Rick Carlisle reconoce que cambiar la alineación fue un error


Diez minutos antes del partido de la pasada noche contra los Philadelphia 76ers, los Dallas Mavericks anunciaban un cambio en su alineación, después de haber mantenido la misma durante los primeros diez partidos de la temporada. Rick Carlisle quería ajustarse al small ball de los 76ers, con un quinteto de Wrotten, Anderson, Turner, Young y Hawes, y el damnificado fue Samuel Dalembert. 

Jae Crowder obtuvo su primera titularidad de la temporada y el pobre no pudo hacerlo peor. Empezó poniendo un tapón (en la alineación Carlisle había hecho la gracia de ponerle como center pese a medir 6'5), pero a continuación falló sus cinco primeros lanzamientos y cometió dos pérdidas, para terminar el partido con 2 puntos (1/8, con la canasta llegando en un "regalo" de Larkin en un contraataque), 6 rebotes y 3 pérdidas en 20 minutos. (De hecho, en 17 partidos como titular en la NBA, Crowder promedia 5,2 puntos - con un acierto del 33% en tiros de campo y el 21,1% en triples - y 3,7 rebotes en más de 20 minutos. Ouch).

Carlisle no solo dejó ahí el cambio, sino que, además, DeJuan Blair continuó siendo el primer pívot en salir desde el banquillo, dejando en sentado a Samuel Dalembert. Pero cuando se vio que los 76ers estaban machacando a los Mavs en el rebote, no tuvo otro remedio que sacar a Sammy, quien respondió logrando 8 puntos, 14 rebotes y 3 tapones en 27 minutos. En la segunda mitad, además, Dalembert ya salió junto al quinteto titular, y Bernard James jugó los minutos en un principio destinados a DeJuan Blair, quien tuvo su peor partido de la temporada.

"No me gustaban los emparejamientos para iniciar el partido, pero no jugamos bien y ellos fueron más duros que nosotros", explicó Rick Carlisle tras el encuentro. "En la segunda mitad vi que necesitábamos una mayor altura. El quinteto titular no funcionó, pero teníamos que seguir buscando. Al final, once jugadores participaron y todos contribuyeron. Era un partido al que había que sobrevivir. Hicimos lo que debíamos hacer para ganar". 

El entrenador también habló de la respuesta de Dalembert, y reconoció su error. 

"Se ha portado genial. Le expliqué la situación por la mañana y se lo tomó muy bien", dijo Carlisle sobre el pívot. "Dijo que estaba de acuerdo con lo que fuese mejor para el equipo. Es el caso de un tío que no ha dejado que estar en el banquillo le afectase. Entró después y fue un gran factor. El mayor problema que estábamos teniendo eran los rebotes. Debimos haber iniciado con nuestro quinteto habitual, pero uno vive para aprender. No es como si no hubiese cometido muchos más errores antes". 

Dalembert también habló sobre su suplencia.

"Es algo diferente porque empiezas jugando con otros jugadores y tienes que hacer otros ajustes", aseguró Dalembert. "Era la primera vez esta temporada, así que me resultó un poco difícil, pero nos adaptamos rápido. Cuando Carlisle me lo contó dije que adelante, que lo intentásemos". 

Los Dallas Mavericks ya vivieron una situación de ajuste a small ball que salió de forma nefasta en los Playoffs de 2007 ante los Golden State Warriors, por lo que esperemos que Rick Carlisle se haya apuntado la lección. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »