Dallas Mavericks 107 - 96 Charlotte Hornets (Crónica)



En el momento de mayor desesperación de la temporada, los Dallas Mavericks rompieron su racha de cinco derrotas consecutivas y lo hicieron además ante el equipo más en racha de la liga, los Charlotte Hornets, a los que vencieron por 107 - 96. 

Los Hornets llegaban al partido con una racha de siete victorias consecutivas y con el mejor récord de la NBA desde el 31 de enero para cualquier equipo sin el apellido Spurs o Warriors (15-3 de balance). Por eso parecía muy complicado que los Mavs fueren a encontrar la salida a su túnel precisamente en esta noche. 

De entrada, Rick Carlisle cambió por fin su rotación, la cual había mantenido prácticamente intacta durante la racha de derrotas. Para empezar modificó su quinteto titular, poniendo a Raymond Felton como escolta titular y mandando a Zaza Pachulia al banquillo con Dirk Nowitzki como pívot titular en un quinteto de small ball. La rotación de los Hornets, con Cody Zeller y Marvin Williams de interiores titulares, permitía hacerlo sin el riesgo de que Dirk se las tuviera que ver con Al Jefferson, quien ahora sale desde el banquillo. 

Con el nuevo quinteto los Mavericks funcionaron bien desde el principio, tomando el control y el ritmo en los primeros instantes. La defensa fue muy buena para empezar, mientras que en ataque eran Nowitzki y Devin Harris quienes anotaban para ganar las primeras ventajas. En otro cambio de la rotación, Carlisle dio entrada al rookie Justin Anderson al final del primer cuarto, y aunque en ataque sigue sin ser un factor, Simba dejó su marca en defensa, con buen marcaje uno contra uno, buenas ayudas e incluso este gran tapón. 


El arbitraje de la primera mitad fue muy malo para ambas partes, con los Mavs llevándose una técnica y una flagrante más que rigurosas y los Hornets con tres técnicas, pero pareció sacar más del partido a los locales. Dallas aprovechó todas estas circunstancias, sumadas a los constantes fallos de tiros libres de los Hornets, para marcharse al descanso con 19 puntos de ventaja. 

Por supuesto, esa diferencia se iba a evaporar, y tardó algo menos de 13 minutos en hacerlo. Charlotte se metió de lleno en el tercero, y aunque Dallas capeó el temporal entrando con +6 al último periodo, esa ventaja también se esfumó en apenas unos segundos con Kemba Walker anotando dos triples consecutivos. El mismo Walker metió dos tiros libres para dar la primera ventaja a los Hornets. 

Entonces pasaron dos cosas. La primera, que Wesley Matthews se encargó de la defensa de Walker. Wes tuvo otro partido horroroso en ataque, pero secó a Kemba justo cuando parecía que iba a ganar el partido él solo, empezando por negarle la subida de balón. Lo otro que sucedió fue que Deron Williams y Chandler Parsons decidieron que querían ser ellos quienes lo ganasen, y metieron 11 puntos por cabeza para que los Mavericks no tuviesen mayores complicaciones al final. 

Los cambios le salieron bien a Carlisle, aunque es poco comprensible que Anderson no jugase nada en la segunda mitad después de su impacto en la primera. Zaza Pachulia jugó apenas 6 minutos y estuvo bien, pero es evidente que el ataque se estanca más a menudo con él en pista. 

Chandler Parsons terminó con 24 puntos y 9 rebotes, y Dirk Nowitzki lo hizo con 23 puntos y 11 rebotes. Raymond Felton sumó 9 puntos y 12 asistencias como titular, mientras que David Lee contribuyó con 12 puntos y 7 rebotes desde el banquillo. 

Los Dallas Mavericks cogen un poco de aire, pero será mejor que lo aguanten con lo que viene por delante. 

-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »