Dallas Mavericks 98 - 89 Detroit Pistons (Crónica)



J.J. Barea continúa de dulce, y justo cuando los Dallas Mavericks más lo necesitan. El base boricua terminó con 29 puntos y los Mavs lograron una muy buena y luchada victoria en Detroit contra los Pistons por 98 - 89. 

"La mejor semana de la historia", dijo J.J. Barea, que, además, hace dos días fue padre. 

Unas horas antes del partido Deron Williams confirmaba que no jugaría debido a la pubalgia que sufre. Y tan solo unos pocos minutos antes del comienzo del encuentro, se anunció también que Raymond Felton tampoco jugaría por unos problemas en su abductor derecho, probablemente después de que se probase en el calentamiento.

Por lo tanto, los Mavericks se presentaron en Detroit con J.J. Barea, Devin Harris, Wesley Matthews y Justin Anderson como únicos exteriores sanos. Y, visto lo visto, con el nivel que mostraron los dos bases tampoco hizo falta más. 

También es cierto que Detroit no es precisamente el equipo que más podía penalizar esa falta de jugadores pequeños. Los Pistons juegan muchos minutos con un quinteto grande, con el trío Drummond, Marcus Morris y Tobias Harris juntos en pista, lo cual permitió a Rick Carlisle, por ejemplo, utilizar durante unos cuantos minutos a Charlie Villanueva como alero suplente. 

Lo más raro de eso es que funcionase, claro. Villanueva solo jugó menos de seis minutos y todo ello en el segundo cuarto, pero en ese tiempo los Mavs lograron un parcial de +15 puntos. Los Pistons no pudieron o supieron aprovechar el emparejamiento con Villanueva, que compartía pista con Dirk Nowitzki y Salah Mejri. Y cuando el par de Charlie se le escapaba, ahí estaba el pívot tunecino, de nuevo hacer sentir su presencia como mejor (y seguramente único) defensor del aro en la plantilla de Dallas. 


Creo que pocos habrían apostado por Mejri (6 puntos, 7 rebotes, 2 tapones) como buen emparejamiento contra un portento físico como Andre Drummond, pero lo cierto es que funcionó. Los Mavs, de hecho, ganaron la pela por el rebote, Mejri intimidó en cada entrada a canasta de los Pistons, y también cortó de manera excelente un par de intentos de alley-oop a Drummond. En el lado contrario estuvo Dwight Powell, que solo salió dos segundos a la pista, o David Lee, que jugó 12 minutos. Pachulia estuvo bien en sus 22 minutos. Todos ellos, los que jugaron y los que no, estuvieron activos animando desde el banquillo. En este punto, da igual quien juegue mientras se sume la victoria. 

Nowitzki tuvo que pelearse durante todo el partido en el poste en ataque con Tobias Harris. El jugador de los Pistons le hizo una de las mejores defensas individuales que ha visto Dirk últimamente. Los árbitros también le permitieron una cantidad enorme de contacto, pero para ser justos, mantuvieron el mismo criterio en la otra zona. A pesar de la lucha, Dirk se sacó de la manga varias canastas imposibles marca de la casa y terminó con 19 puntos. 

Los Mavs llegaron al descanso con 15 puntos de ventaja, pero perdieron esa diferencia en el tercer cuarto, donde los Pistons llegaron a empatar. Uno de los factores fue que Barea se enfrió en esos momentos y Dallas se atascó. Pero justo en el momento en el que llegó el empate, se enchufaron Devin Harris y Wesley Matthews para responder con un 13-3 clave para llegar con una ventaja de 10 puntos al último cuarto. 

Por suerte para los Mavericks, Barea recuperó sus poderes en el cuarto decisivo. Lo escribía hace dos días: cuando el boricua está en estado de gracia como ahora, es un jugador casi imposible de parar, porque mete de lejos, de media distancia y en penetración. E incluso defiende. De sus 29 puntos, Barea metió 10 en el último cuarto, y los Dallas Mavericks tuvieron que sufrir para mantener a raya a los Detroit Pistons, pero lo lograron. 

El rookie Justin Anderson volvió a jugar muchos minutos (qué remedio), 32, con buena defensa y rebote pero con una actuación ofensiva muy mala, con 1/7 en lanzamientos y varias oportunidades desaprovechadas. Pero, al final, esto sigue siendo aprendizaje, y mientras él pueda seguir cometiendo errores y los Mavs ganando aún así, no hay problema. 

Con esta victoria los Dallas Mavericks se mantienen en la séptima plaza del Oeste y regresan al 50% de victorias (38-38). Son tres las victorias consecutivas, e intentarán encontrar la cuarta mañana domingo en Minnesota. Después no jugarán hasta el miércoles, cuando recibirán a los Houston Rockets. 

¿Estarán comenzando los Dallas Mavericks a forjarse, por fin, una identidad de luchadores contra la adversidad? Y, sobre todo, ¿será demasiado tarde? 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »