¡Extra! ¡Extra! ¡Masacre en Oklahoma City!



Según fuentes policiales, en la pasada noche del sábado 16 al domingo 17 de abril se cometió un horroroso crimen en el Chesapeake Energy Arena de Oklahoma City. Había sangre y signos de lucha por todas partes, y una sangrienta marca en la pared que indicaba dos cifras: 70 - 108. 

La policía está investigando qué ha podido suceder, y de momento estas son algunas de las pistas que se han encontrado: 

- Los Oklahoma City Thunder salieron dispuestos a barrer a los Dallas Mavericks. La diferencia en talento es enorme, pero lo ocurrido fue exagerado. A una parte le salió todo de cara, y a la otra todo de cruz. 

- Russell Westbrook y Kevin Durant son imparables para los Mavs. Nos lo temíamos, y anoche se vio. Especialmente el base, que en cuanto pisaba el acelerador pasaba casi sin querer por delante de su defensor con una entrada clara a canasta. Enes Kanter también hizo lo que quiso. 

- J.J. Barea no está ni al 50% de sus posibilidades, y eso se ve en la punta de velocidad. En la segunda mitad no jugó y es más que duda para el segundo partido. En cuanto la cosa fue mal Deron Williams rápidamente desconectó, limitado también por su hernia. Wesley Matthews nunca estuvo ni en ataque ni en defensa. Felton y Harris mal, pero tampoco se les puede exigir que sean capaces de defender a Westbrook y DUrant, porque no lo son. 

- La defensa de los Thunder estuvo a un gran nivel y se creció al oler el miedo en el rival. Solo Dirk Nowitzki estuvo a la altura (18 puntos, 7/15 en lanzamientos). El resto: 18 / 69. Un 26% de acierto. Si fuese compañero del alemán me daría vergüenza mirarle a la cara. 

- La policía investiga también la posibilidad de que hubiese una sodomización en el rebote. 33 - 56 para los Thunder. Especialmente dominados por Enes Kanter con 13. 

- Rick Carlisle restó protagonismo de inicio a un rookie (Justin Anderson) y se lo dio a otro (Salah Mejri). Después se lo restó a Mejri y se lo dio a Anderson. Da igual. Tampoco ninguno de los dos estuvo a la altura. Cuando salieron ambos estuvieron cagados. Mejri fallando sus tres primeros tiros libres quedándosele cortos, signo de encogimiento de muñeca. Nada más salir en el segundo cuarto Anderson tuvo la oportunidad de tirar un triple abierto desde la esquina pero no se atrevió y la pasó. El escenario le vino grande a ambos. 

- El entrenador de los Mavs llegó hasta tal punto de desesperación que jugó hasta JaVale McGee. En la primera mitad intentó mil cosas diferentes, sacó y metió a jugadores, dio igual. Nada funcionó. Ninguno dio un paso adelante. Uno puede ser un mago, pero nunca podrá hacer un truco de cartas si no tiene una baraja. 

- Los investigadores apuntan a un punto positivo: solo es un partido. El segundo empieza con empate a cero de nuevo. Pero tampoco ocultan su preocupación porque una masacre de estas características pueda volver a darse. 

Tenemos declaraciones en exclusiva de Dirk Nowitzki, que fue testigo de los hechos. 

"Empezamos mal, fallando un par de canastas, y nos desanimamos, creo", dijo Nowitzki. "En vez de superarlo, jugar duro, presionarles a toda pista y ponérselo difícil, nos escondimos en el caparazón. Es decepcionante". 

"Supongo que lo único positivo que sacar de esto es que solo es un partido", continuó el alemán. "Si pierdes por dos o por 50, en los Playoffs, sigue siendo solo un partido. Tenemos otra oportunidad de robar uno el lunes. Tenemos que jugar más duro y mejor. Es tan simple como eso". 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »