Valoración de la temporada: José Manuel Calderón



José Manuel Calderón
32 años
Contrato restante: $7,097,191 / $7,402,812 / $7,708,427
2.468 minutos
Estadísticas: 11,4 puntos (44,9% en T3), 4,7 asistencias

Seguramente este no era el José Manuel Calderón que esperábamos cuando los Dallas Mavericks anunciaron su fichaje en los primeros días de agencia libre del pasado julio. 

Principalmente por la posterior incorporación de Monta Ellis, Calderón pasó a ser básicamente el escolta lanzador del equipo, llevando esto a su peor promedio de asistencias desde su año rookie (4,7 por partido). ¿Qué ocurre? Que en su papel de segundo playmaker y principalmente en el de lanzador exterior fue uno de los mejores de la NBA. 

Calderón lazó 425 triples (el 56,8% de sus lanzamientos fueron triples, ampliamente superior a su anterior máximo, el 44,4% del año pasado) de los cuales anotó 191 (el 44,9%). Tan solo tres jugadores en la historia de la NBA lanzaron al menos 425 triples con mejor acierto: Dana Barros (425 lanzamientos/46,4%), Glen Rice (440/47%) y Stephen Curry (600/45,3%).

Esto no fue lo único positivo de Calderón esta campaña, ya que, a pesar de ver como el balón estaba más en las manos de Monta Ellis y Devin Harris que en las suyas cuando compartía pista, Calde logró colarse como el cuarto mejor jugador de la liga en el ratio asistencias/pérdidas, una categoría en la que lleva años en la élite. Y su True Shooting Percentage (que tiene en cuenta tanto tiros de dos como triples y tiros libres) fue el tercero mejor de la liga en lo referente a bases. 

También importante, y más para un jugador que está cerca de cumplir 33 años, es que superó los 80 partidos jugados por tan solo segunda vez en su carrera NBA. Calderón se había perdido al menos 9 partidos por lesiones en las últimas cinco temporadas, pero este año tan solo causó baja en uno por un esguince de tobillo (tuvo que abandonar el partido anterior pro esa lesión, y también se vio obligado a dejar uno de los últimos partidos contra los Thunder por un fuerte golpe en la boca, pero no le costó más partidos). En este punto de su trayectoria es importante que el base haya encontrado su mejor punto físico, y el equipo médico de los Mavs, considerado uno de los mejores junto con el de Phoenix, podría ayudarle a alargar su carrera. 


Por supuesto, no todo es positivo, y es que si José Manuel Calderón ya es un problema en defensa por sí mismo, su emparejamiento con Monta Ellis supone una especie de autopista para los exteriores rivales, algo que fue minimizado en las pocas ocasiones en las que compartió minutos con Devin Harris. No es cuestión de esfuerzo: la intención de Calderón de defender está ahí, y sobre todo se pudo ver en Playoffs ante San Antonio. Simplemente, su físico no da para ello. Ni en ataque puede irse con su dribling de su par, ni en defensa tiene la velocidad de desplazamiento lateral necesaria para frenarlo. Esto lo trata de compensar con buenas ayudas y dos contra unos inteligentes, pero su flojera en la defensa individual es evidente. 

Es por esto por lo que algunos ven su contrato (3 años más por $7, $7,4 y $7,7 millones) como un gran error. El físico de Calde irá para abajo, aunque, siendo realistas, nunca se ha servido demasiado de ello y me cuesta imaginar que pueda haber un empeoramiento mucho más grave de lo que ya es. Siendo realistas, tanto las cantidades como la duración podrían acabar perjudicando, aunque tengo la sensación de que se decidió el número de años contando con que Dirk Nowitzki renovaría por 3 años más ete verano y así ambos acabarían contrato a la vez, limpiando de salarios a la franquicia. 

Sin embargo, si vemos este contrato como el de un especialista lanzador de tres, el tema se equilibra. Varias veces esta temporada puse el ejemplo de Kyle Korver, quien es cierto que cobrará algo menos que Calde de aquí en adelante, pero cuya defensa también deja mucho que desear y su porcentaje de triples ha estado cercano en gran parte de la temporada. Y a esto hay que sumar que José seguirá contando con su inteligente y efectiva dirección de juego, que podría ser requerida en mayor medida si Monta Ellis se marcha en el verano de 2015 o, quien sabe, si fuese traspasado. 

En cualquier caso, el tiempo dictará sentencia sobre su contrato. En 2009 también se criticó la duración y las cantidades del fichaje de Shawn Marion, y al final el tiempo justificó su valor. Más allá de cantidades y duraciones, la intención de esta entrada es valorar su temporada. Y José Manuel Calderón ha cumplido a buen nivel con lo esperado: lanzamiento exterior, buena dirección, excelente presencia en el vestuario y poca defensa. 

Valoración: B+

José Manuel Calderón: B+
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »