Los Mavs sufren una "derrota horrible" contra Indiana



Parece que las buenas sensaciones cosechadas durante la semana pasada han desaparecido de un plumazo con los dos últimos partidos que se han marcado los Dallas Mavericks. Primero fue la derrota en Houston el pasado sábado, en un partido horrendo contra unos Rockets sin Dwight Howard en el que remontaron para terminar tirando la victoria en el último minuto. Y lo último ha sido el verse superados la pasada noche por unos Indiana Pacers mermados por las lesiones y con uno de los peores ataques de la liga, pero que, aún así, le metieron 111 puntos a los Mavs. 

"No hay otra forma de decirlo. Es una derrota vergonzante", dijo Chandler Parsons tras el partido de anoche. "No hay excusas para esto. Tenemos que salir a jugar más duro". 

El líder del equipo fue aún más claro. 

"Una derrota horrible. Horrible. Horrorosa", dijo Dirk Nowitzki tras la segunda derrota seguida de los Mavs. "No puedo encontrar más palabras, y especialmente viniendo de otra derrota dura en Houston. Ya lo dije antes de la temporada: este equipo va a tener un reto en términos de defensa y rebote. Si no salimos con todo cada noche, nos van a pasar por encima". 

"Fuimos un paso más lentos que ellos durante toda la noche", continuó el alemán."Cuando empiezas un partido dormido y dejas que cojan confianza, entonces de repente empiezan a meter titos que probablemente no hubiesen metido si hubiésemos jugado duro desde el principio. Está claro que es un recordatorio de que no somos lo suficientemente buenos como para relajarnos contra nadie". 

Rick Carlisle, por su parte, dijo que se había tratado de una "demolición física" en la que los Mavs no estuvieron a la altura. 

"Simplemente tenemos que poner una resistencia mayor", dijo Carlisle. "Estamos en ese punto defensivamente, y los chicos lo saben. No hay interruptores que encender o apagar en esta liga. No importa contra quién juegues. Ya he dicho muchas veces que en esta liga el primer cuarto importa tanto o más que el último. Cuando le cedes el momentum al otro equipo y te gana el primer cuarto, hay muchas más posibilidades de que tengan ventaja al principio del último". 

J.J. Barea también habló tras el partido sobre los problemas del equipo. 

"Hemos empezado un poco despacio y equipos así cogen confianza y se convierten en una pesadilla", dijo Barea. "Tenemos que resolverlo. Hemos tenido dos días malos y tenemos que darle la vuelta y ser más agresivos en defensa. Tenemos que ser más duros y hablar más, dar a la gente, quizás un par de faltas duras al principio de los partidos". 

El principal activo defensivo de estos Dallas Mavericks es Tyson Chandler, y los Mavs son uno de los equipos que menos puntos están concediendo en la zona. Pero no sirve para cubrir los problemas defensivos exteriores. 

"Tenemos que mejorar", dijo Tyson. "Tenemos que corregir esto si queremos hacer algo esta temporada. Los contrarios están teniendo porcentajes altos contra nosotros y no es solamente porque estén inspirados. Es porque nosotros lo permitimos. No podemos tener a tíos que vengan aquí con toda la confianza del mundo a conseguir sus máximos de carrera contra nosotros. Tenemos que frenar esto". 

Aún no estamos ni siquiera en diciembre, y los Mavs continúan con un buen balance 10-5, que tendría una progresión de 55 victorias a final de temporada. Para muchos, la temporada realmente no comienza hasta la jornada de Navidad, e igual que no hay que levantar esperanzas erróneas con las victorias tampoco hay que pulsar el botón del pánico aún con las derrotas. 

Lo que está claro es que los Dallas Mavericks tienen muchos problemas en los que trabajar. Lo cual no es algo que no supiésemos antes de la temporada, claro. Una plantilla con tan solo 3 jugadores que podríamos considerar por encima de la media en defensa no va a solucionar sus problemas defensivos en un mes de competición, Y probablemente no lo hagan en toda la temporada, pero sí que podrán mejorar con el paso del tiempo y, sobre todo, con una mejor actitud. Nelson, Barea, Felton, Monta o el propio Dirk no van a pasar a ser buenos defensores de la noche a la mañana, pero con actitud y trabajo en equipo incluso un equipo con tantos problemas puede dar un nivel decente, como vimos en los pasados Playoffs. 

En el quinteto titular hay tres jugadores de cinco que no estaban en Dallas la temporada pasada. En el total de los 15 jugadores, 9 jugadores no vistieron el uniforme de los Mavs el año pasado. Cuando el 60% de tu plantilla es nueva, necesitas más de un mes y de dos para que se acoplen plenamente. Lo bueno es que los Mavs han contado con un calendario relativamente fácil para comenzar la temporada y ganarse un colchón de victorias. 

No es momento aún para que cunda el pánico pese al bajo nivel visto en los últimos partidos. A punto de cumplirse la primera quinta parte de la temporada, es muy precipitado poner el grito en el cielo. Dallas cuenta con una victoria más en este punto que la temporada pasada (9-6), y de aquí a abril habrá rachas iguales o mejores que la de las seis victorias y habrá otras peores que la que estamos viviendo ahora. Y en la respuesta a estas malas rachas es donde veremos el carácter de este equipo. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »