¿Cómo pueden los Mavs salir de su bache?

Los Dallas Mavericks se encuentran en estos momentos en una racha de 4 derrotas consecutivas, la peor en los dos últimos años (lo cual habla bastante bien de los Mavs de la temporada pasada). El hecho de perder no es tan malo como las sensaciones dejadas, perdiendo tres de esos cuatro partidos (Chicago, New Orleans y Houston) teniendo la oportunidad de ganar en los minutos finales. 

Vamos a ver qué raíces tienen los problemas que sufren ahora mismo los Mavs, y si hay alguna forma de solucionarlos. 



Problema: Rick Carlisle aún no ha dado con la tecla para encajar a Rajon Rondo en su esquema. 

Solución: Bueno, para empezar el problema no es tan simple. Los números nos dicen que en realidad los Mavericks lo están haciendo bien cuando Rondo está en pista, pues en esos minutos son 7,5 puntos por cada 100 posesiones mejores que el rival. El problema está en encajar todas las otras piezas que han quedado trastocadas. 

Las rotaciones han cambiado con el nuevo base y Carlisle aún no ha encontrado la tecla. Pero, por otra parte, nos olvidamos de que hace 6 semanas que se produjo un traspaso que obligaba a cambiar por completo la forma de jugar del equipo. Decir que Carlisle es uno de los 3 mejores entrenadores en la liga no es ninguna exageración ni sobrevaloración. También sabemos que tiene sus manías y sus fobias, como todos.

Pero no se encaja a un jugador como Rondo en un sistema completamente diferente a su estilo en apenas un mes, y más durante la competición, cuando apenas hay entrenamientos. No es tan fácil como decir vamos a jugar todos al estilo de Rondo, o como decirle a Rondo que se adapte al estilo del resto. La adaptación lleva un tiempo, que usualmente se trata de un mes entero de training camp con dos entrenamientos diarios. Carlisle no tiene esa opción ahora, con lo cual la única solución es esperar que con el tiempo encuentre la solución. Tiene más o menos dos meses para ello. 



Problema: El banquillo se queda corto. Como ya hemos dicho, los números del quinteto titular y de Rondo son buenos, pero hay un problema importante cuando tiene que aparecer el banquillo. 

Solución: La realidad es que hay poca o ninguna solución a este asunto que no esté ya en la plantilla. Por supuesto, ayudaría un posible fichaje como el de Jermaine O'Neal u otros jugadores que sean cortados tras el trade deadline. Rick Carlisle no termina de confiar en Al-Farouq Aminu por los problemas de espaciado que causa su presencia. Carlisle es un gran creyente en el espaciado, siempre lo ha sido, y por eso siempre han aspirado a tener suplentes para Nowitzki de sus mismas características, de 4 abierto, en vez de buscar una presencia en el poste bajo. Siempre intenta que, como mucho, haya dos jugadores que no sean una amenaza exterior, y el pívot tiene que ser uno de ellos. 

Si Rondo hubiese llegado en verano, y ahora nos encontrásemos en el training camp, tengo la impresión de que intentaría convencer a Monta Ellis o Chandler Parsons para que saliesen desde el banquillo en el papel de sexto hombre, con Ellis siendo el prototipo ideal. Su entrada desde la segunda unidad podría solucionar varios de los problemas, entre los que se encuentran la difícil convivencia en la cancha entre Rondo y Ellis y la falta de punch desde el banquillo. Pero a estas alturas de temporada no creo que haga un cambio tan brusco. 

Puesto que da la impresión de que Dallas no considera que haya otro agente libre en estos momentos que pueda ayudarles aparte de O'Neal, lo cierto es que para el problema del banquillo queda poco más que esperar también. Esperar que llegue Jermaine si se decide por Dallas, lo cual posiblemente sucedería en el All Star. Y esperar que la mala racha de Devin Harris y JJ Barea (ya es casualidad que ambos la tengan al mismo tiempo) termine. El año pasado, Harris encadenó 20 partidos malos justo antes de la victoria contra Phoenix que dio la clasificación para Playoffs, y después fue un jugador clave contra San Antonio. Barea tampoco es el prototipo de jugador regular, y alterna meses buenos con otros malos. 

También hay que tener en cuenta que el banquillo tiene menos peso en los Playoffs. Los titulares juegan más y los suplentes tienen un rol inferior. Durante lo que dure la temporada regular el banquillo seguirá siendo importante, pero una vez llegue la postemporada eso quedará en un segundo plano. 




Problema: Otro de los problemas en los últimos encuentros ha sido el de las pérdidas. Los Mavs han basado su éxito en la primera mitad de la temporada en un ataque controlado y que regala muy pocos balones. 

Solución: Perder menos balones. Qué fácil suena, ¿eh? Rondo es un jugador que arriesga en el pase, y esos riesgos llevan a mas fallos cuando tus compañeros aún no te conocen del todo. ¿Cuñantos pases a bote ha perdido ya Richard Jefferson? Cabe pensar que con una mayor concentración en el asunto se pierdan menos balones. Pero especialmente preocupante en estos últimos encuentros han sido las pérdidas en los instantes decisivos. La solución para las pérdidas está en la concentración.


Problema: Falta de rebote. Ahí sí que tenemos una combinación mortal: pérdidas + inferioridad en el rebote = fracaso asegurado. 

Solución: Rezar porque Jermaine  O'Neal se decida a ir a Dallas, y aun así no se trata precisamente de un monstruo de los rebotes. Quizás esperar algún posible corte o movimiento más (¿cabría la posibilidad de que quede libre alguien como Reggie Evans?). Aminu ayudaría en esta faceta, pero ya hemos comentado el problema que Carlisle tiene con él. Su religión le impide que jueguen Rondo y Aminu juntos (y siendo realistas sería facilitar las cosas a la defensa) y eso limita mucho los minutos y las situaciones en las que puede jugar el alero. Pero si te están machacando en el rebote, parece obvio que Aminu tiene que ser el 4 suplente mientras no haya otro mejor. Además Rondo casi siempre juega junto a Dirk (quien, por cierto, siempre sube sus prestaciones en el rebote en Playoffs). Posible solución: Jermaine u otro agente libre + Aminu + REZAR. 



Conclusión: Aquí hemos echado un vistazo a los problemas deportivos. Problemas de carácter y demás ya entran dentro de la forja del equipo, y me cuesta creer que un conjunto con Tyson, Rondo y Monta no tenga carácter luchador. En las últimas derrotas también se ha visto una actitud muy pasiva en defensa (menos en Rondo vs Harden quizás), pero desde la llegada de Rondo este apartado ha demostrado potencial y por eso no lo hemos incluido por ahora entre los problemas (todo el potencial que puede tener una defensa con dos agujeros negros en ciertas situaciones defensivas como son Monta Ellis y Dirk Nowitzki). Por supuesto que la defensa es importante, pero en estos momentos no entra entre los problemas más graves. 

Los Mavs se encuentran en un bache, del cual saldrán, pero que deja en evidencia las carencias que pueden ser definitivas en un futuro si no se solucionan. Que nadie espere milagros, ni grandes traspasos. Pero sí que hay pequeños ajustes que se pueden realizar, y que pueden ayudar a salir de esta mala racha y a tener un equipo más competitivo contra los mejores. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »