"Hablemos de los Mavs", por Mark Cuban


De vez en cuando, una o dos veces al año, Mark Cuban tiene la costumbre de utilizar su blog para hablar sobre los Dallas Mavericks. Ayer lo volvió a hacer para hablar sobre la remodelación de la franquicia, y esta es la traducción.
--------------------------------

"Hablemos de los Mavs"

Entrando en la temporada 2010-11 estábamos preocupados. Nuestro equipo estaba envejeciendo.

Habíamos deseado convertir el contrato no garantizado de Erick Dampier en un gran agente libre. Habíamos perseguido todos los S & T posibles que os pudieseis imaginar que fuesen a tener un impacto. Nada estaba pasando.

Finalmente, leí que las conversaciones de traspaso que había entre Charlotte y no se quién (Nota: eran los Raptors) se habían roto. Llamé a los Bobcats esperando conseguir a Tyson. Todo el mundo se había rendido con él por su historial de lesiones. Nuestro preparador Casey Smith me dijo que Ty había tenido un gran verano con USA Basketball, y nuestro staff pensó que podría jugar bien durante el último año de su contrato. Así que hicimos el traspaso.

Lo que pensamos es que Tyson sería el suplente del recientemente renovado Brendan Haywood. Wood había jugado bien para nosotros el año anterior. Pero para cuando comenzó la temporada, nuestro quinteto titular ya era Kidd, JET, Caron Butler, Dirk y Tyson.

El sentimiento en Dallas era de total decepción. Habíamos usado nuestro DUST Chip como algunos lo llamaban en un jugador propenso a las lesiones. El verano anterior habíamos renovado a un Jason Kidd de 37 años por 3 años más. No íbamos a ninguna parte en las mentes de algunos de los expertos. Iba a ser otra temporada de 50 victorias si podíamos estar sanos y salida en primera ronda para los Mavs.

Se hablaba de que quizás era el momento de romper las cosas y empezar de nuevo. Eramos demasiado viejos y estábamos desperdiciando los últimos años de la carrera de Dirk. Afortunadamente la temporada empezó genial. Ganábamos partidos y rompíamos las rachas de otros buenos equipos. Llegó el desastre. Cae Dirk. En el primer partido sin él, Caron se rompe para toda la temporada. Después Roddy se rompe para toda la temporada. Decir que estábamos nerviosos sería algo obvio.

Ojalá pudiese compartir los mensajes que recibía de algunos de nuestros veteranos, quienes veían la temporada desvanecerse. Como dijo uno, "estamos acabados".

¿Nuestra respuesta? Firmamos a Peja. Peja no había jugado mucho esa temporada y realmente no sabíamos cuánto podría hacerlo. Pero no teníamos muchas opciones. Terminamos la temporada con Dirk de vuelta, pero en la radio nos llamaban los "One and Done Boys" (Algo así como una vez y nunca más chicos, en referencia a que solo llegarían a las finales una vez - 2006), y el Ft. Worth Star Telegram escribía "Los Mavs no tienen lo que hace falta". Ya sabemos cómo fue el resto de la temporada :)

Después llegó el lock out. Tal y como habíamos planeado, los contratos de algunos de nuestros jugadores más mayores llegaban a su fin, y también el de Tyson. Teníamos duras decisiones que tomar. ¿Mantener el equipo unido para otro intento o ir en otra dirección? No fue fácil, nuestro plan siempre había sido dejar que los contratos de nuestros veteranos expirasen ese año y el siguiente. Pero ganar el campeonato obviamente nos hizo replanteárnoslo.

Lo debatimos y discutimos mucho. La decisión final iba a ser la mía. Tomé las opiniones de todo el mundo involucrado, jugadores, entrenadores, Donnie, cualquiera que quisiera darme una posición bien informada. Pero era una decisión tan grande que tenía que ser mía para bien o para mal. Pero no era una pretemporada ordinaria, ocurrió el lockout. Había la posibilidad de ser campeones por dos veranos consecutivos, aunque solo fuese porque no hubiese un acuerdo, porque hubo un riesgo muy real de que nos quedásemos sin la temporada 2012-13.

Como uno de los dueños en el comité que negociaba el CBA, honestamente creía que había un 90% de posibilidades de que no hubiese temporada. Sentado en aquellas reuniones, me parecía que cada una de las partes vivía en universos alternativos que nunca se juntaban. Al final me equivoqué, a las 3 de la mañana un día después de que me dijesen que no había posibilidades de llegar a un acuerdo, hubo un acuerdo. La temporada de 66 partidos comenzaría en Navidad. No solo íbamos a jugar 66 partidos comprimidos y con un set de 3 partidos en 3 noches, también teníamos un training camp reducido. Cualquier rutina que tuviesen los jugadores para prepararse para la temporada iba a ser imposible ese año. Añade que el nuevo CBA era muy diferente al anterior, y teníamos mucho que pensar.

Todos mis pensamientos sobre el CBA han sido ya escritos antes, así que no los voy a repetir aquí. Pero lo que no ha sido discutido públicamente es nuestra preocupación por tener un equipo viejo en una temproada reducida. Básicamente vimos perdida la temporada 2011-12 sin importar a quién firmásemos. Sin tiempo para preparar sus cuerpos, sacar un equipo más viejo iba a ser muy duro. Los jugadores jóvenes pueden jugar un partido cada día del año. Cuando estás en la mitad de tus 30, no tanto. Así que unir a toda la banda de nuevo iba a ser perder un año igualmente. Cuando analizas el mantener junto un equipo campeón y el primer año después del campeonato es un año perdido, es difícil justificar mantener un equipo más viejo. Pero eramos los campeones, eso significaba mucho.

Eso también significaba que si queríamos mantener a todos juntos tendríamos que hacerlo con el roster que teníamos. Había muy pocas opciones para añadir nuevos jugadores. En particular, no estaríamos en posición de añadir a alguien que pudiese ser una pieza clave para nuestro futuro. En mi honesta opinión, estaríamos atrapados con un equipo cada vez más viejo y no estaríamos en posición de tener un gran impacto en nuestro roster.

Así que tomamos la decisión de seguir con quienes teníamos contrato. Hicimos un traspaso que pensábamos que nos ayudaría, pero obviamente se convirtió en un desastre. Lo bueno es que era una temporada comprimida y pensamos que pasaría rápido y después tendríamos espacio salarial para ir a por jugadores que pensábamos que tendrían un gran impacto y encajarían en nuestra cultura.

La cultura es muy importante en los Mavs. Tu mejor jugador tiene que encajar en lo que quieras que sea la cultura de tu equipo. Tiene que ser alguien que de ejemplo, que marque el tono en el vestuario y la pista. No tiene que ver con quién habla más o más alto. Es sobre su comportamiento y la actitud que trae. Es increíble como cuando la cultura es fuerte, la química es fuerte. Cuando los Mavs hemos traido jugadores que no encajaban o se creían nuestra cultura, ha creado problemas dentro y fuera de la cancha. Es posible manejar que un jugador no encaje. Va a tener un impacto negativo en tu récord si tienes a más de uno.

Nuestra cultura es una de las razones por las que no traspasaré a Dirk.

Cuando cambias un equipo de arriba a abajo e intentas adivinar cuál es la cultura del equipo, estás tomando el mayor riesgo que un equipo puede tomar. Dirk marca el tono para nuestro equipo. Trabaja igual de duro o más que nadie. Ayuda a los jugadores jóvenes a entender lo que él espera y lo que tienen que hacer para triunfar. En la pista es generoso. Preferiría no tener que anotar ningún punto si vamos a ganar igualmente. Preferiría pasar y que otro cualquiera anote antes que tirar un tiro muy forzado. Hasta que llega el momento del partido en el que necesitamos un punto. Ahí está listo para dar un paso adelante, como habitualmente hemos necesitado. Pero él sabe que su impacto en un partido es mucho más importante que cualquier promedio o lo que aparezca en el box score. Esa mentalidad. Esa generosidad. Su ética de trabajo es algo que quiero que siga aquí durante muchos años después de que se retire. Pero para hacerlo tenemos que hacer la transición con él, no con un vacío.

Es también la razón por la que no creo que tengas que simplemente desmontar un equipo. Mira 10 años atrás y busca a los equipos que traspasaron a sus mejores jugadores. No hay muchos viajes rápidos a las Finales para servir como ejemplos.

Una historia rápida: La semana en la que compré a los Mavs, Nellie (Don Nelson) me preguntó si quería tirar la temporada para tener el mejor pick posible. Mi respuesta fue "No. En algún punto esta franquicia tiene que aprender cómo ganar y desarrollar una cultura ganadora. No creas esa cultura tankeando. No se cuántos partidos podemos ganar, pero vamos a intentar ganar cada uno de ellos". Gracias a dios no tankeamos, no fue un Draft muy bueno. Y ese giro del resto de la temporada nos ayudó a definir quiénes éramos y somos hasta este día.

Así que rebobinemos hasta el final de la temporada del lock out. Esperábamos que Dwight Howard estuviese disponible. No lo estaba. Optó por quedarse en el último año de contrato para sorpresa de muchos. Después, fue traspasado a los Lakers y todos pensaban que iban a hacer mucho daño en los Playoffs. Sin Dwight, no teníamos realmente otras opciones que pensásemos que encajaran con nosotros. Tuvimos muchas reuniones con jugadores, algunas se supieron, otras no. Teníamos desacuerdos entre nuestro staff sobre qué jugadores encajaban y cuales no. Como se vio, no hicimos contratos de cara al futuro. Tomamos la decisión de firmar contratos de un año, deseando que pudiésemos hacer funcionar al equipo y pudiésemos competir por los Playoffs y ser mejores de lo que éramos antes.

Realmente pensábamos que podíamos hacerlo. A pesar de tener que firmar contratos de un año, pensábamos que entre Dirk y Kidd podríamos rodearles con talentos jóvenes en su último año o con un año de contrato y tener una oportunidad de competir en los Playoffs. Eso nos daría la oportunidad de evaluar a los jugadores más jóvenes y a lo mejor convertirles en jugadores a largo plazo de los Mavs, o volveríamos a tener nuestras opciones en el verano de 2013 con un gran nombre o firmando jugadores que fijasen nuestras base de futuro sabiendo que en 2014 de nuevo vamos a tener una buena cantidad de espacio salarial libre, más que en 2013.

Como todos sabemos, al final no tuvimos a Kidd (cambió de opinión y se fue a los Knicks) y por un buen tramo de la temporada no tuvimos a Dirk sano, y en otra temporada tampoco a Shawn Marion. No hay motivos para rememorar el año pasado. Fue un asco desde cada punto de vista y nadie se lo pasó bien.

Así que fuimos a por un agente libre por el máximo este año. Esperábamos que Chris Paul estuviese disponible, pero no fue así. Así que Dwight Howard fue nuestro primer objetivo una vez más.

Dejadme tratar aquí la inevitable cuestión sobre Dwight vs cultura de los Mavs. Lo vimos como un riesgo, pero sentimos que, con todo lo que comprobamos, Dwight es un buen tío y con nuestros sistemas de apoyo creímos que podíamos hacerlo funcionar. Y si no, obviamente era una pieza muy traspasable. Pero como todos saben, no le firmamos. Se fue a los Rockets. Tengo que decir que la reunión con Dwight fue muy interesante. Es un tío listo. Mucho más que lo que la gente se cree. Y sabe escuchar muy bien. Al contrario que mucha gente, pasó mucho más tiempo escuchando que hablando. Y tuvo la mejor respuesta a una pregunta inicial que yo haya escuchado de un jugador o cualquiera. Cuando le preguntamos cuál era su objetivo, su respuesta fue muy específica: "Quiero ser Épico". Para lo cual encajaba muy bien el vídeo que creamos para él.




¿Volvería a hacerlo de la misma forma de nuevo? Sin duda. ¿Por qué? Porque en la NBA, como en el mundo de los negocios, tienes que arriesgarte para ser recompensado. Tienes que ser listo y tener algo más que suerte.

También tienes que prestar atención a lo que está pasando a tu alrededor. En los 14 años que han pasado desde que compré los Mavs la liga se ha convertido en mucho más inteligente. Hay menos dueños y GMs de la vieja escuela. Hay una aproximación más analítica a todo. Hace 10 años, o cuando traspasamos por Nick Van Exel, Avery Johnson y Raef Lafentz, todos los equipos al menos intentaban ver qué tipo de equipo tenían y entonces procedían a tankear una vez que veían que no iba a funcionar. Eso creaba oportunidades de traspaso únicas. Algunas de ellas funcionaron para nosotros, otras no.

Hoy parece que el camino más popular para construir un equipo es juntar un grupo de jóvenes y esperar que se desarrollen hasta su completo potencial y que potencialmente pierdan un montón de partidos para que tengas una oportunidad para seleccionar al próximo Kevin Durant, John Wall, Kyrie Irving o Blake Griffin.

Después tienes que hacerlo al menos una temporada más, si no más, porque ninguno de esos jugadores es suficiente para ganar un campeonato. Son grandes jugadores ahora, pero toma su tiempo que sean grandes jugadores. Después tienes que poner a los jugadores correctos a su alrededor para convertirte en un equipo que aspire al campeonato. Éste podría ser el procedimiento correcto para que los equipos construyan un campeón. Nunca lo sabes hasta que lo sabes.

Yo qué se, al menos lo que creo que he aprendido de mis experiencias en los negocios es que cuando todo el mundo tiene prisa por hacer lo mismo, se convierte en algo más difícil de hacer. No más fácil. Más difícil. También significa que mientras otros equipos siguen ese camino, eso crea oportunidades para aquellos que han seguido un camino diferente.

Veo a unos cuantos equipos tomando lo que parece ser el mismo proceso para construir un equipo. Puedo entender por qué lo hacen. En el CBA de ahora el valor de un jugador elegido en el Draft puede ser considerable porque los términos del contrato están definidos. Y si juntas a algunos grandes jugadores jóvenes, es muy tentador querer mantenerlos por un largo periodo.

Pero también puede ser que incluso si tienes el peor récord de la NBA, puede que no consigas el mejor pick, e incluso si lo consigues, hay posibilidades de que elijas al jugador equivocado, o que sea un Draft donde no haya ningún jugador con potencial de superestrella identificable.

En otras palabras, aunque pueda ser popular, creo que la cantidad de equipos que están tomando el mismo camino hace más difícil construir un equipo de esta forma.

Así que dejemos mi misiva sobre el Draft y el desarrollo detrás y volvamos a los Mavs.

Si hubiésemos obtenido un único agente libre que nos hubiese costado 19 o 20 millones, hubiésemos tenido un buen equipo. Posiblemente un gran equipo si fuésemos capaces de añadir a los jugadores adecuados por el mínimo. Pero probablemente no hubiésemos tenido un equipo que aspirase al campeonato. Tendría que ser al año siguiente cuando tuviésemos espacio de nuevo y entonces podríamos añadir lo que fuesen las piezas finales de la plantilla via agentes libres o traspasos.

Si no obteníamos nuestro jugador por el máximo, el plan era acelerar lo que hubiésemos hecho el año pasado a este año. Lo que obviamente hemos hecho.

Fuimos y firmamos lo que yo creo (se que siempre soy positivo sobre nuestros jugadores, pero en esta ocasión soy REALMENTE POSITIVO) que es un gran grupo de jugadores. Tenemos jugadores que creemos que encajan en nuestra cultura. Que tienen un conjunto de habilidades que nos van a permitir tener éxito, que se complementan unos a otros, y que encajan bien en el sistema de Rick y pueden convertirse en un buen equipo.

También sentimos que tenemos jugadores que van a ser mucho mejores en nuestro equipo de lo que lo eran en sus equipos anteriores. Me gusta nuestra habilidad para trabajar con lo que yo llamo "ángeles caídos". Jugadores que son traspasados o a los que nadie firma porque todos en la liga piensan que solo pueden ser los jugadores que han visto en otra organización. Jugadores como Jason Terry, Jerry Stackhouse, Brandan Wright, Tyson Chandler e incluso podrías decir que Vince Carter, entre otros, eran percibidos como jugadores que tenían este o aquel problema, y hemos conseguido que contribuyan en nuevas formas más allá de lo que los "expertos" esperaban.

Prestamos menos atención a lo que hicieron en su último sistema que a lo que creemos que podrán hacer en nuestro sistema y con nuestros jugadores. No siempre tenemos éxito y el año pasado es un ejemplo, pero tenemos una buena trayectoria.

Si nos mantenemos sanos, creo que podemos tener un buen equipo. ¿Cómo de bueno? No hago predicciones. Creo que teniendo un grupo de jugadores que puede crecer y desarrollarse juntos, y espacio salarial en próximo verano y lo que creemos que es la habilidad de desarrollar y mejorar la actuación de nuestros jugadores, estamos en buena posición para este año y para el futuro. Hemos sido perjudicados por no tener un grupo de jugadores que los agentes libres viesen como compañeros con los que quisieran jugar. Eso no debería ser un problema el año que viene.

Además, debido a las restricciones financieras que el nuevo CBA pone a los equipos, creo que más equipos van a ser desmontados y el nuevo camino popular va a ser tomado por más equipos. Lo que al mismo tiempo va a hacer que ese camino sea más difícil para tener éxito. Con un poco de suerte, eso creará oportunidades para que los Mavs puedan añadir nuevos jugadores vía espacio salarial o por traspasos, para volver a las Finales y recompensar a nuestros fans con otro anillo.
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »