JaVale McGee firma dos años progresivamente garantizados por el mínimo con los Mavs



En los últimos días se había calentado el rumor de que los Dallas Mavericks estaban cerca de cerrar la firma de su vigésimo y último contrato de cara al training camp, y ayer llegó esa firma. 

Los Mavs han llegado a un acuerdo con el pívot JaVale McGee por dos años y el contrato mínimo, aunque ese contrato tiene bastante matices. 

Para empezar, el contrato está solo parcialmente garantizado, y en su primer año sigue una progresión. Según Eric Pincus: 

  • Hasta el 29 de septiembre tiene $250.000 garantizados. Esa es, presumiblemente, la fecha en la que comenzará el training camp. Es un seguro por si llega lesionado. 
  • Si supera esa primera fecha, pasará a tener $500.000 garantizados hasta el 27 de octubre. Es decir, si no pasa el corte en el training camp se queda ahí, en medio millón. 
  • Si McGee consigue estar en la plantilla que comienza la temporada regular, tendrá $750.000 garantizados hasta el 10 de enero. Esa es la fecha en la cual todos los contratos se vuelven garantizados. Esto supone que Dallas tendrá dos meses más de prueba sin tener que darle el contrato completo. 

Además el segundo año es, al mismo tiempo, una opción del equipo y un contrato no garantizado hasta el 12 de julio de 2016. Es decir, los Mavs podrían elegir ejercer su opción y aun así podrían cortarlo antes de esa fecha sin coste alguno, o traspasarlo a otro equipo en una operación sin que suponga una carga salarial. 

¿Por qué se cubren tanto las espaldas? Que ese contrato haya sido la mejor opción con la que se ha encontrado McGee debería decirnos mucho al respecto. De entrada está lesionado, recuperándose de lo que se ha denominado una lesión en la pierna, que aparentemente no tenía cuando fue cortado por los Philadelphia 76ers. McGee ha tenido muchos problemas para mantenerse sano, y solo ha disputado 28 partidos en las últimas dos temporadas.

Al mismo tiempo tampoco hay que olvidar que McGee va a cobrar $12 millones de Philadelphia esta temporada, por lo que puede asumir el golpe económico que supone firmar por el mínimo. 

Para los Dallas Mavericks supone una apuesta sin riesgo, y con un contrato muy favorable para la franquicia, como hemos visto. Si sale bien, tendrán al jugador por dos temporadas muy baratas. Si no, lo pueden cortar sin demasiado coste. Ciertamente en Dallas confían en que primero su equipo médico consiga mantener al jugador en la pista, y que después el equipo de entrenadores comandado por Rick Carlisle saque lo mejor de él en la cancha. Pero, de cualquier forma, JaVale tendrá que ganarse su contrato en la pretemporada. 

Porque, en definitiva, es otro movimiento más que nos lleva a algo que ya podíamos prever: una batalla en el training camp por los últimos puestos de la plantilla. Tal y como han estructurado la plantilla, y con la voluntad de tragarse contratos garantizados si hace falta, los Dallas Mavericks van a crear una competencia brutal entre los Dalembert, McGee, Mejri, Powell, Evans, Jenkins, Ndour, Villanueva y los D-Leaguers por hacerse con las últimas plazas del roster. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »