Carlisle: "Ellis no debería haber jugado"



La derrota de anoche de los Dallas Mavericks es una de esas que vienen marcadas con el calendario. Con el equipo jugando la noche anterior en Sacramento, en un encuentro con prórroga, llegando al hotel en Denver a altas horas de la madrugada, la altitud y demás se unen un cúmulo de excusas elementos que, unidos a que los Nuggets (que no habían jugado desde el viernes) no se le dan especialmente bien a los Mavericks en los últimos tiempos, convertían el partido de anoche en una derrota casi segura.

Antes del inicio del partido, Mark Cuban ya se expresaba así.

"Este partido es un regalo. Hay una gran ventaja para Denver", dijo Cuban. "A todo le sumas que pierdes una hora en el vuelo viajando del oeste al este. Llegas aquí en mitad de la noche. Hay muchos equipos que se llevan palizas aquí.

Hay mucho que se puede hacer sobre los back to backs. Simplemente que no los haya. Podemos ajustar los calendarios. Parte del problema es nuestro, todos queremos jugar viernes y sábados porque es más fácil vender entradas, pero deshacerte de los back to backs además mejoraría el producto porque los jugadores estarían más frescos. Estoy seguro de que se puede hacer".

Cabía esperar que Rick Carlisle diese descanso a algunos jugadores, principalmente Dirk Nowitzki (tercer partido de descanso en lo que va de temporada) y Tyson Chandler. Sin embargo no fueron los únicos que no jugaron, pues también se unió a ellos Rajon Rondo con "molestias en el tendón de aquiles" como razón oficial pero con el descanso como motivo principal. Así pues, los Mavs salieron con solo dos de sus titulares habituales a la pista.

Y ambos actuaron como si viniesen de haber jugado 36 y 40 minutos la noche anterior y como si este fuera su séptimo partido en 14 días desde que comenzó 2015. Desde el dos de enero básicamente han jugado una noche sí y una no.

"Bueno, mirando al calendario, Casey Smith (preparador físico) y yo dijimos que ya veríamos cómo estábamos después del partido de Sacramento", dijo Carlisle. "Como ocurrió en el caso de Chicago-Milwaukee, en el primer partido te metes en prórroga o doble prórroga y la decisión de sentar a Dirk es fácil. Hay que hacerlo".

Si Monta Ellis hubiese tenido alguna energía los Mavericks se podían haber llevado el partido, pero tras una serie de lanzamiento de 1/11 y 19 puntos abajo, en el tercer cuarto Rick Carlisle decidió que no debía jugar más. Pese a que Ellis se enorgullece por jugar todos los partidos de la temporada sea cual sea la circunstancia, el entrenador reconoció después que no debería haber jugado.

"Debería haber dado descanso a Monta Ellis, debería haber insistido en que no jugase", dijo Carlisle. "Pareció cansado, no pudo entrar en el partido... pero mira, tenemos profundidad en este equipo y los chicos lo lucharon".

Es curioso que Carlisle saque una victoria moral a mitad de temporada, pero visto lo visto tampoco es descabellado que lo hagan. Raymond Felton fue titular después de haber jugado solo 16 minutos hasta ayer y estuvo en pista casi el doble de eso (29 minutos). Greg Smith fue el pívot titular y está claro que, o está volviendo a su versión mala, o está jugando lesionado. Barea no estuvo mal aunque al final pecó de no soltar el balón y ni él ni Devin Harris estuvieron acertados desde la línea de tres.

Lo más impresionante es que sin tres titulares, fueron ¡8! los jugadores que anotaron en dobles dígitos, y Monta Ellis no fue uno de ellos. Dallas fue perdiendo de 20 en el tercer cuarto y, aún así, los suplentes lucharon hasta el final y tuvieron varias oportunidades de empatar en los minutos finales. Al final la ventaja en el rebote de Denver les valió la victoria, pero en un partido que podían haber dado por perdido, los suplentes lucharon hasta el final.

Quien llamó la atención especialmente fue Dwight Powell.



En una acción parecida al final del partido se llevó un gran tapón de Faried, pero en global fue posiblemente quien dejó mejores sensaciones, sobre todo teniendo en cuenta la necesidad de los Mavs de un interior suplente. Se supone que Powell debería estar formándose aún en la D-League, pero con el tiempo que Carlisle le dio en Denver aportó un soplo de aire fresco y además demostró que tiene rango para lanzar, terminando con 11 puntos (5/8) y 5 rebotes. Uno diría que se ha ganado ser el primer interior suplente tras Tyson Chandler mañana cuando se vuelvan a ver las caras contra los Nuggets, pero no estoy seguro de que Rick Carlisle esté preparado para ello. 

También porque los Mavs se iban a encontrar sí o sí con este tipo de partido fue tan importante la victoria en Sacramento. Una racha de 4 derrotas consecutivas habría hecho que saltaran las alarmas, pero por contra Dallas puede saldar los últimos cinco partidos con un 2-3 si ganan mañana de nuevo contra Denver pero esta vez en casa.
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »