Dwight Howard rechaza a los Mavs y éstos fichan a Jose Calderón



Por fin llegó la decisión de Dwight Howard. No fue la que querían los Dallas Mavericks.

Los Mavs ni siquiera quedaron entre los "finalistas" en la cabeza de Howard, quien entre Los Angeles Lakers, Golden State Warriors y Houston Rockets terminó eligiendo al rival texano.

El propio Mark Cuban avisaba a los medios con el siguiente mensaje:

"Hemos recibido el mensaje de que estamos fuera de la carrera por Howard" escribía Cuban. "Lo hemos intentado y no ha funcionado. Ha sido realmente una experiencia. En algún punto postearé el vídeo y la presentación que hicimos.

A por el plan B".

Y tardaron poco tiempo en ponerse con el plan B. Unas pocas horas después (y justo tras el anuncio del acuerdo entre O.J. Mayo y Milwaukee Bucks por 3 años y 28 millones), Marc Stein adelantaba que los Dallas Mavericks han llegado a un acuerdo con el base español Jose Manuel Calderon, quien confirmó la noticia en su cuenta de Twitter.



Según las fuentes de ESPN, el contrato que firmará Calderón con los Mavericks será de 4 años y 29 millones de dólares. Si comienza en 6,7 millones el primer año, los Mavs tendrían aún 10,5 millones libres, y eso manteniendo los early bird rights de Brandan Wright.

Vamos a tener todo el verano para hablar sobre el fracaso del plan de Mark Cuban para juntar a Dirk Nowitzki con otra superestrella. Sí, Cuban hablará de su nuevo "plan de dos años" que ha "inaugurado" este año, y de hecho ya ha hablado al respecto.

"Aún no hemos jugado ningún partido" decía Cuban a ESPN. "Mira quiénes fueron los ganadores del verano pasado (Lakers) y qué tal les ha ido"

Pero lo cierto es que todo parece indicar que, un año más, Nowitzki tendrá que cargar con gran parte del peso de los Mavs.

Aun así, los Mavs han empezado el plan B con buen pie. Claro que Calderon puede ser un problema en defensa, por lo cual los Mavs seguramente vayan a por un pívot defensivo, pero el año pasado se demostró que los Mavs necesitan un base del tipo Jason Kidd para ser efectivos en ataque. Y, a falta de Chris Paul, Calderon era el más listo y el mejor al respecto que había disponible.

Tras 7 años en la liga, el base de 31 años ha promediado en su carrera 10,1 puntos, 7,2 asistencias, 1,7 asistencias, 48'3% en tiros de campo y 39,9% en triples, y es uno de los mejores de la liga en ratio asistencias/pérdidas. De hecho, es bastante probable que llegue a las 4.000 asistencias antes que a las 1.000 pérdidas en su carrera. Las pérdidas fueron una de las grandes condenas de los Mavs el año pasado.

Al final, este movimiento tiene como objetivo hacer la vida más fácil en ataque para Dirk Nowitzki, quien siempre ha preferido jugar con un base director y sufrió con otros como Devin Harris, Jason Terry cuando ocupaba el puesto de base o Darren Collison.

Los Mavs no han cubierto la necesidad de un pívot con el pez más gordo del mercado, pero sí la del puesto de base con el que quizás mejor se ajustaba a sus necesidades y que además servirá como buen mentor para Shane Larkin y Gal Mekel.

¿A por quién deberían ir entonces para ocupar el puesto de pívot? Hay varias posibilidades. Mi apuesta es que debería ser Andrew Bynum.

Todos conocemos los riesgos de Andrew Bynum. Pero también que es un pívot top3 de la liga si las rodillas le aguantan. Lo que ocurre es que ese es un gran condicional.

Aun así, Bynum es el único pívot que puede dar un gran salto de calidad a los Mavs. Por supuesto, la franquicia debería protegerse en el contrato, con años no garantizados y cláusulas anti lesiones. Según ESPN, la "Exhibit 3" del nuevo convenio permite a una franquicia cortar a un jugador sin coste en caso de que no pueda jugar por lesión, algo que han utilizado los Minnesota Timberwolves con Brandon Roy.

Si Bynum y su agente permiten incluir estas condiciones, Cuban debería ir a por él. Eso está por ver, porque de entrada se ha comentado que Bynum no entrenará para ningún equipo antes de firmar un contrato. Andrew ha esperado a la resolución del asunto Howard para comenzar sus negociaciones, pero no son demasiadas las franquicias con espacio salarial (y puesto de pívot titular libre) para ir a por Bynum.

Tim McMahon daba la idea: ahora mismo los Mavs podrían ofrecer a Bynum 4 años de contrato por 44 millones (con las cláusulas y no garantizados mencionados) y al mismo tiempo mantener los early bird rights de Brandan Wright para poder renovarlo. O, si el mercado por Bynum se viene abajo como el de Mayo el año pasado, quizás acepte un contrato más corto. 

Otras posibilidades incluyen a pívots como Marcin Gortat, Omer Asik, Nikola Pekovic (agente libre restringido) o Samuel Dalembert, además de la posible renovación de Wright y quizás Elton Brand. Sobre Chris Kaman no se ha hablado mucho y no parece una opción ahora mismo. También se podría traspasar a Marion para atender las necesidades del puesto de escolta y pívot, aunque eso dejaría otro agujero en la posición de alero y ahora mismo no es tan necesario mover a Shawn.

En definitiva, por segundo año consecutivo, el Plan A ha fallado. Veamos lo que puede dar de sí el Plan B. 
-----
D-Mavs en Twitter y en Facebook
Toda la NBA en BasketAmericano
-----

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »