El viaje de Dirk Nowitzki, décimo máximo anotador de la historia de la NBA


Tiene cierto sentido poético que dos grandes amigos y  ex compañeros como Dirk Nowitzki y Steve Nash (Dirty y Nasty, como eran conocidos en Dallas junto a Filthy - Michael Finley) hayan hecho historia en la misma noche.

Los medios estadounidenses amanecen hoy con alabanzas para un Dirk Nowitzki de quien dicen que está pasando de ser el mejor europeo de la historia de la NBA a ser uno de los mejores jugadores a secas. Dirk se ha metido en esta conversación con la primera canasta que anotó en el último cuarto en Utah, la que le valió para superar la marca de 26.710 puntos de Oscar Robertson y entrar así en el top 10 de anotadores de la historia de la NBA La temporada regular termina ya, pero a principios de la que viene el alemán podría subir unos cuantos puestos más, al encontrarse a 232 puntos de Hakeem Olajuwon (9º), con Elvin Hayes (8º) y Moses Malones (7º) a no demasiados puntos más.

"Es definitivamente algo surreal, pasar a Big O y que solo nueve tíos más en la liga hayan anotado más que yo", dijo Nowitzki. "Es una locura pensarlo. Desde donde yo vengo, un sitio pequeño en Wuzburg, Alemania...ha sido un viaje increíble. Espero que pueda tener un par más de años buenos para ver donde termino".

Steve Nash, por su parte, puso una nota positiva a una temporada llena de negativas al superar a Mark Jackson como tercer máximo asistente de la historia. Con sus 10.335 asistencias en su carrera, Nash se encuentra ahora por detrás de John Stockton (1º con 15.806) y Jason Kidd (2º con 12.091). Hace un par de temporadas se podría pensar que Nash iba a tener la posibilidad de alcanzar a Kidd (Stockton es inalcanzable), pero sus problemas de lesiones lo han convertido en misión imposible. Igualmente, esta marca coloca a este mago como lo que es. uno de los mejores bases de la historia.

A pesar de empezar a crecer juntos en la NBA y entablar una gran amistad, Dirk Nowitzki y Steve Nash tuvieron que separar sus caminos para alcanzar su pleno potencial. Pero, por una noche, estos dos amigos han vuelto a juntarse para hacer historia en una misma noche.

Volviendo a Nowitzki, el jugador de los Mavericks no parecía ser consciente aún de su logro. 

"No creo que me haya dado cuenta aún", dijo un Dirk Nowitzki a quien Don Nelson tuvo que convencer para que no regresase a Europa tras su temporada rookie. "Todavía se siente muy raro pasar a todos estos nombres a los que he visto cuando era joven. No estoy seguro de que alguna vez lo vaya a asimilar". 

Tim MacMahon (ESPN) publicó ayer una excelente pieza sobre la evolución de Nowitzki que paso a traducir: 

LLEGADA A AMÉRICA


Como el mismo Nowitzki ha dicho en numerosas ocasiones tras pasar a algún grande en su ascenso hasta el top 10 de anotadores de la NBA, ¿quién habría creído que aquel delgaducho de Alemania acabaría con esta compañía?

Nadie en el mundo del baloncesto había oído hablar de Nowitzki cuando Holger Geschwidner descubrió al 7 pies en un gimnasio local en Wuzburg y empezó a entrenar con él con métodos poco convencionales. Con el paso de los años, Nowitzki había emergido como uno de los jugadores más prometedores de Europa, aunque los evaluadores de la NBA solo habían visto vídeos de él jugando en la segunda división alemana antes de que participase en el Nike Hoop Summit. 

HOLGER GESCHWINDNER, mentor de Nowitzki desde 1995 al presente: "Uno nunca puede calcular eso, eso es seguro. Pero la cosa es que, cuando empezamos y tenía 16 años, me fijé en lo que la gente de la NBA había estado haciendo en aquella época, y la idea básica era hacerle que lanzase. Cuando Dirk empezó en aquellos días, no había un hombre alto, un siete pies que pudiese lanzar desde fuera. Así que nos concentramos en el lanzamiento. Eso pagó dividendos a largo plazo. Ahora lleva 16 años en la liga y está alcanzando a toda esta gente, sus anteriores ídolos y todos esos grandes jugadores. Ese nunca fue el plan, pero si puedes anotar canastas y lo haces durante 16 años, finalmente los alcanzas. 

Normalmente si ves partidos de niños, todos quieren llevar la bola. Él era uno de los que intentaba encontrar un espacio abierto, donde fuese a ir el siguiente pase, cosas que son difíciles de aprender. No tenía habilidades individuales. Lanzar y todas las partes que se pueden entrenar le faltaban, pero en eso se puede invertir. Puedes hacer una cierta jugada, pero no puedes crear o enseñar el talento. Esa fue la clave. 

Eso es lo que teníamos al principio. No es que yo tuviese una bola de cristal para ver el futuro. Pero lo gracioso es que, si un siete pies puede anotar desde la línea de 3 puntos, ¿a quién van a mandar para defender? ¿Shaq? ¿Esos tíos? Si Shaq saliese, no estaría dentro para el rebote, su mayor capacidad. Así que metes al jugador en una situación que es ventajosa para ti, y de eso se trata. Lo único que teníamos que controlar eran los nervios bajo los grandes focos de la NBA. ¿Sería capaz de superarlos?". 

DON NELSON, entrenador y GM de los Mavericks entre 1998 y 2005: "Cuando pudimos verle en la primavera cuando estaba entrenando para el Nike Hoop Summit. Entrenaron en el YMCA en Dallas durante una semana antes de jugar en San Antonio. Donnie (Nelson) logró una forma de colarnos. Nos sentamos en la parte de atrás, y nunca habíamos visto algo así. Ahí le vimos como una estrella. Uno no sabe cuándo puede estar ante uno de los mejores de todos los tiempos, pero estábamos seguros de que sería All-Star. Con 7 pies, el chico podía lanzar desde cualquier parte. Podía manejar el balón, y entendía el juego. Nunca pensamos que fuese un defensor, pero hacer todo eso con siete pies y un cuerpo perfecto para el baloncesto, largo y fuerte, simplemente lo tenía todo. Nunca habíamos vito algo así a los 17 o 18 años de edad". 

DONNIE NELSON, entrenador asistente y presidente de operaciones de los Mavericks desde 1998 hasta el presente: "Cuando jugó el partido contra el equipo USA, de repente, podías ver su potencial real. Eso fue algo agridulce para mí.Fue como 'mierda, el gato ha salido de la bolsa' (se ha descubierto a todos)". 

DON NELSON: "Intentamos esconderle para que ninguno de los otros equipos llegasen hasta él antes del Draft. Donnie hizo un gran trabajo con eso". 

DONNIE NELSON: "Cuando lo drafteamos, penábamos que iba a ser un tío que iba a revolucionar su posición. Hablamos de que, en el peor de los casos, tendríamos alguien que podría completar una carrera muy buena de unos 10 años, a lo Detlef Schrempf. Si nuestro instinto era acertado, estaría en la línea de Kevin Garnett, alguien que podría revolucionar su posición de una forma diferente". 

STEVE NASH, base de los Mavericks entre 1998 y 2004: "Sé que lo pasamos mal temprano en nuestras carreras, porque estábamos por debajo de lo esperado, pero se podía ver su habilidad. Es una locura que alguien sea tan gran y tan móvil y capaz de lanzar como él con esa mecánica tan alta. Se sabía que iba a ser una pesadilla para los emparejamientos en esta liga. Creo que la gente lo estaba juzgando como un producto finalizado cuando tenía 21, 23, 25 años, yo podía ver que amaba el juego, tenía habilidades increíbles y quería jugar. Imagina lo que será a los 28,29,30, o lo que es ahora y lo que ha hecho. Lleva mucho tiempo en la liga y es uno de los más grandes de la historia, seguro". 

NICK VAN EXEL, base de los Mavericks, 2001-03: "Honestamente te podría decir que sabía que iba a ser un buen jugador en su año rookie. Jugamos contra él cuando yo estaba en Denver, y simplemente vi algo. Recuerdo caminar hacia mi coche tras el partido y escuchar algo detrás de mí y verle a él. Me paré y le esperé para decirle 'tío, simplemente tienes que seguir jugando. Tienes un talento especial. Vas a ser genial'. Vi algo que me hizo pararme y decirle eso a un rookie. Fue gracioso porque cuando fui a Dallas él recordaba aquella historia. Era el nuevo 4 lanzador, por la forma que lanzaba y podía poner el balón en el suelo. Sabía que tenía un don especial. Después cuando pude jugar junto a él, supe que sería genial. Siempre dije que era como Larry Bird". 

KEITH GRANT, asistente de GM de los Mavericks, 1996-presente: "Para mí, fue en sus segundo año. Había tenido problemas en su primer año. Tanto él como Steve Nash. Simplemente se podía ver en su madurez en el paso del año 1 al año 2, que tenía una oportunidad para ser realmente especial. Lo podías ver en su ética de trabajo durante el verano. No llegamos a verlo durante el primer año por el Lockout. Vino y directamente empezó a jugar. Eso no es justo para nadie. Se podía ver durante el verano y el inicio del siguiente año, cuando empezó a ganar partidos. Ahí empezó a superar su primer año". 

NOWITZKI: "Solamente quería seguir trabajando y mejorar. Mi primer año fue duro. Después empecé a mejorar, la gente empezó a cambiar en mis pick-and-rolls, y yo no tenía nada para eso. No sé. Simplemente me vi a mi mismo como un trabajo constante. Siempre quería ser mejor. En el verano trabajaba con Holger y el equipo nacional y siempre añadía algo. Añadir un lanzamiento tras bote, que no lo tenía al principio. Siempre era pick-and-pop, todo lanzamiento en suspensión. Añadir juego en el poste y otras cosas. No sé. Con el paso de los años, siempre seguí intentando mejorar". 

PRIMERA EXPERIENCIA EN PLAYOFFS


En su tercera temporada Nowitzki se estableció como un All Star, promediando 21,8 puntos y 9,2 rebotes por partido. La temporada 200-01 fue la del despertar de los Mavericks como franquicia, terminando con una sequía de Playoffs de una década y dando la sorpresa ante los Utah Jazz antes de ser eliminados en cinco partidos por los San Antonio Spurs. Nowitzki promedió 23,4 puntos en aquellos Playoffs, incluyendo 42 puntos y 18 rebotes en el partido en el que fueron eliminados por los Spurs. 

DEL HARRIS, asistente de los Mavericks, 2000-07: "Le sacaron un diente de un golpe (en el Game 4 contra los Spurs). Simplemente lo escupió al suelo y siguió jugando. Ah, era duro. Durante todos estos años he visto a jugadores torcerse los tobillos y estar fuera dos semanas o un mes. Si Dirk se pierde dos cuartos o un partido, es que ha sido un esguince realmente malo, porque él simplemente se vuelve a vendar el tobillo y vuelve a la pista. Sigue practicando y todo". 

MICHAEL FINLEY, escolta de los Mavericks, 1997-2005: "Estábamos en San Antonio y llevaba más de 40 puntos. Vi que estaba disfrutando el momento, siendo el máximo anotador y estando en esa posición. Continuó intentando estar en esa posición en cada partido que jugó a partir de entonces. Creo que aquel fue mi peor partido en ese momento, y para él fue el mejor. Todo salió bien". 


Cualquier duda en los Mavericks sobre si Nowitzki era uan verdadera pieza para construir una franquicia fue eliminada en la primera ronda de 2002, cuando los Mavs barrieron a los Timberwolves de Garnett con Nowitzki promediando 33,3 puntos y 15,7 rebotes en aquellas series. 

MARK CUBAN, ya sabéis quien: "Simplemente echa la vista atrás y mira sus números. Estaban fuera de lo común, y estábamos jugando contra Minnesota y Kevin Garnett en su mejor momento. Ahí es cuando me dí cuenta... No dependíamos de Finley. No dependíamos de Steve. Fue Dirk quien tomó el control, y estaba sumando números que nadie esperaba. Desde ese momento, cuando llegaban los Playoffs, Dirk hacía todo". 

DONNIE NELSON: "Recuerdo que cuando lo drafteamos, Garnett era el modelo. Sabíamos que era un un jugador muy diferente a Garnett, quien era muy atlético y podía defender las cinco posiciones y todo eso. Nuestra esperanza era que Dirk tuviese un impacto similar en la posición con unas habilidades diferentes. Fue un momento de ruptura cuando fue capaz de hacer eso ante la creme de la creme, por así decirlo. Después de ese año, sabíamos que teníamos algo muy especial". 

AL WHITLEY, amigo de la infancia de Nash y encargado de equipamiento de los Mavericks, 2001-presente: "Probablemente en el año 5 o 6 decías 'ok, este tío ya entiende la NBA y puede anotar sobre cualquiera en cualquier momento'. Cada verano, cuando volvía con algún nuevo movimiento, algo que era cada vez más difícil de defender y que él añadía a su arsenal, no había límite para su potencial. Decir que va a estar cerca del quinto o sexto puesto entre los anotadores históricos cuando se retire es algo increíble. Es increíble verle. Cuando era un rookie recuerdo ver como Chris Webber y otros hablaban trash talk con él y se aprovechaban porque era un chaval que en realidad no entendía aún la NBA. Verle remontar en aquellas series contra Sacramento, e ir a por Chris Webber y dominarle fue realmente un punto de inflexión. Ok, no solo ha llegado por fin, además va a ser un grande de esta liga y lo va a ser por mucho tiempo". 

AVERY JOHNSON, base de los Mavericks 2002-03; asistente 2004-05; entrenador 2005-08: "No creo que fuese en un momento particular. Solamente recuerdo jugar con él y entrenar a un chico que podía jugar aunque fuese con dolor. David Robinson siempre me dijo que los grandes jugadores juegan con dolor y a pesar de estar casi lesionados. Hubo muchos partidos en los que Dirk jugó en los que el 80 o 90% de los jugadores de la NBA ni se lo habrían pensado. Y no solo jugar con dolor y estar casi lesionado, hacerlo y meter 30 puntos. Puede que no pudiese hacer su rutina habitual previa a los partidos. Que cojease, que no pudiese hacer diferentes saltos. No pensabas que fuese a jugar. Entonces, 18 minutos antes del partido, ahí estaba en el grupo. Cuando la gente decía aquello de que los europeos eran blandos, esa tontería, les decía que debían irse al Comedy Central (show de humor de TV). Iban a conseguir muchas risas de entre aquellos que supiesen lo duro que Dirk era y es". 

ESTRELLA SOLITARIA


Durante sus primeros años Nowitzki formó un big three, a menudo dejando a Finley y Nash hacer en los momentos finales. No tuvo otra opción más que tirar él solo del equipo cuando los Mavs permitieron a Nash irse a los Suns en 2004 y amnistiaron a Finley en el verano siguiente. 

NOWITZKI: "Antes de eso creo que mis números estaban OK, y entonces fue como 'este es tu equipo'. Cuban me dio un gran contrato por seis años. Entonces empecé a tener el balón más y más, a tenerlo en los momentos importantes y ser la opción número 1, y tuve un par de años divertidos. Atacar, e ir al pabellón cada noche y sentir que no hay nadie capaz de impedir que consigas 25 puntos. Aquellos fueron años divertidos". 

JASON TERRY, base-escolta de los Mavericks, 2004-12: "Desde el día en el que conocí a Dirk en 2004 pensé que era uno de los más grandes. Y fue por su ética de trabajo. Entendí que si continuaba en ese camino terminaría como uno de los más grandes en este juego. Lo que lo solidificó fue su campaña MVP en 2006-07. No fue su mejor temporada estadísticamente, pero dio grandes pasos como líder aquel año. Todos los grandes jugadores lo son no por sus estadísticas, pero también por hacer a sus compañeros mejores. Ahí es cuando dio el paso siguiente, su siguiente evolución". 

ADRIAN GRIFFIN, escolta de los Mavericks, 2001-03, 05-06: "Cuando Nash y Finley estaban con él no sabía que era 'el hombre'. Dilo de esta forma, al final de los partidos, había cierta indecisión sobre quién iba a lanzar. Cuando volví, no había duda de que era él. Dirk había crecido. Se podía decir que su confianza también. Y su liderazgo. Quería el balón al final de los partidos. Era más asertivo. Tenía esa mirada de los jugadores que ganan campeonatos, de los Hall of Famers. Se veía que había llevado su juego a otro nivel. Siempre sentías que tenías una oportunidad de ganar cuando estaba Dirk. Sabíamos que si nos manteníamos cerca, Dirk iba a aparecer y salvar el día". 

DEVIN HARRIS, base de los Mavericks, 2004-08, 13-presente: "Vi su ética de trabajo en mis dos primeros años. Cuando solía venir por la noche para verle lanzar. En realidad trabajé con Holger un poco en mi segundo año. Es el mejor lanzador que he visto. No es el más atlético, pero es muy listo. Sabe qué ángulos buscar y cosas así, cosas que no se pueden enseñar. Se podía ver que quería ser un grande. Jugamos contra Houston y tuvo 53 puntos, contra los 48 de McGrady. Yo estaba en el banquillo sin parar de moverme. T-Mac mete un triple, Dirk mete un triple, T-Mac hace un mate, Dirk hace un fadeaway. Creo que fuimos a la prórroga. El último cuarto y el tiempo extra fue una locura. Así es él". 

LAS FINALES


No importaba todo lo que hubiese hecho anteriormente, Dirk no fue plenamente reconocido hasta que reclamó el MVP de las finales en 2011. Sus críticos siempre habían dicho de él que era un europeo blando, ignorando todas las evidencias que había de lo contrario y el hecho de que tan solo Hakeem Olajuwon, Elgin Baylor, Bob Pettit y él fuesen capaces de promediar 25 puntos y 10 rebotes durante su carrera en Playoffs. Le consideraban la cara de una franquicia que se derrumbó con un 2-0 a favor en las Finales de 2006 y que desde entonces no había estado cerca de repetir hasta aquel anillo cinco años después. Nadie pudo entonces negar su grandeza. 

GESCHWINDNER: "Esa es una regla que se inventan los medios en la NBA. Como sabes, un ganador de medalla de oro en los Juegos Olímpicos es lo más grande que se puede lograr fuera de los Estados Unidos, pero si juegas en la NBA, la medalla de oro no es casi nada. Tienes que ganar el campeonato. Todos saltan contra los grandes jugadores como Charles Barkley que nunca ganaron campeonatos. Y es algo grande que añadir a una carrera, pero no es lo único". 

TERRY: "Antes del campeonato, iba a ser uno de los dos o tres mejores jugadores de Europa. Una vez que lo consiguió, va a ser uno de los más grandes en general". 

NOWITZKI: "En 2006 sentí que había tenido unos Playoffs increíbles. Eso fue muy decepcionante. Sentía que estaba en lo mejor de mi carrera, a los 27, 28 estas en tu momento alto porque te sientes genial físicamente pero también tienes la experiencia de tus primeros seis o siete años. Sentía que aquel era mi mejor momento, así que fue muy duro no obtener el anillo y lograrlo en 2006. Aun así me sentí bien: 'puedo hacerlo, llegaremos ahí, no hay problema. Vamos a volver a las Finales'. Simplemente no pasó. No pasó año tras año. Con derrotas muy duras en Playoffs. Y entonces llegó 2011 rodando y teníamos el equipo perfecto para ello. Yo tenía experiencia de 2006 y quería ser el finalizador, y tenía a la gente adecuada a mi alrededor, los bases adecuados, los defensores adecuados. Era una gran mezcla. Al final, aquel campeonato era lo único que me faltaba. Tío, que divertido que fue". 

El viaje continúa para aquel delgaducho alemán que, tras mucho trabajo, se convirtió en una leyenda de la NBA. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »