Los Mavericks sientan las bases de su futuro con Jordan, Matthews y Parsons. ¿Y ahora qué?


El plan

Ahora sí que estamos en terreno no explorado con anterioridad. Los Dallas Mavericks se han marcado un plan, y les ha salido a la perfección. Se puede estar más o menos de acuerdo con la ruta seguida, pero les ha salido bien, algo que no había pasado anteriormente. 

En 2012 Deron Williams dijo no y los Mavs recurrieron a contratos de un año, a Darren Collison, O.J. Mayo y Chris Kaman. Adiós Playoffs. 

En 2013 el objetivo era Dwight Howard, pero Mark Cuban terminó viendo cómo acababa en Houston. Entonces pasaron a planes secundarios, primero con José Calderón y después con Monta Ellis. 

El año pasado les fue algo mejor. Se reforzaron trayendo a Tyson Chandler antes de la apertura del mercado, y aunque lo intentaron con Carmelo Anthony, estuvieron igual de contentos sacando a Chandler Parsons de Houston, aunque fuese pagando de más. 

Pero este año ha sido diferente. Llegaron al primer día de mercado con dos objetivos. Parsons fue de avanzadilla para allanar el camino. De fiesta con uno, de recuperación con el otro, pasando el rato con ambos. A los dos les dieron de cenar en la primera noche, y después tuvieron las reuniones oficiales. Y tanto Wesley Matthews como DeAndre Jordan sucumbieron ante el cortejo Mav y dijeron "sí, quiero". 

Antes del sí de los dos nuevos jugadores  de la franquicia texana, los nervios de los fans de Dallas estaban disparados. Este ha sido un comienzo de mercado diferente al de otros años. Muchos nombres han decidido su destino en las primeras horas, precipitando las ofertas lucrativas y los acuerdos rápidos. Y, mientras, los Mavs tenían que esperar, mantenerse fieles a su plan y ver qué decían sus objetivos principales. Incluso a los que solemos dar un voto de confianza a Mark Cuban y Donnie Nelson nos costaba mantener la calma. Porque la realidad es que estaban entre la espada y la pared. 

Si el plan hubiese salido mal, los Dallas Mavericks habrían estado abocados al fracaso. No es que lo diga yo, es que el propio Mark Cuban ha reconocido que, si no les hubiese salido bien, se planteaban tankear la temporada que viene. Este año, explica Cuban, los peores equipos han mejorado y solo habrá unos tres que vayan a por el número uno del Draft. "Pensamos que quizás era nuestro año - David Robinson - Tim Duncan": 

Por suerte, no hizo falta. Un cúmulo de factores llevaron al éxito del plan. En el caso de Matthews, su lesión ha hecho que aceptase bajar un poco sus pretensiones económicas, y la situación de reconstrucción en la que parecen haberse metido los Blazers hizo que apenas hubiese interés entre su ex equipo y él. En el de Jordan, unos problemas mayores de los contados con Chris Paul y la promesa de dar un paso más en su carrera volando del nido decantaron la balanza del lado de Dallas. 

DeAndre no es una firma de 10, pero es al menos un 8. Y los Mavs necesitaban eso. Para la construcción de su plantilla, pero también para establecerse como mercado realmente atractivo para agentes libres. Un rechazo más habría tenido un precio muy caro. 

El contrato 


Su contrato parece y es caro ahora. Pero no lo es tanto si tenemos en cuenta a cómo se paga el kilo de pívot y, sobre todo, la inyección de dinero que llega con el nuevo contrato televisivo. Esta es una aproximación a cómo será su contrato (el cuarto año es Player Option): 



A continuación, lo que haremos será hacer la proporción de esas cifras, pero teniendo en cuenta el salto del límite salarial que se espera para cada año, logrando así como resultado la equivalencia actual del salario. 



Traducción: en la tercera temporada, cuando en su contrato ponga $20,8 millones, debido a la inflación que se va a producir equivaldrá a estarle pagando $13,7 millones en la actualidad. ¿Es sobre pagado? El primer año quizás. A partir de la 2016-17, no. 

El apartado deportivo


Que lo prometido por los Mavs de darle más protagonismo en ataque se lleve a cabo o sea viable está por ver. En la temporada pasada, DeAndre Jordan lanzó 534 veces a canasta. Solo metió 18 canastas que fuesen posteos. Buena parte de sus puntos llegaron de alley-oops, siendo el que más culminó de toda la liga, y rebotes ofensivos.

Sin embargo, tampoco hace falta demasiado para darle más protagonismo en ataque. El año pasado lanzó a canasta 6,5 veces por partido, 7º en los Clippers, pero el máximo de su carrera. Es solo medio intento más que Tyson Chandler en 2014-15. 

Al parecer, Rick Carlisle le enseñó un montón de vídeos centrados en cómo conseguían canastas fáciles para Brandan Wright y Tyson Chandler la temporada pasada, cómo la amenaza de Dirk Nowitzki le va a dejar solo y, para rematar, cómo los Clippers le ignoraban en su ofensiva. El dato que le dieron: Blake Griffin promedia 6 posteos por partido. Dirk Nowitzki, 4. Chris Paul, 2. Khris Middleton y Kyle Lowry, 1. 

DeAndre Jordan: 0,8.

Este es su cuadro de lanzamientos en la 2014-15



Obviamente su porcentaje desde la línea de tiros libres no ayuda. En la 2011-12 tuvo su mejor marca con un 52,5%, pero desde entonces ha bajado al 39,7% de la campaña pasada, y además ha sido expuesto con la estrategia del Hack-a-DeAndre. Se trata de un porcentaje vergonzoso para un jugador que va a cobrar $18 millones, y que seguro que se pondrá a trabajar en breve. Quizás el hecho de que los Mavs tengan uno de los mejores entrenadores de lanzamiento de la NBA en Gary Bowen ayude. La temporada pasada el porcentaje de Rondo pasó de un 33,3% en Boston a un 45,2% en Dallas. 

Aún así, el porcentaje de tiros libres de DeAndre no ha llevado a los Clippers a perder a lo grande. De hecho, en su carrera, el pívot ha lanzado ocho o más tiros libres en 52 partidos. El récord de los angelinos en esos partidos es 36-16. Y cuando ha lanzado 12 o más tiros libres, es un 16-3. Sí, es un punto negativo importante. No, no llega a ser mortal. 

Pero lo que sí que está muy claro es lo que Jordan va a traer desde ya: su rebote, su intimidación y su defensa, aunque su elección en el mejor quinteto defensivo quizás sea exagerada, y las estadísticas avanzadas no terminan de mostrar lo que se ve en la pista (con Tyson Chandler sucede algo parecido). No creo que sea un defensor excelente, pero sí uno bueno, que entra en el mejor momento de su carrera, y que si aprende cómo utilizar bien sus herramientas físicas será de los mejores. Estos son los porcentajes con los que defiende Jordan en cada zona. Solo en la esquina izquierda el porcentaje de acierto del rival está por encima de la media de la liga. 

Las estadísticas de DeAndre la temporada pasada daban indicaciones de un salto en su producción. Estadísticamente fue su mejor año en PER (21), porcentaje de rebotes capturados (24,5%, mejor en la liga), porcentaje en tiros de campo (71%, mejor en la liga) y rebotes totales por partido (15, mejor en la liga). De hecho, el récord reboteador de los Dallas Mavericks en una temporada son los 11,9 de Donaldson en la 1986-87. Con la decadencia de Dirk Nowitzki en este aspecto, DeAndre estará en disposición de romperlo.

Blake Griffin estuvo lesionado entre el 8 de febrero y el 15 de marzo. En ese tiempo, los Clippers jugaron 15 partidos, en los cuales Jordan promedió 15 puntos (67,5% en tiros) y 18,5 rebotes por encuentro. 

Sin embargo, pese a todos estos récords de carrera, y a esa etapa más dominante sin Griffin, su porcentaje de uso (el 13,6% de las posesiones fueron para él) no varió demasiado (12,4% la temporada anterior) e incluso estuvo lejos de su año con mayor protagonismo (15,9). Con la llegada de Lance Stephenson y Paul Pierce a los Clippers, Mark Cuban convenció a Jordan de que aún iba a ver menos balones. Los Mavs han visto en esos números que está listo para dar el siguiente paso. 


Los complementos


Pero DeAndre Jordan no será el único que disfrute más del balón. Con la marcha de Monta Ellis, la próxima temporada se antoja la más importante de la carrera de Chandler Parsons. Va a tener mucho más el balón en sus manos, especialmente en situaciones de pick and roll, en las que en la temporada pasada, aún con un rol menor que el resto de jugadores de la lista, fue uno de los atacantes que mejor produjo de la liga. En puntos por posesión con el balón en pick and roll, y con un mínimo de 150 posesiones: 

1. Lou Williams 1,03
2 y 3.Chris Paul y Stephen Curry 0,97
4. James Harden 0,96
5. Chandler Parsons 0,95
...
-. Monta Ellis 0,83

Efectivamente, parece que Parsons, junto a Devin Harris, Raymond Felton y J.J. Barea si se cierra su renovación, serán los principales encargados de crear oportunidades en el bloqueo y continuación. Tanto Barea (0,81) como Harris (0,80) produjeron una cantidad similar de puntos por posesión en bloqueo y continuación a los de Monta Ellis el año pasado. Desde luego, ninguno de ellos es Chris Paul, pero con ellos en conjunto con Parsons y el espaciado de Dirk Nowitzki y Wesley Matthews, en Dallas esperan poder replicar o incluso mejorar las oportunidades de Jordan de anotar. 


Precisamente Wesley Matthews es la tercera base del nuevo proyecto. Llega con una gran interrogante que es inevitable nombrar, que es su desgarro en el tendón de aquiles. Se trata de una lesión de la que es muy difícil regresar a buen nivel, eso cuando se regresa. Estos son los últimos en sufrirla: 

Player   Team   Season   Location of Incident
Dan Dickau   Celtics   2005-06   Game
Laron Profit   Lakers   2005-06   Game
Elton Brand   Clippers   2007-08   Offseason workout
Jerome James   Knicks   2008-09   Practice
Mehmet Okur   Jazz   2009-10   Postseason Game
Jonas Jerebko   Pistons   2010-11   Preseason Game
Gana Diop   Bobcats/Hornets   2010-11   Game
Darrell Arthur   Grizzlies   2011-12   Practice
Chauncey Billups   Clippers   2011-12   Game
Elliot Williams   Trail Blazers   2012-13   Offseaon workout
Kobe Bryant   Lakers   2012-13   Game
Jeff Taylor   Bobcats/Hornets   2013-14   Game
Xavier Henry   Lakers   2014-15   Practice
Anderson Varejao   Cavaliers   2014-15   Game
Brandon Jennings   Pistons   2014-15   Game
Wesley Matthews   Trail Blazers   2014-15   Game

Cierto es que pocos de ellos habían mostrado el nivel de Matthews antes de la lesión, poniendo a Kobe Bryant en una liga aparte. A pesar de esos nombres, la lista es corta, y los procedimientos, tanto operatorios como de rehabilitación, han avanzado mucho en los últimos años. Es sabido que los Dallas Mavericks tienen uno de los mejores equipos de doctores y preparadores físicos, con Casey Smith a la cabeza de los Mavs y del Team USA. Si Cuban le ha ofrecido un contrato como ese a Matthews, ha sido con la aprobación de Smith. Y, como mínimo, merece el beneficio de la duda. 

Wesley Matthews es un jugador de equipo perfecto y precisamente lo que querían en Dallas: un 2 grande con buena defensa y lanzamiento exterior. Un favorito de la afición de Portland por su entrega y por su carisma. Hay quien dice incluso que era el corazón de los Blazers. 


En principio su recuperación apuntaba hasta diciembre, pero va por delante de los plazos marcados. Aun así, ahora que ya tiene su contrato, lo mejor será que no se precipite por intentar adelantar su regreso, y si de por sí los Dallas Mavericks ya suelen tomar el camino conservador, en este caso tienen aún más motivos. Incluso aunque se pierda partidos de temporada regular, ese tiempo de juego que se abre vendrá muy bien por ejemplo al rookie Justin Anderson. 

Como en el caso de DeAndre, el boom económico que va a disfrutar la liga hace que el riesgo de esta apuesta sea menor que en condiciones normales. Su contrato será algo similar a esto. Como en el caso anterior, la primera fila es su contrato tal cual, la segunda su contrato si lo comparamos con la situación actual, y la tercera lo que ocupará dentro del límite salarial. 


Traducción: en equivalencia, sus dos últimas temporadas jugaría por un contrato que actualmente sería de alrededor de $9 millones. 

En definitiva, y si dejamos de lado a Dirk, se podría decir que los dos jugadores base de los Mavs ahora tienen 26 años. El tercero, el jugador de rol de lujo y pegamento, tiene 28. Habrá que ver si otros como Justin Anderson o Dwight Powell tienen algo que aportar en los años venideros, y sí, aún falta el alfa que sea capaz de echarse el equipo a la espalda si ni Jordan ni Parsons evolucionan hacia eso, pero el futuro es mucho más brillante para los Mavs ahora que hace 48 horas. 

¿Y ahora qué?

Logrado el objetivo de sentar las bases del futuro, lo que le toca a los Dallas Mavericks es terminar de dar forma al equipo de la temporada que viene. Ahora mismo los Mavs tendrían esta plantilla: 

PG: Raymond Felton, Devin Harris
SG: Wesley Matthews, (Richard Jefferson)
SF: Chandler Parsons, Justin Anderson
PF: Dirk Nowitzki, Dwight Powell
C: DeAndre Jordan. 

Las cuentas salariales son las siguientes: 

  • Chandler Parsons: 15,3  33,8
  • Dirk Nowitzki: 8,3
  • Devin Harris: 4
  • Raymond Felton: 3,9
  • Pick 21: 1,2 (Justin Anderson aún no ha firmado, pero ocupa un cap hold)
  • Dwight Powell: 0,8
  • Gal Mekel: 0,3 (cortado + stretch provision) 
  • Seis cap holds por el mínimo: 3,1
  • Total: 36,9 millones
El límite salarial esperado ha saltado a unos $69 millones de dólares. Si a eso le restamos esos casi $37 millones comprometidos ya antes del mercado, y sumamos los dos cap holds mínimos que se borrarían al meter a DeAndre Jordan y Wesley Matthews, nos quedamos con alrededor de $33 millones libres que previsiblemente se repartirán Jordan y Matthews. También existe la posibilidad de que dejen un par de millones para una firma de otro jugador por algo más del mínimo. Por ejemplo, podría comenzarse con 18 millones para DeAndre, 12 para Matthews, y lo restante, entre dos y tres millones, para reforzar otro puesto. Parece que podría ser para JJ Barea, quien se espera que sea la próxima firma (dada por hecha casi por Mark Cuban) y buscaba un contrato en esas cantidades. Sin embargo, lo más probable es que Jordan y Matthews se repartan todo el espacio. 

Podría darse el caso de que se trabajase un sign and trade, o incluso dos. Los Clippers, buscando reemplazo, ya han contactado con Dallas para valorar posibilidades. Pero es realmente complicado encontrar uno que satisfaga a todas las partes y las reglas salariales. Hay que tener en cuenta que en estos movimientos los Mavs no podrían añadir más dinero, pues ya lo tienen prometido a Matthews. Podrían intentar sacar una segunda ronda o colar a Felton para liberar algo de espacio, pero también existe la complicación de que DeAndre es base-year compensation. ¿Qué quiere decir? Que a la hora de hacer un S&T cuenta su salario anterior, $11,440,123. ¿Por qué? Pues es una de las cosas que a mi se me escapan, pero Pablo González Barrero intentó explicarlo.



El caso es que a la hora de moverlo en S&T cuenta solo como 11,4 millones, complicando así una operación tan comentada como la de Hibbert.

Dejando al lado los complicados S&T, las posibilidades se reducen. Y básicamente lo hacen solo a la room exception, de 2,8 millones, y los mínimos. Para conseguir la MLE, la de 5,5 millones, habría que mantenerse siempre por encima del límite salarial. Es decir, logrando a Jordan por S&T con Monta Ellis y a Wesley Matthews por S&T con Tyson Chandler. En definitiva, muy complicado. Olvídate. Yo contaría solo con la room exception (¿Barea?) y los mínimos.

Otra posibilidad es llenar el espacio salarial, cortar a Raymond Felton, y obtener así 2,6 millones de espacio. Una vez usados, se contaría también con la room exception de 2,8 millones. Esto solo se daría si los Mavs necesitan esos 2,6 millones para un jugador mejor que Felton. 

Y una vez ocupado el espacio salarial de manera definitiva, llegarán los mínimos. Casi inmediatamente después de que se filtrase lo de DeAndre Jordan, se supo también que Richard Jefferson renovará una temporada más y de nuevo por el mínimo. Entre él y Justin Anderson, si da el nivel como esperamos que sea, se deberían repartir buena parte de los minutos de 2 y 3 suplentes, aun sabiendo que a veces se juega con dos bases, y que seguramente ficharán a otro jugador para esas posiciones. Mark Cuban apuntó a un lanzador. Y yo apunto a que Jason Terry, 39% en triples la temporada pasada, sigue libre. Obviamente sería mejor otro jugador que pudiese defender, pero desgraciadamente de eso no abunda al precio que pueden permitirse los Mavs, y Terry conoce la casa y llegaría para finalizar su carrera. Ben Gordon es otra opción pero parece que acaba mal allí a donde va.

Como ya se ha comentado, Cuban da casi por cerrada la renovación de Barea. Y aunque a muchos les cause una úlcera, da la impresión de que podrían conformarse con Felton, Harris y Barea como bases. Puede que sea una forma de negociar con posibles objetivos en ese puesto en el mercado, diciendo públicamente que no están interesados para intentar rebajar su valor, pero lo cierto es que Mark Cuban apuntó que las prioridades ahora son un 4 suplente y un 5 suplente. Y posiblemente por el mínimo. El dueño de la franquicia dijo que tras conocerse lo de DeAndre fueron varios los jugadores llamaron ofreciéndose. Para estos puestos interiores podemos esperar interés en gente como Charlie Villanueva, Rashard Lewis, Luc Mbah-a-Moute, Luis Scola, Carlos Boozer, Andrea Bargnani, Reggie Evans, Drew Gooden, Amar'e Stoudemire, Samuel Dalembert, Jermaine O'Neal, Bismack Biyombo, Greg Oden, Joel Anthony, Bernard James, Emeka Okafor, JaVale McGee, Jason Smith... 

Y, de repente, lo que antes daba la impresión de ser un solar, parece ya un equipo. Para esta temporada, y para las venideras. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »