"Prueba que están equivocados" (Monta Ellis en busca de la felicidad)



Era aún principios de Temporada Regular cuando Monta Ellis se encontró con algo nuevo en la pared de su taquilla. Se trataba de un póster. Pero este no era un póster normal como los que podemos encontrar en las revistas: este estaba hecho de diferentes recortes en los que se criticaba su juego, la mala pareja defensiva que hace con José Manuel Calderón y su fichaje por los Dallas Mavericks en general. Algunos de los pasajes especialmente críticos estaban subrayados en color. 

Pero sobre todo ello destacaba una frase escrita en permanente negro: "PRUEBA QUE ESTÁN EQUIVOCADOS".

El fichaje de Monta Ellis por los Dallas Mavericks el pasado verano causó, cuanto menos, dudas. La opinión generalizada era que podría mejorar sus prestaciones junto a Dirk Nowitzki y Rick Carlisle, pero que con su baja efectividad dañaría las opciones ofensivas de los Mavs. 

  • "Ni siquiera está garantizado que su ataque vaya a funcionar, dada la gran cantidad de nuevas piezas y la ineficiencia de Monta Ellis". Sports Illustrated
  • "A Ellis le dieron un contrato de tres años y unos 25 millones (...). En dos años, estos contratos pueden parecer realmente malos". CBS Sports
  • "¿Y si Devin Harris produce más por el mínimo que Monta Ellis? (...) Con un backcourt de Ellis y Calderón no saldrán de la mitad baja de la tabla". NBA.com.
  • "El fichaje de Monta Ellis probablemente no ayude". "Es raro que un modelo de ineficiencia fiche por una franquicia que ha estado al frente de la revolución analítica en la NBA". ESPN.
  • Pros y contras del fichaje de Monta Ellis. D-Mavs


Con 16 partidos por disputarse, podríamos decir que Monta Ellis nos está demostrando que estábamos equivocados. 

Ya desde el comienzo se vio la buena química que tenía Ellis especialmente con Nowitzki, lo que en Dallas es garantía de éxito. Este efecto se ha diluido levemente con el paso del tiempo, pero la temporada del escolta sigue siendo más que efectiva teniendo en cuenta sus antecedentes. 

Echando un vistazo a las estadísticas no-avanzadas la mejoría es clara con respecto al Monta Ellis de la temporada pasada: su porcentaje de acierto en tiros de campo ha subido del 41,6% al 45,4% (tercer mejor de su carrera). Y, si bien sus números en puntos y asistencias han disminuido levemente, sus estadísticas de Eficiencia, PER y Win Shares/48 minutos han aumentado. 

Cuando continuamos adentrándonos en las estadísticas avanzadas es cuando vemos realmente el profundo cambio del juego de Ellis. No solo ha pasado de promediar 4 triples por encuentro a casi la mitad con 2,3; también ha reducido drásticamente la cantidad de lanzamientos de dos largos intentados. Ha pasado de lanzar 8,7 intentos por partido desde más allá de 15 pies (4,5 metros) de canasta a los más digeribles 6,7 de esta temporada, mientras que sus lanzamientos a menos de 9 pies (2,7 metros) se han mantenido en los 7,3 por encuentro.

Echando un vistazo a los shotcharts de Nba.como se puede apreciar mejor el cambio en la distribución de lanzamientos y en el acierto según zonas, donde destaca su efectividad en los triples desde las esquinas.



Pero donde uno ve el mayor salto en comparación con el Monta Ellis pre-Mavs es en su forma de actuar cuando los lanzamientos no le entran. A pesar de compartir pista durante muchos minutos con José Manuel Calderón, Ellis es el principal creador de juego de los Dallas Mavericks. Por eso Rick Carlisle ha tenido un objetivo con Monta durante toda la temporada: que cuando sus tiros no entren, siga creando para los demás. 

Volvamos a las estadísticas para ver si Carlisle ha conseguido lo que quería: 

  • En las primeras ocho temporadas de su carrera Monta Ellis sumó un total de 162 partidos (de 467 posibles, un 34,6% de ellos) en los que no sobrepasó el 40% en tiros de campo habiendo jugado 25 minutos o más. En 10 de esos partidos (un 6,17% de ellos) repartió al menos 10 asistencias.
  • En sus primeros 66 partidos en Dallas, Monta Ellis ha sumado hasta ahora 20 encuentros (el 30,3% del total) en los que no sobrepasó el 40% en tiros de campo habiendo jugado 25 minutos o más. En 4 de esos partidos (un 20% de ellos) repartió al menos 10 asistencias.En un quinto partido se quedó en 9. 

La muestra es aún pequeña en Dallas con respecto a su carrera anterior, pero la evolución es clara, a pesar de que su otro gran hándicap, la defensa, no haya mejorado en la misma progresión.. Por si todo el lío de números y estadísticas no se ha entendido: en los Mavs, Monta Ellis ha reducido el volumen de lanzamientos desde sus zonas menos efectivas. Y cuando sus porcentajes son malos, se dedica a crear para los demás.

Esta mejoría viene dada por la aceptación de la filosofía de Rick Carlisle, pero también porque, años después, Monta Ellis ha recuperado su sonrisa en Dallas. 

"Diría que la última vez que me sentí así fue en 2007, cuando nos metimos en Playoffs", aseguró Ellis a ESPN Dallas esta semana, refiriéndose, por supuesto, a la ocasión en la que eliminaron a Dallas en primera ronda. "¿Así de feliz? 2007". 

Esta felicidad se ve dentro y fuera de la cancha. Tal es el punto de comodidad que ha alcanzado que ahora es habitual ver al pequeño Monta Ellis Junior corretear por el vestuario local del AAC tras los partidos. Y el resto de jugadores lo adoran. Mientras, su padre, quien a principio de temporada se mostraba tenso ante unos medios a los que apenas atendía, poco a poco se ha ido abriendo ante los periodistas . 

Ellis asegura que se siente rejuvenecido al jugar por una franquicia de éxito que está luchando por entrar en los Playoffs, y recuerda cómo luchó contra la presión de ser la cara de aquellos jóvenes equipos de Golden State que no llegaron a competir por los Playoffs. 

"Aprecio mucho los grandes años que tuve en Golden State", dijo Ellis. "Pero los que tuve malos me pesaron tanto que me metieron un un agujero profundo hasta el punto de que el baloncesto dejó de ser baloncesto para mi. Era más como un negocio. Salir de eso y venir aquí me ha devuelto la diversión, querer disfrutar del juego y amar estar en el gimnasio, y trabajar, y querer ser mejor". 

Cuando los Warriors decidieron que, para tener una reconstrucción satisfactoria, Stephen Curry y Monta Ellis no podían convivir juntos, enviaron a Monta a Milwaukee a cambio de Andrew Bogut. En Wisconsin Ellis se encontró con un equipo disfuncional y una pareja, Brandon Jennings, con la que era imposible que encajase, y sus porcentajes se desplomaron. Se convirtió en el centro de las críticas de los analistas. 

Hasta tal profundidad había llegado el agujero de Ellis que decidió que tenía que salir de allí, aunque eso le costase dinero. Por eso rechazó la oferta de $36 millones y 3 años de los Bucks y aceptó la de $25 millones y los mismos años de los Dallas Mavericks. 

"Ni siquiera tiene que ver con el dinero", asegura Ellis. "Algo sobre mí: si no me estuviesen pagando por jugar al baloncesto, seguiría haciéndolo. No lo hago por el dinero, lo hago por el amor al juego, la diversión y el deseo de ganar. En Milwaukee no sabía qué querían hacer. Lo de esta temporada (los Bucks tienen el peor récord de la NBA) lo dice todo, me dice que tomé la decisión correcta al dejar el dinero en la mesa, venir aquí, jugar para una organización ganadora y ser feliz". 

Ahora, Monta Ellis quiere seguir con su felicidad, a ser posible, en los Playoffs y durante muchos años más.

"Esos días en Golden State y Milwaukee han quedado atrás. Me siento bien, estoy contento y en un lugar feliz".
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »