Guía NBA Basket Americano - Temporada 2013/14: Previa de los Dallas Mavericks.



Como cada temporada, en BasketAmericano ponemos nuestro empeño en que los aficionados estén lo mejor preparados posible para el nuevo curso baloncestístico, y lo hacemos por medio de una de las Guías NBA que ya se han ganado un hueco entre el público y son esperadas por muchos aficionados año tras año.


En esta ocasión, he colaborado en la guía con artículos sobre Adam Silver, Sacramento Kings y, por supuesto, Dallas Mavericks. Esta es la previa que hice sobre los Mavs:

Objetivo: volver a Playoffs

“En la NBA hay un ganador y 29 perdedores. Entrar y luchar en Playoffs por ganar el anillo es el objetivo de cada franquicia, pero si no es posible es preferible perder y perder mucho para tener un buen pick de Draft que tener un balance del 50% y estar en medio de la nada, en la mediocridad”.

Parafraseando un poco, las anteriores son palabras de Mark Cuban en el MIT Sloan Sports Analytics Conference del año 2011, que se celebró antes de que los Dallas Mavericks se proclamasen campeones de la NBA en aquel año. Quien le iba a decir al bueno de Mark que dos año después su equipo quedaría atrapado precisamente en la mediocridad que él creía que había que evitar a toda costa.

Los Dallas Mavericks terminaron la temporada 2012/13 con el balance exactamente al 50% (41-41) y una plantilla por la que, entre contratos garantizados y no garantizados, pasaron un total de 23 jugadores, algo que no pasaba desde los tiempos de Don Nelson. Esta cantidad de jugadores es solo una muestra más de que la plantilla no llegó a hacer “click”, a conjuntarse. Una plantilla que con las incorporaciones de OJ Mayo, Chris Kaman, Elton Brand o Darren Collison prometía ser competitiva cuando se formó.

Pero la temporada ya comenzó mal para los Mavs. Dirk Nowitzki se perdía el partido amistoso contra el Regal Barcelona por unas molestias en la rodilla y poco después se conocía que tendría que pasar por quirófano para realizarse una artroscopia. Dirk Nowitzki terminaría perdiéndose un tercio de la temporada y durante ese tiempo se cavaron una tumba de la que no pudieron salir cuando el alemán por fin recuperó su mejor forma.

Las decisiones tomadas desde los despachos tampoco parecieron beneficiar demasiado a la dinámica del equipo. Ante la negativa de Deron Williams el verano anterior, Mark Cuban, Donnie Nelson y compañía decidieron firmar a jugadores únicamente con contratos de un año para tener opciones de hacerse con Chris Paul o Dwight Howard el verano siguiente, lo que a la larga terminó siendo perjudicial.

Como sabemos, Chris Paul renovó con Los Angeles Clippers, y Dwight Howard de marchó a Texas pero no a Dallas, sino a los Houston Rockets. Esto obligó a tomar planes secundarios a unos Mavs que, después del experimento del año anterior, habían decidido desechar su estrategia de los contratos de un año, pese a lo cual la temporada próxima volverán a contar con bastantes millones para fichar. Otro factor que tuvo en cuenta la franquicia texana es que uno de los principales problemas que habían sufrido fue la falta de un juego consistentemente fiable desde el puesto de base, donde Darren Collison nunca llegó a convencer a Rick Carlisle y Mike James terminó siendo el base titular y disputando minutos importantes.

Por eso el puesto de base ha sido la máxima prioridad para los Mavs este verano. Draftearon al bajito pero explosivo Shane Larkin, ficharon al israelí Gal Mekel, doble MVP de su liga con el Maccabi Haifa, y regresó un favorito de la afición como Devin Harris. Pero el mayor desembolso del verano lo hicieron en el español José Manuel Calderón, un base por cuyas cualidades de dirección de juego podría encajar a la perfección con Dirk Nowitzki.

Claro que la incorporación que está llamada a marcar una diferencia en este equipo (ya sea para bien o para mal) es Monta Ellis. El cuestionado exjugador de Warriors y Bucks tendrá una nueva oportunidad para redimirse en los Mavs. Wayne Ellington y el rookie Ricky Ledo cierran un puesto de escolta en el que también verán minutos Harris, Calderón o Carter.

Shawn Marion será un año más el alero titular, aportando su versatilidad, defensa y rebote. Vince Carter alternará entre las posiciones de 2 y 3 como en temporadas anteriores, mientras que el sophomore Jae Crowder tratará de confirmar las buenas sensaciones que dio en su año novato.

Por último, los Mavs han juntado una zona que parece que puede conjuntarse mejor con Dirk Nowitzki (sano al fin) que la anterior. El renovado Brandan Wright fue uno de los jugadores más eficientes el año pasado y Samuel Dalembert tendrá que demostrar que es capaz de ser la base de la defensa junto con Marion. DeJuan Blair pondrá su intensidad y capacidad reboteadora, y Bernard James cerrará la rotación de pivots.


El objetivo para los Dallas Mavericks es claro y único: escapar de la mediocridad y volver a los Playoffs.
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »