J. J. Barea le da otra victoria a los Mavs



Cuando está mal, J.J. Barea es uno de los blancos favoritos de las culpas para los aficionados de los Dallas Mavericks. Cuando está mal amasa demasiado el balón, se olvida de pasar, selecciona mal los tiros y el rival explota su emparejamiento en defensa. Cuando está mal, Barea puede hacer una contribución excelente para perder un partido. 

Cuando está bien, J.J. Barea se convierte en uno de los jugadores más fáciles de admirar por su altura y sus condiciones: nos hace pensar que cualquiera podría ser él. Cuando está bien juega dentro del ritmo del equipo, es una pesadilla en el pick and roll para el rival y una amenaza desde la línea de tres puntos. Cuando está bien, Barea te puede ganar un partido. Como el de anoche contra los New York Knicks, y como varios más esta temporada. 

Con Dirk Nowitzki encadenando un partido pésimo por segundo encuentro consecutivo (Holger está en camino), y Deron Williams aún fuera de los jugadores activos por sus problemas en el abdomen, Barea volvió a tomar las riendas de los Dallas Mavericks cuando parecía que iban a "suicidar" sus opciones de Playoffs perdiendo con los New York Knicks. Con 26 puntos y 7 asistencias desde el banquillo, esta es la quinta ocasión esta temporada en la que anota al menos 20 puntos y reparte al menos 5 asistencias, con un balance 4-1 en esos partidos. En el partido anterior, en Denver, consiguió 18 puntos y 11 asistencias. En mi casillero mental, eso son 5 victorias que sumar al casillero del Boricua. 

"Me siento en un gran ritmo", dijo Barea después del partido contra los Knicks. "Mis piernas se sienten genial, me siento rápido, capaz de hacer lo que quiera en el pick-and-roll. Cuando íbamos por debajo sabía que tenía que ser realmente agresivo, y me sentí capaz de dar la vuelta a la situación". 

En sus últimos dos partidos ha conseguido 44 puntos, 18 asistencias, con 17/31 en tiros de campo, 7/13 en triples y solo tres pérdidas. Contra los Knicks también metió dos canastas clave en los momentos decisivos. La primera, un triple cuando el defensor de los Knicks pasó el bloqueo por detrás. La segunda, una cómoda penetración hasta la cocina que ponía a los Mavs por delante a falta de 50 segundos. 

"El tío es un 'killer'", dijo Justin Anderson. "Tiene la sangre fría. Y hace todo esto midiendo medio metro". 

"Es un pequeño competidor", bromeó Nowitzki. "Siempre podemos contar con él y siempre nos da un acelerón. Es un hombre pequeño muy duro".

Este es el segundo pico de forma de Barea esta temporada. El primero llegó en diciembre, mes en el que promedió 13,4 puntos y 4,7 asistencias. En el mes de marzo que ya ha terminado para los Mavs, ha acabado con promedios de 13,7 puntos y 4,8 asistencias. En la temporada pasada también tuvo dos picos de forma, en febrero y en los Playoffs. 

No con la de Nowitzki (directamente, sin contar con la distracción que es el alemán para las defensas), pero Barea también contó con ayuda para ganar el partido. Rick Carlisle dio crédito tanto a Zaza Pachulia como a David Lee por atacar a la segunda unidad de los Knicks. Dwight Powell volvió a ser titular pero el juego con un cuatro pequeño de los Knicks no le benefició. Justin Anderson también fue titular de nuevo, y contribuyó con 7 puntos, 9 rebtoes, 2 robos, un tapón, mucho trabajo sucio y una bandeja importante en las últimas posesiones. Carlisle también dio crédito a Wesley Matthews por su defensa a Carmelo Anthony en los últimos minutos. Melo metió 31 puntos en el partido, pero solo 7 de ellos en el último cuarto. Además, Wes anotó 16 puntos. 

Como reza el dicho ya establecido en la cultura Mav, "lo que J.J. Barea te da, J.J. Barea te lo quita". Así que esperemos que siga dando. 

La carrera por los Playoffs



La comparación de calendarios acentúa un poco más lo que veníamos viendo. Portland está prácticametne dentro siempre que haga los deberes en casa. El calendario restante es cuesta abajo para Houston, normal para Utah, y cuesta arriba para Dallas. Si los Dallas Mavericks quieren entrar en Playoffs van a necesitar hacer por lo menos un 5-2 en los 7 partidos restantes, y probablemente sea necesario también ganar tanto a Houston (en Dallas) como a los Jazz (en Utah). L comparativa reza que los Mavs tienen tres partidos contra equipos por debajo del 50%, pero engaña, porque dos de ellos son precisamente esos, Rockets y Jazz. El tercero son los Wolves en Minnesota. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »