Portland Trailblazers 120 - 132 Dallas Mavericks (Crónica + Partido)



Puedes ver el partido completo en el siguiente enlace.

Va a terminar su temporada número 18 en la NBA. Le hemos visto meter 29.320 puntos y 1.685 triples. Jugar 46.890 minutos. Ser 13 veces All Star. Recibir el MVP de la NBA después de perder en primera ronda. Le hemos visto perder y ganar unas Finales. Luchar de tú a tú contra los mejores de la generación anterior, de la suya y de la siguiente. Y de la generación siguiente a la siguiente. Y a sus 37 años y 277 días, Dirk Nowitzki nos sigue sorprendiendo. Nos sigue dando regalos como el de anoche. Nos sigue dando motivos para pensar, para suplicar, "por favor, Dirk, no te retires nunca". 


Forty. Cuarenta. 40 puntos le metió ayer Dirk Nowitzki a los Portland Trailblazers para que los Dallas Mavericks se pudieran llevar una sufrida victoria en la prórroga por 120 - 132. Deron Williams no se quedó corto con 31 puntos y 16 asistencias. Además del factor Salah Mejri, del que hablaremos luego. 

Nadie hubiera dicho, sin embargo, que ese iba a ser el resultado después de los 12 primeros minutos. La de inicio no era una hora adecuada precisamente para el público (las tres de la tarde hora local), el AAC parecía un cementerio, y los Mavericks tenían la misma energía que Charles Barkley después de correr una maratón. Para colmo de males Chandler Parsons fue baja por sus molestias en el cuádriceps. En su lugar fue titular Zaza Pachulia, y por respeto a cómo se ha dejado el alma por este equipo esta temporada no comentaré más sobre su presencia en pista. Solo Deron Williams y Dirk parecían enchufados, y al final del primer cuarto Portland ganaba 36 - 25. 

La dinámica del partido cambia por completo con la entrada de Salah Mejri en pista, con los Mavs despertando más o menos como el momento en el que inyectan la adrenalina a Uma Thurman en Pulp Fiction. Barea, en menos medida, también contribuyó al despertar. Pero es que Mejri estaba en todas partes en defensa. Haciendo traps muy buenos en el pick and roll que dejaban al base sin salida, rápido en las ayudas, intimidante. No había un solo lanzamiento en la zona que no fuese modificado en mayor o menor medida por la presencia del pívot tunecino, y su impacto va mucho más allá de los 6 tapones con los que terminó. 



Los Mavs le dieron la vuelta al marcador y se pusieron tres puntos por delante al descanso. Dirk ya llevaba 16 puntos, y estaba aún por llegar su clinic del tercer cuarto, en el que metió otros 12 y la ventaja de los Mavericks llegó a ser hasta de 12 puntos con Mejri iniciando como titular dicho tercer cuarto, por cierto. Entre medias, y después de otro susto, Wesley Matthews afinó la puntería de su fusil y metió 15 puntos a base de triples. Parecía que todo podía estar encarrilado.

Pero: 1. Los Blazers son muy peleones y 2. No hay ventaja segura con los Mavericks. Por supuesto, Portland remontó en el último cuarto con la inesperada aportación de Allen Crabbe. Deron Williams se volvió a enchufar pero fue insuficiente. En las últimas posesiones el espíritu de Byron Scott se debió apoderar de Rick Carlisle, quien metió a David Lee por Mejri para una posesión defensiva (Lillard anotó fácil), y después a Mejri por Lee en una ofensiva (Mejri falló dos tiros libres). Por suerte, no hubo consecuencia al final, pero tengo curiosidad por saber cuál fue el razonamiento. El caso es que Lillard falló un intento de triple sobre la bocina cuando le bastaba una canasta de dos.

En la prórroga pasa algo con los Mavs, que entran en una velocidad superior, y su ahora récord 8-4 lo atestigua, como el hecho de que lleven un 25/44 en triples en tiempo extra (57%). No hay que menospreciar el impacto de Mejri ni de Williams con dos partidazos, pero es de nuevo Dirk Nowitzki quien se carga el partido con dos triples que lo llevaron a los 40 puntos. Con el subidón emocional y el varapalo para los Blazers, los Mavs solo tuvieron que rematar la faena a base de tiros libres.

Dirk Nowitzki terminó con 40 puntos, 8 rebotes y 4 asistencias en 39 minutos, y se convierte en únicamente el cuarto jugador de la historia que suma 40 puntos en un partido teniendo más de 37 años, junto a Michael Jordan, Karl Malone y su amigo Abdul-Jabbar. Es también el 20º partido en la carrera del alemán con 40 puntos o más, y el balance en esos encuentros es de 16-4. En sus últimos 8 partidos promedia 26.8 puntos, 7.4 rebotes y 2.3 asistencias con un 54.4% de acierto.



Deron Williams terminó con 31 puntos y 16 asistencias. Es el primer base de los Dallas Mavericks en esas cifras desde Jason Kidd en 1996.

Salah Mejri consiguió un doble doble con 13 puntos, 14 rebotes y 6 tapones. Es el primer jugador de los Dallas Mavericks en esas cifras desde Shawn Bradley en 1998.

Del resto el que más aportó fue Wes Matthews con 15 puntos. Felton y Barea correctos con 11 y 9. David Lee tuvo una mala noche pero capturó 8 rebotes.

Los Dallas Mavericks tenían que asegurar esta victoria, que les da un hipotético desempate con los Blazers y un chute de moral muy importante al ver que han enlazado casi 4 partidos seguidos a buen nivel (Charlotte, quitamos medio partido de Cleveland, Warriors y Blazers). Ahora tendrán que visitar Portland el miércoles, donde Lillard y cia. estarán esperando para la venganza. Pero mientras Dirk Nowitzki siga jugando, la esperanza será lo último que se pierda.

-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »