Nowitzki: "El partido contra los Bobcats es un must-win"



Lo normal sería pensar que calificar un partido que se disputa el 3 de diciembre como "must-win" es algo exagerado, pero Dirk Nowitzki no se cortó ayer para calificar el partido de hoy de esa forma. 

Pero si analizamos las circunstancias, no le falta razón al alemán. Los Dallas Mavericks han perdido cuatro de sus últimos cinco partidos, y prácticamente cualquier enfrentamiento en casa contra un rival del Este (donde a día de hoy solo hay tres equipos con el 50% o mejor) que no sean Pacers o Heat debe tratarse como un partido que hay que ganar sí o sí. 

"Con la forma que está tomando el Oeste, necesitas ganar todos tus partidos contra los equipos de la Conferencia Este y robar unos cuantos aquí y allá en el Oeste", dijo Nowitzki en declaraciones recogidas por el Dallas Morning News. "Si miras el récord del Oeste ante el Este, todo el mundo está pasando por encima de los equipos bajos del Este. Eso es por lo que la derrota de Atlanta fue dura para nosotros, teniéndola en la mano y con un horrible último cuarto".

"Con la forma que ha tomado Noviembre, estos partidos son must-win". 

El partido de hoy es una buena oportunidad para retomar el buen camino. Los Bobcats consiguieron su primera victoria de la historia de la franquicia ante los Mavs el año pasado, pero han perdido en sus 9 visitas a Dallas. Su defensa está siendo buena, permitiendo menos de 92 puntos por partido, pero están teniendo problemas en ataque (promedian 89,2 puntos), lo que puede ser un respiro para la nefasta defensa de los Mavs (que permite 103 puntos por partido). Los Mavericks tienen un récord 6-1 cuando su rival anota menos de 100 puntos. 

Una de las claves será la presencia o ausencia de José Manuel Calderón. El base español continúa recuperándose de sus dolores en el tobillo derecho y será game-time decision, pero ayer no entrenó con el grupo, por lo que es bastante probable que los rookies Gal Mekel y Shane Larkin vuelvan a encontrarse al mando del puesto de base.  

El de hoy será el primer partido de un nuevo back-to-back para los de Rick Carlisle, el séptimo de la temporada (jugarán 16 en total este año), que se cerrará mañana en New Orleans. Desde luego, los Mavs estarán contentos de decir adiós al mes de noviembre, después de haber jugado 12 de sus 17 partidos en este mes en back-to-backs. En diciembre tendrán un respiro, con solo trece partidos y dos back-to-backs (uno de ellos el de hoy y mañana). Para compensar, la racha de partidos más larga fuera de casa llegará a partir de mañana, con 4 encuentros seguidos fuera. 

Más días de descanso para esas piernas treintañeras. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »