Houston Rockets 86 - 88 Dallas Mavericks (Crónica)



Todos sabíamos que podíamos contar con Dirk Nowitzki para salvar uno de los partidos claves de la temporada.

Lo que no imaginábamos es que iba a ser con una jugada defensiva.

Dirk Nowitzki robó el balón a James Harden con apenas seis segundos por disputarse cuando los Mavs ganaban de uno y el escolta se disponía a realizar una bandeja, Devin Harris metió dos tiros libres y los Dallas Mavericks vencieron a los Houston Rockets por 86 - 88.

No comenzó especialmente bien el partido, con Barea entonado pero el resto desaparecidos, y los Mavs lanzando con un 28,6% de acierto en el primer cuarto. Por suerte para ellos, James Harden fue secado por Wesley Matthes en los primeros 23 minutos, lo cual sirvió para que en el primer cuarto Houston solo ganara de cuatro.

En el segundo cuarto Barea tomó el control, sin más, con 10 puntos, 2 asistencias y la sensación en la defensa de los Rockets de que no podían encontrar vacuna para la Bareamanía. Wesley Matthews se unió con nueve puntos, David Lee aportó 4 puntos y 3 rebotes desde el banquillo, y Salah Mejri tuvo 4 puntos y 4 rebotes pero un impacto enorme en el juego, de nuevo estando en todas partes en defensa y con un +14 en pista. Los Mavs coquetearon con una ventaja de 12 puntos pero se marcharon con solo 8 al descanso, 44 - 52. El asunto tenía muy buena pinta.

Al menos hasta que llegó el tercer cuarto, claro. A este periodo lo podríamos llamar el de "Zaza es la putita mascota de Dwight en el rebote", con "mira Cuban, aún soy capaz de hacerlo, llámame en julio" como título alternativo. Dwight Howard cogió 8 rebotes en 9 minutos (por uno en el mismo tiempo de Pachulia), metió 10 puntos y a los Rockets en el partido. Que Barea reservase fuerzas (a juzgar por lo visto en el último cuarto eso fue lo que pasó en el tercero) tampoco ayudó, y en casi 12 minutos los Mavericks vieron cómo pasaban de un +12 a un -1 para entrar en el último cuarto.

Y puestos a poner nombres, a este último le pondremos "Barea es mi pastor, nada me falta". Incluso en un partido en el que Dirk Nowitzki ni estuvo ni se le buscó (Holger llegó ayer a Dallas), ni él parecía querer el balón ni sus compañeros tener la paciencia necesaria para dárselo, los Mavericks fueron capaces de trabajarse la victoria. Y el líder fue de nuevo el boricua, metiendo otros 10 de sus 27 puntos finales (junto con 8 asistencias, 5 rebotes y solo 2 pérdidas) en el último periodo. James Harden fue de más a menos en el cuarto, acusando la defensa de Wesley Matthews, y según se fue apagando Harden lo hicieron los Rockets con él. Parece mentira que, entre tanto nombre, esté tan solo.

A falta de 3:20 los Rockets ganaban por tres. Barea empató con un 2+1, y Justin Anderson (espectacular despliegue físico en el último cuarto) puso el +1 con un tiro libre. Harden falló dos intentos de tres, el segundo de ellos en airball tras defensa increíble de Matthews (ya lo apuntábamos como una de las claves en la previa), Dirk fallaba en la otra canasta, y entonces llegó el momento en el que Simba tumbó al AAC.



Aún hubo que sufrir más. Nowitzki volvió a fallar a 30 segundos del final, y sin tiempo muerto de por medio y un punto solo de diferencia, Harden fue a por la canasta ganadora. Logró marcharse por primera vez en muchos minutos de Matthews y encaró la canasta. Y cuando iba a armar la bandeja, Dirk Nowitzki soltó un "garrotazo" de los que ya son marca de la casa, de esos de los que, si te pilla el brazo, te deja sus dedos marcados durante días. Solo que pilló balón, y Harden lo perdió. Devin Harris lo recuperó y, después de un partido lamentable en el lanzamiento, se redimió metiendo los dos tiros libres.

Faltaba una jugada por disputarse, y era evidente que los Rockets iban a buscar el triple de Harden. Pero cuando faltaban 2.6 segundos Raymond Felton hizo falta a Jason Terry para que lanzasen dos tiros libres, estrategia que Rick Carlisle no suele utilizar, pero que funcionó a la perfección. Había demasiado en juego. Carlisle metió a Dirk, Lee y Pachulia para el rebote, pero en la pelea que se generó fue Matthews quién lo palmeó hacia afuera, y cuando iba a salir por la banda dando a los Rockets otro segundo para intentarlo de nuevo, se lanzó y volvió a palmear el balón, en esta ocasión al campo rival, logrando que se terminara el tiempo. Todos sus compañeros fueron a felicitarle por el esfuerzo, como vemos en la fotografía que acompaña a esta crónica. 


Además de Barea, Matthews terminó como segundo máximo anotador de los Mavs con 16 puntos, y aunque estuvo desacertado en el lanzamiento, teniendo que intentar generar mucho más de lo que es capaz en estos momentos, no podemos menospreciar el desgaste que tuvo con su excelente defensa a James Harden (8/22 en tiros, solo 7 tiros libres). Zaza Pachulia sufrió más de la cuenta en el rebote pero cumplió en el último cuarto. David Lee terminó con 8 puntos y 8 rebotes y Salah Mejri con 4 puntos, 5 rebotes y 3 tapones. 

Los Mavs dejaron a su rival por debajo de los 90 puntos por quinto partido consecutivo, que coincide con su racha de cinco victorias. Solo los San Antonio Spurs han conseguido dejar a su rival por debajo de los 90 puntos en cinco partidos consecutivos o más esta temporada. Esta victoria supone que los Portland TrailBlazers están clasificados para los Playoffs. El magic number de los Mavs es tres. Eso significa que cualquier combinación de victorias de los Mavs y derrotas de los Rockets que sume 3 mete a Dallas en Playoffs. 

Pese a lo bien que sabe la victoria, los Dallas Mavericks están muy lejos de tener asegurado entrar en Playoffs. Es más, teniendo en cuenta el calendario, seguramente sigan siendo quienes más posibilidades tengan de quedarse fuera. Pero ganan dos partidos de colchón con respecto a los Rockets - Houston juega contra Suns, Lakers, Wolves y Kings, pero visto lo visto habrá que ver si son capaces de hacer pleno - y con una victoria mañana contra Memphis también meterían a los Grizzlies en la lucha por la supervivencia. 

Pero eso será mañana. Hoy toca disfrutar de unos Dallas Mavericks que parecen haber decidido que no quieren irse aún de vacaciones. Como dijo Rick Carlisle anoche "seguimos viviendo para luchar un día más". 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »