Dallas Mavericks 108 - 118 Houston Rockets (1-0)



Que alguien avise a los Dallas Mavericks de que han comenzado los Playoffs. Los Houston Rockets fueron muy superiores en juego e intensidad y se impusieron en el Game 1 por 108 - 118.  


  • Lo primero que puede llamar la atención en el boxscore es algo esperado: la diferencia en tiros libres. Los Rockets lanzaron 45 tiros libres (un poco exagerados por las faltas intencioandas del final), mientras que los Mavs tiraron 17 y metieron 14. De hecho, James Harden lanzó 17 tiros libres también, y metió uno más, 15. Entre otras cosas por esto, Rick Carlisle se llevó una técnica.
  • Lo menciono lo primero para quitarnos del medio esto rápidamente: los Dallas Mavericks no perdieron por los tiros libres. Por supuesto que todo suma, pero decir que los Mavs perdieron por esto es faltar a la verdad. 
  • El principal motivo por el que perdieron es por la falta de intensidad generalizada, en comparación con unos Rockets que se comían el mundo. Dallas salió al partido con una actitud vergonzosa y rápidamente se metió en una zanja de hasta 15 puntos de diferencia. 
  • El partido fue como la noche y como el día según estuviese Dwight Howard en pista o no. Cuando Howard tenía que salir por sus problemas de faltas, Dallas solía acercarse. De hecho en el segundo cuarto remontaron esa desventaja y llegaron a ir por delante y con la dinámica a su favor. Cuando Howard estaba en pista les costaba un mundo anotar y en ataque explotaba las lentas rotaciones defensivas de los Mavericks con alley-oops. Si Dwight va a estar a este nivel va a decantar mucho la serie del lado de Houston, a no ser que Dallas consiga que esté constantemente con problemas de faltas. 
  • Dirk Nowitzki, Tyson Chandler, Rajon Rondo y en menor medida J.J. Barea fueron los únicos que parecieron darse cuenta del escenario en el que estaban y jugaron con una intensidad acorde. Chandler Parsons parecía muy mermado por su lesión en la rodilla, de la cual fue tratado en el segundo cuarto. Devin Harris no volvió a la pista tras el segundo periodo por su lesión en el dedo del pie. Monta Ellis, perdido. 
  • Nowitzki estuvo bien en ataque con 24 puntos y 8 rebotes. Pero cada vez que estaba en cancha era un punto débil para Dallas. Primero por algunas pérdidas catastróficas en ataque, y segundo porque en defensa los Rockets le atacaron continuamente, y una y otra vez consiguieron ventajas. Tyson debía ir a las ayudas y Howard, Smith, Jones, Brewer o quien pasara por ahí le cogía la espalda. Sus capacidades no dan para más, y encontrar una forma de esconderle en defensa va a ser uno de los mayores retos de la serie para Rick Carlisle. Visto lo de ayer, quizás optar desde muy atrás el pick and roll y obligar a lanzar desde lejos y media distancia en movimiento pueda reducir el impacto, o cambiar en cada bloqueo como hicieron el año pasado contra los Spurs, pero sin duda es un agujero que Dallas debe tapar.
  • Cada vez que era superado en defensa, Dirk echaba broncas al resto, pero la realidad es que él es el eslabón más débil de la cadena defensiva. 
  • Los Dallas Mavericks perdieron 17 balones, y no puedes permitirte algo así contra un equipo que corre tan bien como Houston. De esas pérdidas los Rockets anotaron 23 puntos. 
  • El otro gran agujero defensivo estuvo en Monta Ellis, pero en su caso no es una cuestión de físico como la de Dirk, sino de mentalidad. En ataque no estuvo metido en el partido en ningún momento. Pero es que en defensa estuvo peor aún de lo habitual, perdiendo a su par (especialmente cuando era Corey Brewer) y deambulando por la zona haciendo realmente nada. 
  • Si hablamos de agujeros defensivos tampoco podemos olvidarnos de Amar'e Stoudemire. Cuando Tyson Chandler, uno de los mejores defensores en el poste, es bueno que Houston intente que Howard le postee. Cuando está Amar'e, es una masacre. Pese a su 2/12 en lanzamientos, mi sensación era que no había hecho tan mal partido, creando ventajas dentro de la zona, pero no fue su día a la hora de finalizarlas con canasta. Y sus carencias defensivas fueron también demasiado evidentes. 
  • En el otro lado defensivo tenemos a Rajon Rondo y a Al-Farouq Aminu. Rondo hizo una muy buena defensa individual a Harden, y el escolta se quedó en 4/11 en lanzamientos de campo. No recuerdo un aclarado en el que Harden superase a Rondo, pero creó muchas ventajas para sus compañeros y repartió 11 asistencias. Aminu también hizo una buena labor, pero había demasiados agujeros que tapar. 
  • Rondo además estuvo concentrado en ataque también. Metió 15 puntos con 7/16 en tiros de campo y repartió 5 asistencias, Pero es evidente que Dallas necesita a Monta Ellis y Chandler Parsons como creadores ofensivos. 
  • Tyson Chandler cumplió con lo esperado. Lo peleó todo, capturó 18 rebotes, 8 de ellos ofensivos, metió 11 puntos y estuvo en su sitio en defensa, solo que ese sitio fue principalmente intentando tapar errores de otros y viéndose obligado a abandonar a su par. 
  • J.J. Barea dio algo de vida a los Mavs cuando estuvo en cancha. En varias ocasiones aprovechó su emparejamiento con Prigioni y terminó con 12 puntos y 4 rebotes. El problema es que es otro jugador unidireccional, y eso es uno de los lastres de los Mavs: demasiados jugadores que solo lo hacen bien en un lado de la cancha. 
  • En un partido en el que Harden fue poco efectivo en tiros de campo y Dwight Howard tuvo problemas de faltas, Dallas no consiguió llevarse una victoria que por momentos pareció que no estuvo tan lejos. Los secundarios, aquellos que en principio parecía que podrían decantar la balanza del lado de Dallas, fueron mucho más determinantes en el lado de Houston.
  • Y lo fueron sobre todo con apariciones en el momento oportuno. En la primera mitad fue Jason Terry. Y cuando Dallas se ponía a siete en el último cuarto y realizaba tres buenas defensas seguidas para casi recuperar el balón e intentar ponerse a cinco o cuatro, apareció Trevor Ariza para meter una canasta de dos larga sobre la bocina. Cogió el testigo Corey Brewer, con la mencionada ayuda de Monta Ellis, para ser quien prácticamente sentenció el encuentro. 
  • Dentro de toda la negatividad anterior, hay un punto positivo que sacar. Anoche hubo pocas cosas que salieron bien, pero los Mavs no llegaron a irse del partido. Incluso después de que en el tercer cuarto Houston volviera a distanciarse a más de 10 puntos, fueron varias las ocasiones en las que se pusieron a siete o a seis puntos con posibilidad de bajar aún más, y ello con dos motores del equipo, Parsons y Ellis, haciendo malos encuentros. La importante pelea por el rebote, condicionada por las faltas de Howard, cayó del lado de Dallas. La impresión que da el partido es que los Rockets estaban preparados y los Mavericks no. Kevin McHale 1, Rick Carlisle 0. 
  • Rick Carlisle y los Dallas Mavericks tienen ahora tres días para hacer los ajustes necesarios e intentar robar el factor cancha en el segundo asalto. Uno de los errores más comunes es pensar que lo visto en el primer partido de una serie va a ser lo que veamos en el resto de encuentros. Carlisle tiene una tarea complicada intentando tapar los agujeros defensivos, y si lo consigue podemos estar ante uno de sus mejores trabajos. Pero tendremos que verlo a partir del martes. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »