Análisis: Así funciona el ataque de los nuevos Mavs



Los Dallas Mavericks de la temporada pasada disfrutaron del segundo mejor ataque de la liga con 109 puntos por cada 100 posesiones, empatados con los Miami Heat de LeBron James y tan solo por detrás de los 109,4 puntos de Los Angeles Clippers de Chris Paul y Blake Griffin. De cara a esta temporada podría decirse que los Mavs pierden en el aspecto ofensivo con el cambio de José Manuel Calderón, uno de los mejores y más efectivos triplistas de la liga, por Jameer Nelson, pero, al mismo tiempo, también ganan al sustituir a Shawn Marion y Samuel Dalembert por Chandler Parsons y Tyson Chandler.

Por motivos de lesiones y descansos, los titulares de los Mavericks solo han jugado tres partidos juntos esta pretemporada, pero ha sido suficiente como para ver que tienen todos los mimbres para volver a estar en lo más alto de la liga en producción ofensiva. A pesar de percances físicos y rotaciones extrañas de pretemporada, los Mavs han metido al menos 106 puntos en seis de los ocho encuentros amistosos, y en los dos en los que no lo hicieron no jugaron los titulares (Jameer Nelson, Monta Ellis, Chandler Parsons, Dirk Nowitzki y Tyson Chandler) ni dos de los principales suplentes (Devin Harris y Brandan Wright).

En total los titulares mencionados anteriormente han jugado juntos tres partidos. En esos tres encuentros, contra Cleveland, Memphis y Orlando, y con una rotación más o menos como la que se verá en Temporada Regular, los Mavs han promediado 88,3 puntos (con 53% TC y 43% T3) tras los tres primeros cuartos. Por ponerlo en perspectiva, los Chicago Bulls promediaron 93,7 puntos por partido la pasada temporada. Claro que no hay que dar demasiado peso tampoco a los números de pretemporada, pero para cualquier que haya visto alguno de los tres partidos mencionados el potencial del ataque de Dallas como candidato a liderar la liga en eficiencia ofensiva es evidente.

Para visualizar lo que los fríos números nos cuentan, cogeremos como muestra algunas acciones del amistoso que disputaron Dallas Mavericks y Cleveland Cavaliers. Las imágenes pueden tardar un poco en cargar.
Lo primero que tenemos claro es que Dirk Nowitzki va a ser el principal catalizador de juego. Como le gusta decir a Rick Carlisle, Nowitzki tiene su propia gravedad, atrayendo por instinto a los jugadores que se encuentran a su alrededor, y facilitando así el juego para el resto.

Por ejemplo, en esta acción vemos cómo Dirk sube a bloquear a Kyrie Irving para que Jameer Nelson lo supere con comodidad.

PUEDES VER EL ANÁLISIS COMPLETO EN ESTE ENLACE
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »