siguieron a esos. En esta ocasión, el reto era mayúsculo. Sin J.J. Barea, sin David Lee, con Deron Williams teniendo que sentarse para no regresar en el tercer cuarto después de un gran inicio. Con Devin Harris firmando un gran último cuarto pese a su evidente cojera. Con Raymond Felton (anoche Don Raimundo para el resto de los mortales) como líder. Contra Durant, Westbrook y cia. Guau. Es increíble que este equipo haya sido capaz de ganar. Es tan raro incluso que, esta vez, estuviéramos en el "lado bueno" del Mavsoquismo.


"Hemos salido preparados para que esto fuese una lucha de perros", dijo Raymond Felton tras el partido. "Ganar o perder, daba igual. Pero que fuese una lucha". 

Y vale, hay que tener en cuenta que Kevin Durant no hace una serie de tiro de 7/33 muy habitualmente. De hecho, es la peor marca en un partido de Playoffs casi en tres décadas. Pero cuando conviertes toda posesión en una lucha, y tienes a un perro de presa como Wes Matthews, o incluso Justin Anderson, detrás de ti, es un poco más probable que ocurra algo similar. Y cuando, detrás de cada bloqueo, hay una maraña de jugadores esperando a Durant y a Westbrook. 

Incluso Charlie Villanueva tuvo su contribución. Su mejor defensa de la temporada. 


Después, Charlie lo acompañó con un sólido Tweet.


Y, detrás de todo ello, Rick Carlisle. Un entrenador capaz de rescatar a alguien como Raymond Felton, a quien muchos queríamos traspasar o cortar en verano, para que sea vital en una victoria en Playoffs con 21 puntos y 11 rebotes. De crear un entramado defensivo que en dos noches rompa el ritmo a un rival que te ganó por 879 puntos en el primer partido. Dicen que los mayores ajustes en una serie de Playoffs se hacen entre el primer partido y el segundo, y hoy la NBA se deshace en elogios hacia su figura, de nuevo. 

Vale, hay algo en lo que rajar de Carlisle un poco. Un poquito. Primero, que cuesta creer lo mucho que le cuesta, valga la redundancia, confiar en Justin Anderson. Cuando el chaval siempre ha dado la cara con minutos. Anoche taponó a Durant en la última posesión decisiva. Y no fue lo único que hizo.

Creciendo delante de nuestros ojos.


Y segundo, es que parece evidente que Zaza Pachulia no puede jugar en esta serie.

No debería jugar. OKC va totalmente en contra de su estilo. Aun así, anoche jugó 20 minutos, y en ese tiempo los Thunder anotaron 16 puntos más que Dallas. Mientras, Mejri tuvo un +18. También es cierto que Lee está lesionado, que McGee no es fiable, que no quiere jugar con Dirk de 5 en esta serie y que tampoco se fía demasiado de Powell. Y físicamente Mejri no parece estar para aguantar más de 30 minutos. Pero, y mira que duele decirlo de un guerrero como él, Pachulia es un agujero negro en esta serie. 

Pero bueno, concentrémonos en lo positivo por ahora. Lo más probable por diferencia de talento, de salud, de calidad, es que los Thunder vayan encabritados a Dallas y roben un partido, si no los dos, en el AAC. Pero tenemos tres días por delante para saborear la victoria.

"Hemos salido a dejarles claro que estamos aquí para luchar", dijo Dirk Nowitzki, que acabó con 17 puntos. "Obviamente siguen siendo claros favoritos. Pero queríamos dejar claro que esto no va a ser un paseo". 

Simplemente voy a ir dejando esto por aquí para, cuando dentro de unos meses haya fans de los Mavs con dudas, lo tengamos a mano.









Basándonos en las casas de apuestas, la mayor sorpresa en un partido de Playoffs EN 20 AÑOS.


Pase lo que pase de ahora en adelante, disfruten porque otra vez nos han dado esperanza. Y a este equipo no le podemos pedir más que eso.


-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »