Valoración de la temporada: Dirk Nowitzki


Dirk Nowitzki
36 años
Contrato restante: agente libre.
2.628 minutos
Estadísticas: 21,7 puntos, 6,2 rebotes, 49,7% TC, 39,8% T3, 89,9% TL.

Tras su operación de rodilla en la temporada pasada, en la 2013/14 pudimos ver de nuevo al Dirk Nowitzki de siempre.

Bueno, o eso nos gustaría.

Nowitzki empezó bien la temporada, disipando rápidamente las dudas de aquellos que no sabían si el alemán iba a ser capaz de volver a su máximo nivel después de dos temporadas con lesiones. A pesar de que sus lanzamientos a canasta se vieron reducidos por la llegada de Monta Ellis, sus porcentajes lo agradecieron y estuvieron casi en el 50% en tiros de campo y por encima del 40% en triples hasta finales de 2013.

Precisamente su buen entendimiento con Monta Ellis fue una gran noticia desde el primer momento, formando una buena pareja en el pick and roll y quitando buena parte de la carga ofensiva de los hombros de Nowitzki. Monta y Dirk siempre estuvieron en la misma página y resolvieron juntos varios finales, así como en otros ambos se quedaron atascados y perdieron el partido. También fue muy bueno el entendimiento con José Manuel Calderón, pues seguramente durante toda la temporada pasada el jugador franquicia de los Mavs echó de menos tener a alguien como él que supiera pasarle buenos balones en lugares favorables.

Las semanas fueron sucediéndose y se demostró que Nowitzki había vuelto a la élite de la liga, lo que le valió para regresar también al All Star Game siendo votado por los entrenadores. Después de pasar por un bache de juego entre finales de diciembre y principios de enero que llevó a Rick Carlisle a darle un descanso en Toronto, Desde aquel día (26 de enero) hasta el 16 de marzo, Dirk promedió 22 puntos con un espectacular 53% en tiros de campo, 42% en triples y 94,6% en tiros libres, lo más cercano que vimos al alemán a un nivel estelar.

Pero entonces llegó otro bache en el peor momento, en una racha de 8 partidos seguidos en casa en la que sus porcentajes se desplomaron, los Mavs perdieron la mitad de los encuentros y Dirk requirió la presencia de su mentor Holger Geschwindner antes de lo previsto. Por suerte hubo tiempo de sobra para que Nowitzki se recuperase, los Mavs lograsen victorias cruciales en partidazos ante Thunder, Clippers y Suns, y tras un año de fracaso descanso regresasen a los Playoffs de la NBA como octavos en una de las temporadas más duras históricamente en la Conferencia Oeste.




Pero los años pasan, los minutos pesan, es inevitable. Por eso decía que en realidad no vimos al Dirk Nowitzki de siempre, vimos una versión muy buena adaptada a sus nuevas condiciones. Pero este Nowitzki es más lento. Esto es evidente e inevitable, lleva sucediendo desde que fue MVP en 2007 y se acentuará en sus últimos años. Como consecuencia de su lentitud ya no es capaz de amenazar a sus defensores con la penetración a canasta, y se ve forzado a lanzar tiros aún más difíciles de los que acostumbra (o los mismos tiros forzados de siempre pero con un volumen mayor). Que, a pesar de esto, haya estado a un pelo de de la coronilla de Manu Ginobili de hacer una temporada 50/40/90 es digno de estudio por parte de Iker Jiménez.

Esta mayor lentitud acentúa también sus ya evidentes carencias defensivas y reboteadoras. Nowitzki nunca ha sido un gran defensor, pero más allá de eso, siempre defendió inteligentemente, dio buenas ayudas y entorpeció a los atacantes con unos manotazos al balón sorprendentemente efectivos. Pero ahora que las piernas no van a la misma velocidad ya ni siquiera esto vale para esconderle en defensa. Lo mismo pasa con los rebotes, cogiendo en la temporada 13/14 un 10,9% de los rebotes disponibles estando en pista, lo que supone su peor porcentaje desde su temporada sophomore.

La mayor evidencia de todas la pudimos ver en unos Playoffs en los que Nowitzki no supo en ningún momento cómo quitarse de encima a Tiago Splitter. La defensa del brasileño fue espectacular, pero nada a lo que no se hubiese enfrentado el alemán antes. A lo que posiblemente no se había enfrentado Dirk hasta entonces es a esa defensa más el agotamiento físico que sufría. A partir del tercer partido de la serie, en cada balón muerto Nowitzki apoyaba las manos en las rodillas para coger aire, y llegó a todos los finales de partidos exhausto. ¿Y si Rick Carlisle le hubiese dado algo más de descanso en temporada regular (80 partidos, 33 minutos de media)? Quizás hubiese tenido algo más en el tanque para vencer a los Spurs. O quizás los Mavericks no hubiesen llegado a Playoffs.

Es por esto por lo que, en mi opinión, urge buscar un cuatro suplente de cara a la próxima temporada. Los últimos cuatros puros suplentes que ha tenido Nowitzki han sido Antawn Jamison, Keith Van Horn, Tim Thomas y Brandon Bass. Desde 2009 ha sido Shawn Marion quien se ha encargado de esta faceta, pero él también suma años y hay buenas posibilidades de que la temporada que viene no esté. Los Mavs deberán buscar en el mercado un cuatro suplente que encaje con un perfil similar al de Nowitzki, y que permita reducir su carga de minutos hasta poco más de 30 e incluso, si es posible, darle algún que otro partido más de descanso. Aplicar el modelo Tim Duncan.

Igual habéis notado que damos por hecho que Dirk Nowitzki seguirá en Dallas a pesar de ser agente libre, que no hemos hablado sobre su renovación.

Sinceramente, no creo que haga falta.

Valoración: A-

Dirk Nowitzki: A-
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »