"¿Por qué no se queda Holger a vivir en Dallas?"



Los Dallas Mavericks habían entrado en la racha de partidos en casa más larga de su historia, pero su estrella, Dirk Nowitzki, parecía estar más incómodo que jugando fuera. Acababan de jugar contra los Nets, perdiendo en la prórroga con Dirk firmando uno de sus peores partidos con 2 canastas en 12 intentos. Entonces Holger Geschwindner decidió que ya estaba bien. 

A la mañana siguiente cogió el primer avión a Estados Unidos, y unas cuantas horas después ya se encontraba en el hogar de los Nowitzki en Dallas. 

Estos son los números del alemán desde entonces: 24 puntos, 7,8 rebotes, 3,8 asistencias, 55% en tiros de campo y 52% en triples. Ayer mismo, se anunció que había sido nombrado mejor jugador de la semana pasada en el Oeste. 

Hemos visto ya demasiadas veces este efecto como para pensar que es una mera casualidad. Esta misma temporada ya había pasado cuando en enero el alemán superó otro mal tramo con una visita de su mentor. "Por eso es por lo que me gusta que esté por aquí", dice sobre Holger Rick Carlisle. 

Habitualmente estas visitas se producen tres veces durante la temporada: una durante el training camp, otra a mitad de temporada, y la última cuando llega el momento de los Playoffs. En esta ocasión, el mal momento de su pupilo le llevó a adelantar esta última. En 2011 tuvo que alargarla durante todos los Playoffs. 

"Definitivamente me ayuda con mi lanzamiento", dijo Nowitzki tras sus 27 puntos en la victoria ante Los Angeles Lakers del pasado viernes. "Estaba en un mal momento. Normalmente viene más tarde, pero no estaba lanzando bien en la racha en casa y tuve algunos partidos malos, así que siempre es bueno verle". 

"Me ha ayudado durante toda mi carrera", continuó Dirk. "No sería el jugador que soy ahora sin él. Aún me ayuda. Tengo pequeños errores a los que me acostumbro sin ni siquiera darme cuenta. Incluso cuando él no está aquí, trabajo en mi lanzamiento todos los días, pero son cosas que yo no veo". 

Eso, por supuesto, lleva a la duda que alguno me ha planteado pro Twitter al hablar de las estadísticas de Nowitzki con Holger en Dallas: ¿Por qué no se queda Geschwindner permanentemente en Dallas? 

"Oh, tío, quiero tener una vida", bromeó Nowitzki, quien explicó según recoge ESPN que su mentor se queda en su casa cuando le visita y que van al gimnasio cada noche para una sesión de lanzamiento. "Yo también quiero tener una vida. No, puede venir cuando quiera, pero en mis 15,16 años aquí, siempre han sido tres o cuatro veces por temporada". 

"Pero yo también quiero tener mi propia vida". 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »