Los Dallas Mavericks quedan eliminados. El día más duro de cada temporada





Este es el día más difícil y triste de la temporada. El día tras la última derrota. El día en el que ya no hay posibilidad de remontada. El día en el que miras al futuro y ves que el próximo partido no será hasta dentro de casi seis meses, medio año. El día en el que lees las últimas entrevistas a los jugadores y piensas en lo que pudo haber sido y en lo que será al mismo tiempo. Unos afrontan el día resignados. Otros con rabia. Unos optimistas por el futuro. Otros pesimistas por lo que nos espera. 

En mi opinión, hay que dar las gracias a jugadores y cuerpo técnico por el esfuerzo demostrado en los tres últimos partidos de la serie. Creo que en ellos se ha visto que, aunque los Houston Rockets sean superiores, la diferencia no era tan clara como un 4-1. Quién sabe qué hubiera pasado sin el Rondogate en los dos primeros partidos. Pero no tiraron la toalla. Ni anoche cuando perdían de 9 puntos a cuatro minutos del final y podrían haberse rendido sin que nadie les culpase. En ese momento, incluso con Monta Ellis cojo, siguieron vaciándose para ponerse a tres puntos, hasta que llegó la puntilla en manos de Terrence Jones. 

Pero, al mismo tiempo, la realidad es que los Houston Rockets son un equipo superior y mucho más equilibrado. Tienen a un jugador a nivel MVP. Tienen a otro que, cuando está así de bien físicamente, es el pívot más determinante de la liga. Estas series han demostrado por qué los Mavericks pensaron que la oportunidad de ir a por Dwight Howard merecía la pena aunque supusiera perder a Tyson Chandler. Los Rockets tenían a los dos mejores jugadores de la serie.

Y además de todo esto, tienen acompañamiento, o al menos lo han tenido en esta eliminatoria. Josh Smith y Terrence Jones han brillado ante la "amable" defensa de Nowitzki. Corey Brewer ha sido un martillo pilón. Otros como Ariza, Terry o incluso Capela han contribuido. El talento al final se ha impuesto. 

Kevin McHale tenía muy claro el plan y así lo llevó a cabo. Es cierto que la idea de atacar continuamente al eslabón más débil de la defensa de los Mavs se le podría haber ocurrido hasta al entrenador más mediocre, pero también estuvo bien con los ajustes defensivos y valiente con la inclusión de Capela. 

Rick Carlisle, por su parte, vio como su plan se desmoronaba bien temprano con las situaciones de Rajon Rondo y Chandler Parsons, pero también es cierto que después estuvo lento. Durante los enfrentamientos de temporada regular y los dos primeros de Playoffs era evidente que, cuando jugaban contra los Rockets, los Mavs eran mucho mejores con Al-Farouq Aminu en pista. Aun así, solo se atrevió a ponerlo como titular y con muchos minutos cuando fue prácticamente obligado por la lesión de Richard Jefferson. Es cierto que no contaba con muchos recursos más, pero ese era un cambio que se pedía a gritos y Carlisle estuvo lento. 

No hay que confundirse. Criticar a Rick Carlisle no es lo mismo que pedir que se vaya o su despido, ni mucho menos. Igual que los grandes jugadores pueden tener malos partidos o series, también le ocurre a los grandes entrenadores. En esta ocasión, Carlisle se ha visto superado por McHale. Pero eso no significa que no sea mejor entrenador que él. O que haya dejado de estar entre los mejores de la liga. Y es extremadamente difícil encontrar un entrenador así por las buenas. 

En líneas generales, esta ha sido una temporada mucho menos divertida que la anterior. No solo por lo visto en Playoffs en una y otra. Si nos centramos en temporada regular, tengo un recuerdo mucho mejor de la 2013-14 que el que creo que tendré de la 2014-15. El equipo del año pasado tenía menos aspiraciones, pero se le veía unido y hacía un baloncesto atractivo. La lucha con Memphis y Phoenix por meterse en Playoffs hasta la penúltima jornada fue trepidante. 

Por una parte, todo el asunto de Rondo se ha cargado esta temporada. Incluso hoy, cuando se ha demostrado que ha sido un auténtico fracaso y hay una encuesta en el margen derecho que dice que vosotros lo consideráis incluso peor que el traspaso de Odom, defiendo que era un traspaso que había que hacer. Los Dallas Mavericks no iban a llegar muy lejos de todas formas con Jameer Nelson como base titular, pero incorporando a Rondo el potencial era mayor si conseguían encajarle en defensa y mínimamente en ataque. Obviamente, no ha sido así. Pero, en mi opinión, mejor errar por valiente que por conformista. 

De todas formas, hacer que toda la culpa recaiga sobre el jugador sería injusto, así que simplemente diré que el traspaso de Rajon Rondo, como ente, secuestró la diversión en Dallas. Nos dio muestras, pequeñitas, de que aún estaba ahí. En Boston. En Memphis, Remontando a los Blazers. Pero aquello ya no era lo mismo que en el primer mes y medio de competición, donde, con la ayuda del calendario, los Mavs eran una entretenida máquina de atacar aunque aspirasen a menos. Resulta revelador cómo después de apartar a Rondo del equipo prácticamente al instante volvimos a ver a aquellos Dallas Mavericks de noviembre, como si hubiesen estado dormidos hasta abril. Qué os voy a decir. Jae Crowder y especialmente Brandan Wright tenían y tienen muchas carencias. Pero eran divertidos de ver junto a este equipo. Yo apenas me he divertido con estos Mavs en lo que va de 2015. Y esa promesa de lo que podía llegar a ser el equipo con su nuevo base nunca llegó a verse cercana a cumplirse.

Claro que por otra parte la diversión también fue menor por las evidencias que hemos visto de lo inevitable: Dirk Nowitzki va a hacer 37 años en breve, y su decadencia es clara y lógica. No es capaz de crearse canastas en las que no tenga que sufrir para anotar, y la falta de piernas le lleva a ser un estorbo en defensa y a reservar en el rebote (en Playoffs vimos que tenía mucho más que aportar en esa faceta reboteadora). 

Hubo un año en el que parecía que perdíamos a Tim Duncan. Especialmente mermado por problemas de fascitis plantar, pasó una mala temporada y parecía que su retirada estaba próxima. Sin embargo se recuperó físicamente y sigue dando guerra. Ojalá estemos viviendo algo similar con Dirk, pero la sombra de la retirada nunca se ha visto tan cerca como ahora. Y eso no hace más que evidenciar que los Dallas Mavericks están perdiendo la lucha a contrarreloj que tienen contra sí mismos y contra el resto de la liga para encontrar un reemplazo que lidere al equipo de Mark Cuban. Porque lo que vemos hasta ahora es que el futuro sin Dirk Nowitzki es negro. 

Una de las esperanzas era Chandler Parsons. La suya ha sido una temporada irregular por varios factores. Comenzó desconectado y tratando de encajar mientras el equipo ganaba. Cuando empezaba a hacerse al estilo de juego llegó Rondo y todo cambió. Le tocó de nuevo ajustar. Y cuando por fin volvía a dar buenos síntomas, llegaron las lesiones. En sus últimas semanas estaba haciendo su mejor baloncesto de la temporada, llegando casi a justificar en la pista su salario. Hasta que sufrió la última lesión.  Una piedra más en esta frustrante temporada. Ahora habrá que confirmar qué tipo de daño sufre. Se habla de posible microfractura, pero no de qué tipo o dónde, y no se sabrá con exactitud hasta que le hagan la artroscopia. Seguramente se la haga lo antes posible. 

Aminu renovación. Sin más. Con su evolución en la segunda mitad de la temporada y la lesión de Parsons, se convierte en una de las prioridades. 

Por cierto, un Aminu que ayer estaba especialmente jodido por la derrota, al menos en comparación a las caras del resto. 



Nos espera otro verano de cambios. De muchos cambios. El cuarto consecutivo. A veces pienso que Mark Cuban hizo un pacto con el diablo para ganar el anillo de 2011, y ahora lo estamos pagando. La rumorología empezará inmediatamente. De hecho, ya ha comenzado. Ty Lawson. LaMarcus Aldridge, DeAndre Jordan. De todo ello hablaremos en su momento. De entrada, ayer los Mavs pidieron a Monta Ellis que atendiese a la prensa y el jugador se negó, así que ahí queda eso. Va a ser interesante ver qué hace hoy en las exit interviews. 

A partir de ahora empieza la temporada 2015/16 para los Dallas Mavericks y para D-Mavs. Exit interviews, valoraciones individuales, todo lo que rodea al Draft (hasta que los Mavs traspasen su ronda), agentes libres, traspasos, Liga de Verano. Se hará larga la espera hasta el Draft, pero aquí estaremos para cubrirlo todo.

Muchas gracias a todos los Mavs fans o simplemente seguidores de la NBA que os habéis pasado por este espacio durante la temporada 2014-15, a los que comentáis, a los que lo hacéis por twitter o a los que simplemente leéis, que ya es bastante.  Gracias por ser Mavsoquistas orgullosos.
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »