Nuevo punto bajo en la temporada de los Mavericks



No, creo que no habría muchos fans que esperasen perder en Orlando. Los Magic solo habían ganado cuatro partidos en lo que va de 2016 y estaban comenzando a hundirse en la clasificación de la conferencia Este. 

Seguramente tampoco muchos esperaban verse en un agujero de 20 puntos en el primer cuarto. Los 12 minutos iniciales entran directamente en el top de peores minutos de esta temporada de los Dallas Mavericks, y mira que ha habido malos minutos. Un espectáculo lamentable, no hay otra forma de describirlo. 

Luego, durante 24 minutos, cambiaron por completo. Más agresivos, más acertados en el lanzamiento, presionando en defensa. Como si se hubiesen dado cuenta de que estaban jugando contra un rival inferior al que debían dominar. 

Igual que muchos fans pensamos "bueno, esto ya está" cuando se pusieron con un +12 en el tercer cuarto, también los jugadores debieron pensar lo mismo. Relajación, tira tú que a mí me da la risa, prórroga y desastre. 

Al final del último cuarto Nowitzki tuvo la posibilidad de anotar la canasta ganadora en un aclarado contra Aaron Gordon, pero falló.

"Tuve una buena oportunidad para meter la canasta ganadora", dijo Nowitzki tras el partido. "Debería haberla metido y habernos ido a casa. Así que esta me la apunto". 

El mayor signo de vida lo vimos en una discusión entre Chandler Parsons y Zaza Pachulia durante la prórroga. 


Ambos quitaron hierro al asunto después. Hablaron cinco minutos en el vestuario, se dieron un abrazo y un apretón de manos. La discusión se produjo aparentemente porque Pachulia tardó en ir a hacer el bloqueo que estaba solicitando Parsons. 

"Nada de nada. Nada", dijo Pachulia. "No es lo que estáis pensando. Creedme, estábamos hablando. Estábamos intentando ayudar al equipo a ganar. Estábamos intentando ganar, no hay más". 

"Es parte del juego, unas veces te alegras por un compañero cuando hace algo bien y otras te picas cuando piensas que no lo está haciendo", dijo Parsons al respecto. "Es parte de ello. Fue un poco de combinación de ambas cosas, pero sabemos que no es nada personal. Simplemente estábamos intentando ganar el partido. él puso un gran bloqueo, yo tuve un lanzamiento muy abierto. Realmente no es nada, básicamente yo le decía 'buena pantalla' y él me decía 'buen lanzamiento', aunque por las formas pueda parecer otra cosa". 

Pero aunque fuese con una discusión, al menos lo que vi ahí fue la rabia de dos personas que se estaban dejando el alma por ganar el partido, que es mucho más de lo que se puede decir de la mayoría del equipo anoche. Zaza se partió la cara por coger 19 rebotes y meter 11 puntos. Parsons metió 24 puntos con 9/11 en tiros de campo. 

Preguntado por si Parsons debería haber tenido más protagonismo con lo acertado que estaba, Rick Carlisle optó por criticar el control del balón del alero. 

"Lo que tiene que hacer es no perder el balón en los finales", dijo Carlisle sobre el alero. "Tuvo dos malas pérdidas en la prórroga (nota: una de ellas con el partido ya decidido), y creo que otra en el último cuarto. Esas son las jugadas que tenemos que evitar". 

La realidad es que en los últimos cuartos Parsons pierde menos balones por cada 100 posesiones que Deron Williams o J.J. Barea, pero al menos el alero no se lo tomó a mal y aceptó la crítica. 

"Tengo que proteger mejor el balón", dijo Parsons. "Estoy intentando ser agresivo, intentando crear para el equipo. Como creador, tengo que cuidar mucho mejor el balón". 

Para más inri, la dolorosa derrota de los Dallas Mavericks se unió a las victorias de todos sus rivales directos. Memphis ganó a Minnesota, Houston a Phoenix, Utah a Boston, y los Blazers le dieron una señora paliza a los todopoderosos Warriors. 

"Tenemos que mantenernos juntos, y tenemos que dar un golpe en la mesa", dijo Rick Carlisle. "Estamos sufriendo, no hay duda de que estamos sufriendo. Hemos ganado uno de los últimos seis partidos. Tenemos que mantenernos juntos y finalizar mejor los partidos". 

"Con nuestro equipo, el balón se tiene que mover más", dijo Carlisle. "Francamente, el quinteto inicial no está haciendo un buen trabajo acabando los partidos. Y tengo que analizarlo. No hemos hecho un buen trabajo. Ayer le dije al equipo bien claro que no hay nadie que vaya a jugar fijo al final de los partidos, con la excepción de Dirk y D-Will. Ellos van a estar ahí. El resto se lo tiene que ganar". 

Sí, , el dato que ha dado es cierto. Los Mavericks han ganado uno de sus últimos seis partidos, y fácilmente podríamos considerar este su punto más bajo de la temporada. Además coincide con Blazers y Jazz jugando a un gran nivel. Los Rockets estarán ahí. A Memphis, a pesar de la lesión de Gasol, será duro quitárselos del medio. 

Los Dallas Mavericks podrían recibir un refuerzo dentro de poco con David Lee, y también se rumorea que están estudiando la posibilidad de Anderson Varejao, aunque parece incompatible fichar a ambos. 

Lo bueno es que llega una racha larga de partidos en casa contra equipos ganables. Pero también lo eran los Orlando Magic, y ya hemos visto cómo han respondido. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »