Rondo vs Carlisle, una pelea sin ganador



Los Dallas Mavericks suspendieron ayer a Rajon Rondo con un partido por el incidente que protagonizó junto a Rick Carlisle el pasado martes, al que se sumó una nueva discusión en el vestuario. La sanción se cumplió en la derrota de anoche contra los Atlanta Hawks. 

El mensaje de los  Dallas Mavericks es claro: este equipo es de Rick Carlisle y eso está por encima de todas las cosas. Pero decir que Carlisle ha salido como ganador es algo erróneo: en esta pelea no hay ningún ganador. Pierde Rondo. Pierde Carlisle. Pierden los Dallas Mavericks. 

A partir de mañana, cuando los Mavs y Rondo entre ellos vuelvan a entrenar, todas las partes intentarán hacer borrón y cuenta nueva. Y para que esta relación funcione sea cual sea el tiempo que dure, ambas partes van a tener que ceder. 

Rajon Rondo termina contrato y quiere ganarse un máximo en verano. El problema está que en la filosofía de "el equipo primero" de los Mavs sus números se resienten notablemente. Y con números más bajos, se le complica conseguir un contrato más alto o llamar la atención de otras franquicias. 

Rondo no es más importante que los Dallas Mavericks. Y la franquicia no puede permitir una falta de respeto de ningún jugador hacia el entrenador. 

De lo que tiene que darse cuenta el base es de que en realidad solo tiene que convencer a una franquicia para ganarse un gran contrato: los Mavs. Si Rondo se involucra del todo, se integra en la dinámica del equipo y les da lo que necesitan para competir por un anillo, tiene un gran contrato asegurado en Dallas. Los Mavericks hicieron un movimiento arriesgado en diciembre rompiendo un equipo con buena química y con un ataque que rozaba niveles históricos. La predisposición a pagarle bien en verano viene de serie. La cuestión es que, por los últimos hechos, no sé si él tiene eso tan claro. 


Personalmente he defendido a Rondo y su traspaso y lo seguiré haciendo. Sus problemas ofensivos creo que son plenamente compensados con lo que puede aportar en defensa y el potencial que da al equipo cuando juega a tope. Pero con esta actitud y estas reacciones está haciendo cada vez más difícil (en este caso imposible) defenderle. Por lo que he concluido tras hablar con muchos fans, la mayoría de éstos siguen queriéndole. Siguen defendiendo el traspaso. Pero se está acercando a una fina línea en la que puede perder no solo al equipo, también a los fans. 

Precisamente estos fans, entre los que me incluyo, tienen aún muy reciente lo ocurrido en 2012. Ese año, tuvieron que aguantar toda una temporada de despropósitos, faltas de respeto y egoísmo por parte de Lamar Odom. Aquella campaña fue ensombrecida por su actitud egoísta y además desafiante, en la que convirtió sus problemas personales en los de todo el equipo. Después de aquello, Cuban, Rick e incluso Dirk seguro que no quieren perder otra temporada de la misma manera. 

Si habéis leído los detalles de la bronca, sabréis que Rondo recibió en el vestuario la visita de Tubby Smith, su exentrenador en Kentucky. Curiosamente, Smith es otro de los entrenadores con los que chocó su personalidad. En total, Smith dejó a Rondo sin jugar en seis partidos como castigo. 

Sigo pensando lo mismo, y ahora más con la llegada de Amar'e Stoudemire: Rajon Rondo tiene la capacidad de convertir a este equipo en contender. Pero si no relaja su actitud y se centra, no será así. Si los Mavs quieren llegar lejos en Playoffs, necesitan al mejor Rondo. Pero no le van a permitir desaires. Cuando llegue el momento de la verdad, intentarán competir lo mejor posible con o sin Rondo. Sería casi impensable llegar a ese extremo, pero en 2012 la solución con Odom fue despedirlo. Esta franquicia funciona así. 

Pero al mismo tiempo, y reconociendo siempre su autoridad suprema, Rick Carlisle también debe ceder. Es lógico que no permita que nadie le ignore o le falte al respeto. Es lógico que presione a Rondo para subir el balón más rápidamente, porque en muchas ocasiones, los Mavs llegan con casi solo 14 segundos para jugar. Pero si el problema de fondo de la cuestión recae sobre la cuestión de quién manda las jugadas, entonces tiene que dejar hacer. 

"Los eventos de la pasada noche forman parte ya del pasado y tenemos que superarlo", dijo Rick Carlisle antes del partido contra Atlanta. "Necesito decir esto muy claramente: él es una parte extremadamente importante de nuestro equipo. Nuestros esfuerzos por llegar al máximo nivel posible en gran parte dependen de que él juegue y que lo haga bien. Él necesita jugar bien con nosotros, y nosotros necesitamos jugar bien con él. Es una calle de doble sentido. 

El incidente de anoche nació en gran parte de una pobre comunicación entre él y yo. Eso es culpa de ambos. Hoy hemos tenido una larga charla sobre la situación, y ambos hemos estado de acuerdo en que necesitamos comunicarnos más frecuentemente. Necesitamos trabajar en la solución para hacer que su etapa como Dallas Maverick sea lo más exitosa posible. Estamos pensando en 23 partidos aquí. Ahora mismo, es un momento crítico para nosotros". 

No estamos hablando tampoco de una situación normal porque Rondo llegó en diciembre y entonces no se sabía los sistemas o jugadas. Pero dos meses después de aquello, es hora de que ceda las riendas de lo que sucede en la pista a su base, siendo éste además uno de los más inteligentes de la competición. Esta misma situación, solo que de puertas hacia adentro, se produjo en su primera temporada en los Mavs con Jason Kidd. Comenzaron la temporada con un balance 2-7. Ahí se produjo la discusión y Carlisle decidió ceder el mando a Kidd. La situación mejoró y cayeron en segunda ronda contra los Nuggets. Es el momento de que Rick repita aquella decisión. 

No se trata de una concesión de poder ni de una muestra de debilidad del entrenador. Es una cuestión de confiar en tu base, y en tu gran apuesta. Rajon Rondo es un veterano con 10 años en la liga, no un joven talento sin probar. Fue campeón siendo el cuarto mejor jugador del equipo, pero dirigiendo el espectáculo. Aunque esta plantilla no se adapte precisamente a sus características, debe ser lo suficientemente inteligente como para hacerla funcionar. Quizás la experiencia con Darren Collison traumatizó tanto a Carlisle que perdió la confianza. Pero Rondo es bueno en esto. Normalmente se dice que el base es la extensión del entrenador en la pista. Carlisle debe dejarle hacer su trabajo.

"En todo caso, esto debería hacer al equipo más fuerte", dijo Tyson Chandler ayer en declaraciones recogidas por Tim MacMahon. Como apunta el de ESPN, Tyson es el líder del vestuario. "De entrada, debería hacer que ellos dos tengan una mejor comunicación. No son familiares el uno con el otro. No están en contra el uno del otro, pero son dos tipos que son competidores, que quieren ganar, y a veces es mejor que tengas un pequeño encontronazo. Te hace saber que estás en la misma página, que ambos queréis ganar". 

Durante los años que ambos coincidieron en los Celtics, Rondo también tuvo sus más y sus menos con Doc Rivers, aunque al final ambos se respetaban y sacaban el máximo el uno del otro. Los periodistas preguntaron al ahora entrenador de los Clippers sobre esta situación. 

"Sí, esas cosas pasan. Con un poco de suerte, ocurren en el vestuario. Pero eso pasa", dijo Rivers. Ambos son ganadores y lo solucionarán, realmente lo creo. Rick Carlisle ha probado que es un entrenador de campeonato y Rajon Rondo ha probado que es un base de campeonato. Tienes a dos campeones y lo lógico es que lo solucionen". 

Cuando hablamos de Rick Carlisle y de Rajon Rondo lo hacemos de dos campeones probados, de dos personas excepcionalmente buenas en sus posiciones. Carlisle sabe cómo mantener la disciplina, cómo gestionar un vestuario, una plantilla y la preparación y planificación de un equipo tanto para una temporada como para una serie de Playoffs. Y es un genio reconocido por sus compañeros de los ajustes durante y entre partidos. Rondo sabe cómo dirigir un equipo en la pista, leer las defensas y los ataques rivales y colocar a sus compañeros en buenas situaciones para tener éxito. 

Al final, a todos les conviene que los Dallas Mavericks sean lo más competitivos posible y lleguen lo más lejos que puedan. Y si quieren que eso suceda, ambos tendrán que ceder. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »