Roddy Beaubois demuestra que quiere un sitio en la rotación de Playoffs


7:42 para el final del segundo cuarto. Rodrigue Beaubois defiende a Ronnie Brewer cuando su dedo anular de la mano izquierda se queda enganchado en la camiseta del jugador de los Bulls. El grito del francés se puede escuchar en toda la cancha.
Se había dislocado el dedo.


Hasta ese momento, Roddy estaba jugando un mal partido, habiendo fallado todos sus lanzamientos a canasta, con dos pérdidas y juego errático. Hacía unos días, Rick Carlisle aseguraba que iba a estar muy atento al nivel de Beaubois contra rivales de Playoffs como Chicago y Atlanta para decidir cuál será el rol del joven base en la postemporada de los Mavericks. Cuando tuvo que retirarse con claros síntomas de dolor, y aún con la lesión de Delonte West en mente, muchos pensamos que la temporada de Beaubois había llegado a su fin.

"Estaba gritando tanto que pensé que íbamos a tener que sacrificarlo" bromeaba Nowitzki. 

Rodrigue Beaubois
Y, sin embargo, 4 minutos de juego después volvía a la cancha. En los 10 minutos que hubo entre medias, dio tiempo a que Beaubois fuese al vestuario, se le realizasen rayos X que dieron resultado negativo, se le colocase el dedo en su sitio, se entablillase al dedo corazón y volviese a la cancha. Sorprendente viniendo de alguien con quien Carlisle había bromeado en el pasado diciendo que había que despegarlo del suelo con una espátula cada vez que recibía un golpe.

"El dedo me dolía mucho, y cuando me lo miré pensé en la lesión de Delonte, por eso me asusté" aseguraba Beaubois. "Al final no fue grave, pero al principio no lo sabía, es la primera vez que me disloco un dedo".

Y a su vuelta, Roddy mejoró mucho su nivel. A pesar de que en ocasiones se notaba que intentaba jugar tan solo con su mano derecha para proteger a la izquierda, no cometió pérdidas y jugó más agresivamente. Con Jason Kidd y Jason Terry descansando, tenía minutos importantes para destacar. Y ante unos Bulls que se jugaban asegurar la primera plaza del Este, Beaubois anotó 16 puntos, 10 de ellos en el último cuarto, seis rebotes y cinco asistencias, además de mantener un buen nivel defensivo en frente de Derrick Rose.
"Verle volver y jugar...muchos otros no lo habrían hecho" decía Shawn Marion, quien sabe bastante dedos dislocados. "Está demostrando cosas muy buenas. Verle volver después de como tenía el dedo me encantó, respeto su dureza. Vamos a empezar los Playoffs y eso es un monstruo totalmente diferente, y vamos a necesitar a todo el mundo".

Rick Carlisle tampoco dudó en alabar al base francés.

"Esta era una noche importante porque los Bulls son uno de los equipos más físicos, y los Playoffs van a ser muy físicos" declaraba Carlisle. "No solamente estuvo al nivel de contacto físico requerido, además tuvo que salir con una lesión importante y volvió a pesar del dolor. No siempre ha sido capaz de hacer eso. Se lo dije al equipo al descanso y después al final del partido: necesitamos ese nivel de compromiso de todos".

Puede que Beaubois vuelva a verse en lo más profundo del banquillo a partir del próximo sábado y nada se podría reprochar debido al gran nivel de Delonte West, pero no será porque Roddy no vaya a pelear hasta el último momento por hacerse un hueco en la rotación.



 


Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »