Resumen de la temporada de los Mavs + calendario de primera ronda



Los Dallas Mavericks comenzaron la temporada a un nivel bastante alto. Su inicio fue el segundo mejor en la era Rick Carlisle, detrás solo de los Mavs campeones de 2011, todo ello basado en un gran nivel de forma de Dirk Nowitzki y Monta Ellis. Chandler Parsons, su gran adquisición durante el verano, no terminaba de arrancar, pero eso no importaba, porque con la efectividad de Tyson Chandler y Brandan Wright cerca del aro, Dallas tuvo un primer mes y medio de competición en el que su ataque estuvo a niveles históricos en ratio ofensivo.

El verano había sido ilusionante. Pese al desembolso que suponía la llegada de Chandler Parsons, parecía un refuerzo perfecto para la rotación, un jugador pegamento cuya carrera está en alza. Antes ya se habían hecho con Tyson Chandler a través de un traspaso con los New York Knicks, lo que les devolvía al líder de su defensa durante el título de 2011, y que después veríamos que estaba de nuevo sano. Al-Farouq Aminu llegó por el mínimo para convertirse, ya con la temporada avanzada, en un hombre clave de la rotación, y Jameer Nelson se postulaba como base titular. A pocos días del comienzo de la temporada regular, los Minnesota Timberwoles liberaban a J.J. Barea, quien decidió regresar a Dallas.

Sin embargo, había señales de que aquello que hemos comentado al principio no era más que un espejismo producto de uno de los calendarios más sencillos de la liga en las primeras semanas. Se encontraban entre las diez peores franquicias tanto en ratio defensivo como en rebote, dos facetas cruciales para cualquier contender que se precie. Y hablando de contenders, su récord contra equipos dentro de los puestos de Playoffs del Oeste era nefasto. Los Mavs aparentaban ser un equipo de élite, pero era todo fachada. El envoltorio era bonito, pero en el interior había una sorpresa desagradable.

A mediados de diciembre sucedieron dos cosas que cambiaron el rumbo de su temporada. La primera y más mediática, el traspaso por Rajon Rondo (recuerda que puedes ganar su camiseta). Mark Cuban y Donnie Nelson sabían que no iban a ninguna parte con un ataque tan bueno, una defensa nefasta y Jameer Nelson como base titular contra los Curry, Paul, Westbrook o Conley del Oeste, y decidieron arriesgarse con un movimiento por un base que no ha vuelto a ser el mismo desde su lesión de rodilla y que acaba contrato este verano. La segunda cosa que ocurrió y que pasó más desapercibida, es que en cuanto entramos en 2015, el calendario de los de Rick Carlisle se volvió notablemente más complicado.

Desde entonces, arrastran el ser un equipo que apenas ha ganado poco más del 50% de sus partidos. Entre medias ha habido también numerosas lesiones de Rajon Rondo, Tyson Chandler, Monta Ellis o Chandler Parsons, pero lo peor ha sido la sensación de que siempre han estado varios pasos por detrás en la pista contra equipos fuertes. Después de mantenerse a duras penas en la lucha por el factor cancha hasta principios de marzo, durante este mes terminaron por ceder y fueron “condenados” a terminar en séptima posición, sin posibilidad de alcanzar a los equipos que les precedían y sin problemas para mantener su distancia sobre los Oklahoma City Thunder y los New Orleans Pelicans.

El problema de estos Dallas Mavericks es que no han sabido terminar de adaptarse a la llegada de Rondo. O, quizás, que directamente no tenían mimbres para adaptarse a él, puesto que los estilos de juego de Rajon y de Dallas antes del traspaso son totalmente opuestos. Pero si el base es fiel a su costumbre de multiplicar su rendimiento en la postemporada, sobre todo en el apartado defensivo, aún puede haber esperanzas para Dallas. Aunque sean pocas, pero que alguien se atreva a decirme que una plantilla con Rajon Rondo, Monta Ellis, Chandler Parsons, Dirk Nowitzki, Tyson Chandler, Devin Harris y Amar’e Stoudemire como siete mejores jugadores, y dirigidos por Rick Carlisle, no tiene esperanza alguna.


En Playoffs su rival serán los Houston Rockets. Creo que no nos equivocamos si decimos que esta es la serie que todas las partes querían. Los Houston Rockets porque Dallas es a priori el rival más débil de los Playoffs del Oeste fuera del octavo puesto, y porque en temporada regular les han ganado sus enfrentamientos por 3-1. Los Dallas Mavericks porque Houston es un equipo mermado por las lesiones, contra el que mantuvieron sus choques en temporada regular igualados pese a que fueran todos en segunda noche de back-to-back, y porque Rick Carlisle debería ganarle la partida a su gran amigo Kevin McHale. Y para los aficionados porque da aún más morbo al pique que ambas franquicias mantienen en los últimos años, con Daryl Morey llevándose a Howard y preguntando por Nowitzki, con Cuban desbaratando el plan de los Rockets firmando a Parsons, y con los enfrentamientos verbales en la prensa de ambos. 

Calendario de Playoffs: 

Game 1 - Noche del sábado 18 al domingo 19 a las 3:30 AM en HOUSTON
Game 2 - Noche del martes 21 al miércoles 22 a las 3:30 AM en HOUSTON
Game 3 - Noche del viernes 24 al sábado 25 a la 1:00 AM en DALLAS
Game 4 - Noche del domingo 26 al lunes 27 a las 3:30 AM en DALLAS
Game 5 * - Noche del martes 28 al miércoles 29 si es necesario en HOUSTON 
Game 6 * - Noche del jueves 30 al viernes 1 si es necesario en DALLAS 
Game 7 * - Noche del sábado 2 al domingo 3 si es necesario en HOUSTON

Mañana, la extensa previa de la eliminatoria. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »