John Jenkins es la gran sorpresa del training camp de los Dallas Mavericks



"Me dijo que metiese canastas. Eso es lo que mejor hago, y eso es lo que voy a hacer".

Eso fue lo que dijo Mark Cuban a John Jenkins el día que firmó con los Dallas Mavericks. En sus dos últimos años en Vanderbilt había sido el máximo anotador de su conferencia rondando los 20 puntos por encuentro. Su fama era que podía anotar desde cualquier parte de la pista, unida a una mecánica de tiro muy limpia y precisa, y con eso llegó a los Atlanta Hawks, franquicia que lo seleccionó en el puesto 23 del Draft de 2012.

Pero Jenkins apenas ha jugado en las dos últimas temporadas. Después de disputar 61 encuentro como rookie, solo apareció en 13 en la 2013-14 por una lesión de espalda. El año pasado solo jugó en 24 partidos.

"Al principio fue muy duro para mi", reconocía Jenkins al Atlanta Journal Constitution. "Realmente tuve problemas con ello. Creo que el último año ha sido en el que mejor he lidiado con ello. La confianza es muy importante. En mi caso, podía no jugar en dos semanas y entonces aparecer en un partido. Tienes que estar preparado. Físicamente lo estás, pero también debes estarlo mentalmente. La gente no entiendo lo duro que es eso... y esta situación me ha preparado para lo que sea que llegue en el futuro".

No llegó a destacar para Mike Budenholzer, principalmente por sus carencias defensivas. La franquicia decidió rechazar su opción para el cuarto año de contrato, y de esa forma llegó al mercado como agente libre no restringido.

Y, de esta forma, es como los Dallas Mavericks pudieron firmarlo.

"Me siento genial", dijo Jenkins sobre su firma con los Mavs. "Creo que necesitaba un nuevo comienzo, y los Mavericks me dan esa oportunidad. Esperé más de lo que pensé, pero ha merecido la pena para ir a este equipo, y por su interés en mí. Uno se siente bien cuando se siente querido".

Todo eso fue en julio, cuando firmó con los Mavs. Ahora que estamos en la parte final de la pretemporada ha llegado el momento de la verdad. Y en esa lucha por una carrera en la NBA que es para muchos un training camp, John Jenkins es la gran sorpresa en los Dallas Mavericks.

Llegó con fama de lanzador de tres puntos, y está brillando casi en todas las facetas menos en esa. Jenkins es el 4º máximo anotador de la NBA en lo que va de pretemporada, por detrás de Kyle Lowry, Anthony Davis y Damian Lillard, y por delante de Stephen Curry y Paul George. Sí, es pretemporada, pero la compañía en la que está lo dice todo. Está promediando 19,3 puntos con un 51,8% de acierto en lanzamientos, pero solo un 30,8% en triples (su acierto durante su carrera es del 37,5%).


"Maneja el balón mucho mejor de lo que esperábamos", reconoció Rick Carlisle. "Está haciendo un buen trabajo en el pick and roll y en transición. Creo que debemos tener cuidado para no crear un nivel de expectativas no realista sobre sus capacidades de creación. Pero ha hecho un trabajo más que respetable como base en ausencia de Deron y Felton".

Su mejor actuación de lo que va de pretemporada seguramente sea la que firmó contra los Oklahoma City Thunder el pasado martes, con 26 puntos.



La forma de mantener siempre el equilibrio en su lanzamiento sea cual sea la situación, su mecánica de tiro y la rapidez con la que suelta el balón hacen que sea casi adictivo verle lanzar.

"El entrenador Carlisle me ha permitido hacer un montón de cosas que la gente no me ha visto hacer desde el instituto o la universidad", dijo el escolta. "Es como si hubiese tenido esas cosas en mi repertorio, pero han estado algo ocultas. Me estoy acostumbrando a jugar de base. Cada día mejoro en ello, así lo intento en los partidos y en los entrenamientos. Estoy sacando todo lo que puedo de esta oportunidad".

Jenkins llegó al training camp en la burbuja de aquellos que debían ganarse un puesto en la plantilla final. Tres semanas y cuatro amistosos después no solo se ha separado lo suficiente del resto como para tener casi seguro un puesto, sino que Carlisle incluso le apuntó como posible escolta titular mientras Wesley Matthews esté ausente. Ahora mismo tiene pinta de que así sería si mañana se disputase el primer partido de regular season. 

"Realmente ha dado un paso en su agresividad. Cuando pisa la pista, es una amenaza constante de anotación", dijo Rick Carlisle. "Me ha encantado su mentalidad en todos los partidos. Pero el reto de aquí en adelante es mantener eso. Los equipos cada vez le van a tener más en cuenta en sus planteamientos defensivos. Van a estar más pegados a él. Y tiene que mantener esa agresividad". 

Hay que ser realistas, y saber que esta producción no se trasladará en la temporada regular, y menos cuando Chandler Parsons y Wesley Matthews regresen de sus lesiones. Esa no es la cuestión. Nadie esperaba ni esperará que John Jenkins anoté 20 puntos por partido con los Dallas Mavericks. Pero con lo visto hasta ahora, sí que parece viable que se haga con un rol en la rotación como anotador desde el banquillo. 

Un jugador de 24 años que ya ha mostrado signos de mejoría y de encajar en el sistema de Carlisle. Con un contrato de tres temporadas por el mínimo muy favorable para la franquicia. Un jugador joven, barato y con la posibilidad de progresar. Y, de eso, los Dallas Mavericks sí que andan necesitados. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »