Las raíces de la mediocridad de los Dallas Mavericks



Puede que su récord y su posición en la clasificación no lo demuestren, pero en estos momentos los Dallas Mavericks son un equipo mediocre. Y no es algo reciente.

Desde hace dos meses es evidente que los Mavs no funcionan bien. Dan lo suficiente para ganar la mayoría de los partidos que "deben" ganar contra rivales flojos, pero están muy lejos del nivel de los equipos importantes. Y en las últimas semanas parece que se están resquebrajando aún más.

Vayamos punto por punto tratando de analizar algunas de las claves.

- Desde el pasado 7 de enero, hace ya dos meses, los Dallas Mavericks tienen un balance 15-15. Son un equipo al 50% de victorias. Son un equipo de lotería del Draft.

- Desde esa fecha, que tomaremos como referencia, han ganado a 3 rivales en 11 enfrentamientos contra equipos de Playoffs del Oeste. Uno de ellos, los Rockets sin Howard. EL último equipo de Playoffs al que han ganado son los Toronto Raptors, hace ya dos semanas. 

- En este periodo son la 15ª mejor defensa de la liga (102,2 puntos encajados por cada 100 posesiones) y el 14º mejor ataque (101,2 puntos por cada 100 posesiones). Su NetRating es -1, el 20º de la NBA. Mediocre.

- Ahora, el potencial defensivo de los Mavs está ahí. ¿Cómo lo sabemos? Porque desde el 7 de enero, mientras tienen globalmente la 15ª mejor defensa de la liga, sin embargo son también la 2ª mejor defensa en los últimos cuartos. En los últimos 12 minutos en estos 30 partidos, encajan solo 95,1 puntos por cada 100 posesiones. Por lo tanto, uno de los objetivos de aquí en adelante tiene que ser intentar trasladar esta producción defensiva al resto del partido.

- El dato anterior tiene otra cara, por supuesto: los Mavs tienen el cuarto peor ataque de la liga en esos últimos cuartos mencionados.

- Rondo no encaja en el sistema, o el sistema no encaja con Rondo. Venimos discutiéndolo desde el traspaso, y no hemos visto demasiados progresos al respecto. Y como hemos dicho desde el principio, puede que sea un problema sin solución, al menos para esta temporada. El sistema no se puede cambiar así como así sobre la marcha, y el estilo de un jugador mucho menos.

- Rajon Rondo es un jugador de la vieja escuela. Un base del siglo pasado, dedicado a la distribución y la defensa. Nunca fue fiable del todo en el lanzamiento, y la lesión de rodilla ha disminuido su capacidad atlética. No es un anotador, como el modelo de base actual que predomina en la NBA. El sistema de Rick Carlisle es completamente lo opuesto. En él prima el movimiento de balón continuo, las posiciones pierden su valor, e incluso otro base clásico como Jason Kidd tuvo que adaptarse. Pero le llevó años. José Manuel Calderón encajó bien en ataque porque aparte de su visión tiene un gran arma en su lanzamiento exterior. Kidd lo desarrolló con tiempo. Rondo está muy lejos de eso.

- El traspaso de Rondo no es un fracaso. Aún, al menos. La lógica del movimiento sigue presente, el coste sigue siendo relativamente bajo. Una vez los Mavs estén de vacaciones, sabremos si ha sido un fracaso o no. Pero no está funcionando. Siendo realistas, lo más probable es que este año al menos no funcione. Y veremos si Rondo está en Dallas la temporada que viene para ver qué cambia con un training camp de por medio.

- Antes de la llegada de Rondo, los Dallas Mavericks dieron en total 8.533 pases (NBA.com). En 27 partidos, supone una media de 316 pases por partido. De ellos, 637 fueron asistencias. Un 7,46%.

- Desde la llegada de Rondo, los Dallas Mavericks han dado un total de 12.014 pases. En 39 partidos, supone una media de 308 pases por partido. De ellos, 835 han sido asistencias. Un 6,95%. Osea que se dan menos pases, y son menos determinantes. El balón está más estancado.

- Dejando a un lado números: no parece que disfruten jugando juntos. La química siempre ha sido muy importante. Basta ver las caras para saber que no están cómodos. Lo que pasa en el vestuario no lo podemos saber. Puede que todo vaya bien y Rondo y Ellis sean como hermanos. Pero las malas sensaciones en la pista son evidentes. 

- Exigir a Rick Carlisle que cambie su sistema en dos meses para acoplarlo a Rondo y lograr que todos los jugadores funcionen es pedir demasiado. Por no decir imposible. Hay un motivo por el cual ningún equipo suele ganar el anillo tras hacer un traspaso importante durante la temporada. Y más cuando un jugador y una filosofía establecida chocan de forma tan frontal. Por cierto, Bill Simmons y Zach Lowe siguen recordando que aparentemente Rick no estaba plenamente a favor del traspaso.

- Exigir a Rick Carlisle que los jugadores estén motivados y no hagan el ridículo en la pista sí está justificado. Y sí, como él mismo reconoció después del partido contra los Cleveland Cavaliers, es su responsabilidad.

- Dirk Nowitzki ya no es el Dirk Nowitzki que recordamos. Hay que aceptarlo. Pedir que esté más involucrado en ataque no es lógico en estos momentos porque 1. él mismo parece borrarse en cuanto puede dar la responsabilidad a otro y 2. no está siendo efectivo. Desde el parón del All Star sus promedios son 12,6 puntos y 5,7 rebotes por encuentro con 39,6% en tiros de campo y 32,4% en triples. Eso no quiere decir que no vaya a tener buenas rachas puntuales. Pero no podemos esperar que domine dos o tres veces por semana como antaño. El alemán reconoció a Tim MacMahon que está trabajando duro en estas fechas para estar mejor en Playoffs. Veremos si es así, y si el coste que está teniendo actualmente merece la pena.

- Monta Ellis debería haber descansado cuando se produjo su lesión de cadera. Por mucho que quiera ser un guerrero y jugar los 82 partidos, su cadera le ha lastrado en las últimas semanas, y él ha lastrado al equipo. Monta Ellis es el motor de los Dallas Mavericks, y en estos momentos el jugador más determinante junto a Tyson Chandler. Y sin querer olvidarnos de otros, si las situaciones de Nowitzki y de Rondo no cambian lo cierto es que estos Mavs llegarán tan lejos como Monta y Tyson puedan llevarles.

- Dados los problemas de acople al sistema, la efectividad de Ellis en muchos últimos cuartos este año (dónde estarían los Mavs sin esas explosiones anotadoras en los finales de noviembre y diciembre) y lo bien que funcionó en Playoffs el año pasado... ¿deberían los Mavericks entregarse por completo al MontaBall? ¿Qué hacemos con Rondo? En teoría, el ex de los Celtics tiene la capacidad de hacer buenos cortes sin balón y leer bien las defensas descompensadas, por lo que, pese a la falta de tiro exterior, debería poder aportar una vez que reciba el balón después de que Ellis haya obligado a la defensa a moverse y ayudar. La penetración a canasta sigue siendo el motor del baloncesto actual, lo que pone todo en marcha. Monta Ellis sigue siendo el mejor penetrador de los Mavs y uno de los mejores de la NBA. Sinceramente, no puede ser peor que lo que estamos viendo ahora. 

- ¿Por qué no entregarse al RondoBall como alternativa? Porque no hay piezas para ello. Rondo brilla dirigiendo cuando está rodeado de lanzadores y de amenazas exteriores cuando salen de los bloqueos indirectos o cuando él mismo juega un bloqueo y continuación. Solo Jefferson y Parsons son amenazas exteriores. No se dispone del personal necesario en estos momentos para jugar así.

- Amar'e Stoudemire soluciona bastantes problemas en la rotación interior de la segunda unidad. Defensivamente no da el nivel de Tyson Chandler, pero en ataque da una dimensión más a los de Rick Carlisle. Es uno de los pocos puntos positivos desde el All Star.

- Chandler Parsons es importante... Aunque haya ido demasiado a rachas esta temporada, da equilibrio al quinteto titular. Es una amenaza exterior, pero hace un poco de todo. Defensivamente está en la media, y en ataque tiene una capacidad de crear que los Mavs podrían haber aprovechado con Monta Ellis tocado. Vale, igual no es tan importante como $15 millones. Pero esa es otra cuestión. Su 16.2 es el mejor PER de su carrera y es el cuarto mejor del equipo entre jugadores con al menos 1.000 minutos. 

- ... pero también es muy importante Al-Farouq Aminu. La irrupción de Aminu desde el banquillo no se ha correspondido con buenos resultados, pero también podríamos pensar qué habría sido de estos Mavs sin su producción defensiva y reboteadora. En muchos partidos ha sido el mejor defensor en la pista. No en vano, forma parte de cuatro de los cinco mejores quintetos defensivos de los Mavs. Esperemos que su lesión no sea importante, porque su papel se antoja clave en Playoffs. Ahh, las lesiones. Ahh, los Playoffs.
  • Las lesiones: Vistos los problemas de lesiones de otros equipos (Durant, Howard, Matthews) cuesta quejarse de ello, pero lo cierto es que los Mavs están teniendo mala suerte con las lesiones. Cuando un único jugador importante sufre una lesión larga, es posible que el resto de compañeros terminen adaptándose para ser efectivos. Cuando se encadenan lesiones menos graves pero de diferentes jugadores, el efecto puede ser que sea más complicado encontrar un ritmo. El ejemplo perfecto son los San Antonio Spurs este año, que hasta enero no han tenido sana a la plantilla completa. Y algo similar le está pasando a Dallas. Tyson Chandler, Rajon Rondo, Chandler Parsons... los Mavs han jugado solo 3 partidos con su quinteto titular desde que comenzó febrero, a lo que hay que sumar problemas también de Devin Harris. Ahora se une Aminu también. No hay respiro. 
  • Los Playoffs: En el parón del All Star, los Mavericks tenían siete derrotas menos que los Pelicans (noveno clasificado empatado con los Thunder). Nueve partidos después, tienen solo cuatro derrotas menos. Y restan 16 partidos. Y echando un ojo al calendario, nada está asegurado. A lo mejor toca ir borrando algún tweet...

Como escribía Tim Cato en MavsMoneyball, esto no es una mala racha. Una mala racha no dura dos meses. Que algo sea una mala racha implica que se llega a superar, algo que los Dallas Mavericks aún no han hecho. Aquí no se dice que no sean capaces de arreglar la situación. talento tienen para ello. En enero de 2011 recuerdo escribir que Dirk Nowitzki comentaba que habían tocado fondo, como lo hacía Rick Carlisle ayer. Pero en aquel entonces contaban con más tiempo, y si hemos de guiarnos por lo visto en el pasado reciente, los Dallas Mavericks no son un equipo competitivo. Son un equipo mediocre. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »