Skylar Diggins y las Tulsa Shock de la WNBA se trasladan a Dallas



La esfera deportiva de la ciudad de Dallas está cerca de ampliarse un poco más. 

Las Tulsa Shock de la WNBA se trasladarán a Dallas a partir de la temporada que viene, un movimiento aprobado por unanimidad por la junta de gobernadores de la liga femenina.

Desde la ciudad de Dallas siempre se ha mostrado interés por tener una franquicia de la liga femenina. A niveles de baloncesto universitario se trata de una de las zonas que más jugadoras produce, pero no existe un equipo de referencia desde que las Dallas Diamonds, lideradas por Nancy Lieberman, ex entrenadora de los Texas Legends y ahora asistente en los Sacramento Kings, jugaron allí entre 1979 y 1981.

Existía especulación sobre una expansión o recolocación de una franquicia de la WNBA en Dallas especialmente desde la inauguración del American Airlines Center en 2002, un pabellón que fue construido con una zona de vestuarios específica para el baloncesto femenino. El anterior dueño de los Mavs, Ross Perot Jr. estudió en varias ocasiones comprar una franquicia. Lo mismo hizo Mark Cuban en sus primeros años, pero finalmente dejó la idea de lado mientras perseguía oportunidades en la MLB. 

El dueño de la franquicia,  Bill Cameron, anunció que las Tulsa Shock terminarán la temporada 2015 en Oklahoma y se trasladarán a Dallas en 2016. De entrada no utilizarán el AAC, sino que empezarán utilizando las instalaciones de la Universidad de Texas Airlington, que incluyen un polideportivo con capacidad para 7.000 personas. Después de unos años de crisis en los que estuvo en duda la continuidad de la liga, y aunque aún no se acerque al potencial económico de la liga rusa, la WNBA está creciendo poco a poco y el salto a un mercado como el de Dallas será un enorme paso adelante. Muy probablemente también cambien el nombre de la franquicia.

Las Shock son un equipo que ha dado un paso adelante en las últimas temporadas después de unos años difíciles desde que se trasladaron a Tulsa en 2010, y que parece que serán competitivas en los años venideros (a pesar de que, desde que se conoció el traslado, llevan una racha de 7 derrotas consecutivas). Su pabellón ha sido el que menor asistencia ha tenido en la liga en las últimas temporadas. 

Skylar Diggins es la gran atracción de las Shock, y probablemente una de las mejores jugadoras de la WNBA en estos momentos. No es Elena Delle Donne, mi debilidad, pero se encuentra entre las más espectaculares de la competición. Sin embargo, se perderá el resto de esta temporada por una lesión de rodilla. 



En términos prácticos tampoco significará demasiado para los Dallas Mavericks. Quizás el mayor efecto lo tenga en colaboraciones entre las franquicias para eventos sociales y, probablemente, en la presencia de jugadores en las actividades relacionadas con el All-Star. Como por ejemplo, se me ocurre, la presencia en el concurso de lanzamientos por tríos en el que probablemente veamos a Diggins con Chandler Parsons y un ex jugador de los Mavs.

Para no competir en la sombra de la NBA y para que las mejores jugadoras puedan jugar también en Europa, donde se las paga en ocasiones mejor que en Estados Unidos, la WNBA se disputa en los meses de verano. Cada una de las 12 franquicias juega 34 partidos y la temporada regular termina el 31 de agosto. Hay seis franquicias por conferencia, y cuatro de cada una se clasifican para los Playoffs, que se disputan en septiembre. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »