Los Mavs siguen sin estar a la altura de la élite



Una vez más, los Dallas Mavericks no dieron la talla al enfrentarse a uno de los "cocos" del Oeste. 

También es cierto que en este caso se trataba de los Golden State Warriors, una máquina perfectamente engrasada que ha comenzado con un récord 20-2 y que lleva una racha de 15 victorias consecutivas. Sus dos mejores jugadores son Stephen Curry y Klay Thompson, y por sus características son el prototipo de jugador que más puede hacer daño a los Mavs debido a su pobre defensa exterior. Pero además, y pese a la baja de Bogut, los Warriors cuentan con otros elementos como Draymond Green, Shaun Livingston, Harrison Barnes, Andre Iguodala, Marreese Speights, etc., todos ellos perfectamente sincronizados para ser el mejor equipo defensivo de la liga y, al mismo tiempo, también uno de los mejores ataques. 

Aun así, se esperaba que los Dallas Mavericks fuesen capaces de plantar más cara ante la élite del Oeste. 

En estos momentos el balance de los Mavs es de 2-5 contra equipos de Playoffs del Oeste, y sería 0-6 si cambiásemos a los New Orleans Pelicans por los Phoenix Suns. Lo peor de todo han sido las sensaciones en esos partidos. Contra San Antonio estuvo igualado. Los Grizzlies dieron la impresión de pisar el acelerador cuando les dio la gana. Phoenix construyó una ventaja en la primera mitad y supo mantenerla durante el resto del partido sin mayor complicación. Contra los Rockets, los Mavs remontaron su desventaja para acabar tirando el partido en el último minuto. Y los de Portland y Golden State fueron palizas, aunque la segunda se maquillase en los últimos 24 minutos. 

"Estamos ahí, pero no hemos ganado a los buenos equipos", dijo Dirk Nowitzki ayer. "Tenemos que darle la vuelta a eso rápidamente. Estar "ahí" no es lo suficientemente bueno". 

"No hemos estado a la altura", dijo Tyson Chandler. "No vamos a cumplir con nuestro potencial hasta que entendamos los retos de jugar con exteriores pequeños y sepamos cómo presionar defensivamente. Claramente tenemos muchos agujeros que necesitan ser tapados". 

"Tenemos mucho trabajo que hacer", dijo Devin Harris. "Estamos ganando a los equipos que se supone que tenemos que ganar, pero necesitamos elevarnos como equipo en conjunto. Necesitamos crecer como equipo". 

También hay que recordar que los Dallas Mavericks campeones de 2011 tuvieron un récord desde año nuevo de 2-15 ante los equipos de Playoffs del Oeste, pero eso es más bien una rareza que la norma para un equipo que aspire a ser campeón. 

La realidad es que mientras los Mavs no sean capaces de dar la cara en los partidos importantes, no se les puede empezar a considerar ni aspirantes de bajo nivel. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »