Los Mavs salen tocados y apalizados de Charlotte


Mala noche para los Dallas Mavericks, quienes salieron anoche tocados y apalizados de Charlotte en su enfrentamiento a los Bobcats.

Tocados físicamente, porque Dirk Nowitzki se retiraba en el segundo cuarto con una fea torcedura de tobillo. Por suerte sus tobillos son biónicos, y el alemán regresaba en el tercer cuarto. Al finalizar el partido dijo que "por supuesto" que jugará hoy en Indiana, pero sin duda estará mermado. 

También Devin Harris tuvo que irse al vestuario en el último cuarto tras chocar su rodilla contra la de un rival. A la salida del partido se le vio cojeando, pero aseguró que estará listo para jugar contra los Pacers. 

Tocados mentalmente, porque se llevaron una paliza en toda regla. Los Bobcats dominaron por dentro (60 puntos en la pintura) y por fuera (12 triples), sumando además 42 asistencias. Básicamente, dominaron en todos los aspectos, y ganaron en los cuatro cuartos. 

"Un equipo que permite 23 asistencias en 23 canastas en la segunda mitad merece que le pateen el trasero", decía Rick Carlisle. "Y eso han hecho. Nos han dado una paliza". 

Los Dallas Mavericks vieron cómo se rompía su racha de cinco victorias consecutivas, y además hoy visitarán en la segunda noche de un back-to-back al mejor equipo de la liga, los Indiana Pacers. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »