Deron Williams y los Dallas Mavericks, una necesidad mutua



Parece que fue hace una eternidad, pero fue en 2012, hace tan solo tres años, cuando Deron Williams rechazó la opción de firmar por los Dallas Mavericks, quedándose en los nuevos Brooklyn Nets del magnate ruso Mikhail Prokhorov. 

Por una parte, los Mavs esquivaron una bala. Mark Cuban no asistió a la reunión con Deron, y el rumor en aquel momento era que los Mavs ni siquiera le habían ofrecido el máximo. "Estaremos mejor sin él", llegó a decir el dueño de los Mavericks. Puede que así fuese. Desde que firmó aquel contrato con Brooklyn su rendimiento fue decreciendo al mismo tiempo que aumentaba su salario. Aún le quedaban dos años de contrato por más de $40 millones cuando llegó a un acuerdo de rescisión de contrato. 

Pero tampoco es que los Dallas Mavericks hayan tenido tres años mejores. En el primero de ellos, directamente se quedaron fuera de Playoffs, y en los dos siguientes cayeron eliminados en primera ronda. 

Ahora, los Mavs necesitan que Deron Williams esté a buen nivel. Tras el fiasco DeAndre, Cuban y Donnie Nelson decidieron sacar el mejor equipo posible, y solo con un Deron a buen nivel podrán aspirar a entrar en Playoffs. 

Sin embargo, Williams también necesita a Dallas. Sus problemas de salud eran ya un problema antes de 2012. Sobre todo le han lastrado sus tobillos, desde su temporada rookie en la que sufrió esguinces en ambos. En su tercer año en la liga ya se perdió 15 encuentros por otro esguince en su tobillo izquierdo. 

Después de otro par de temporadas sano, llegó lo peor. Primero le diagnosticaron sinovitis en su tobillo izquierdo debido a restos de huesos. Después, le hicieron el mismo diagnóstico en su tobillo derecho. 

Con este historial de lesiones, su productividad se hundió mientras recibía al menos ocho inyecciones de cortisona para mantenerlo en pista. En la temporada 2013-14, de nuevo, esguinces en ambos tobillos y más inyecciones de cortisona. Los tobillos han sido su perdición desde que llegó a la liga. 

Pese a todo lo anterior, hay motivos para ser optimista sobre su salud durante la próxima temporada. Dejando a un lado que es sabido que el cuerpo médico de los Mavs es uno de los más reconocidos de la liga, además Williams pasó por el quirófano y se operó ambos tobillos durante el verano de 2014. De esta manera se eliminó los restos de huesos y otros elementos que causaban molestia. Quizás no sea coincidencia que durante la temporada pasada no se conociera ningún problema en sus tobillos. Se perdió 12 encuentros debido a una fractura en el cartílago de una costilla, pero no debería tener consecuencias. 

En cualquier caso, Williams no solo necesita a los Dallas Mavericks para confirmar su recuperación física, también para rehabilitar su reputación. Hace unos meses Paul Pierce dijo públicamente que se cansaron de esperar a que fuese un líder en Brooklyn, y que claramente no lo era. O, como por ejemplo, la idea que existe de que es un "asesino de entrenadores", pues Rick Carlisle será su séptimo entrenador desde la temporada 2010-11. 

El entrenador de Dallas, sin embargo, no parece demasiado preocupado. 

"Soy fan suyo desde hace mucho tiempo", dijo Rick Carlisle, quien no quiere hablar aún de un posible nuevo contrato, sobre su nuevo base. "Cuando apareció esta situación era casi demasiado buena como para ser cierta

Es un jugador tremendo, y está de vuelta en casa". 

No solo está de vuelta en casa porque creciese en The Colony, un distrito de Dallas. También porque es donde más le gusta jugar. 

"Me encanta esta cancha", dijo Deron en 2012 sobre el American Airlines Center, estadio en cuyos vestuarios también se le vio durante las Finales de 2011. "Siempre me ha gustado. Es probablemente me sitio favorito. Lo paso muy bien jugando delante de mis amigos y mi familia. Es una pista genial para los lanzadores. La iluminación es genial. Todo sobre este estadio es genial. Disfruto mucho jugando aquí". 

Y tanto que lo ha disfrutado. En los 14 partidos que ha disputado en Dallas, Deron Williams ha promediado 21,7 puntos, 7,2 asistencias y 3,3 rebotes, con porcentajes del 48,4% en tiros de campo, 44,9% en triples y 87% en tiros libres. 

Ahora, en lo que básicamente es un contrato por una temporada por $5,3 millones (que incluye una opción de jugador para un segundo año por $5,6 millones como seguro), hay mucho que arreglar y una necesidad extrema de que todo salga bien. Para ambas partes.
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »