Jason Kidd y Shawn Marion entonándose para los Playoffs


Se ha perdido más partidos por lesión que en ninguna otra temporada desde la 98-99, pero Jason Kidd parece estar preparándose para dar el do de pecho en el mes de Mayo.


Anoche contra los Warriors, Kidd se quedó a tan solo un punto de sumar el 108º triple doble de su carrera. Tuvo una oportunidad de conseguirlo con una bandeja sencilla a un minuto del final, pero tomó otra decisión.

"En ese punto, pensé que nos venía mejor dejar correr el reloj de posesión" decía Kidd al finalizar el partido.

De esta forma, Kidd terminó con 9 puntos, 12 asistencias y 10 rebotes. En los dos partidos después de su lesión/descanso, Kidd promedia 8 puntos, 9,5 asistencias, 8 rebotes, 2 robos y 2 tapones.

"Si lo llegamos a saber, le habríamos dado uno o dos tiros más" decía Nowitzki. "Tuvo una gran oportunidad en esa penetración, pero eso es lo que él hace. Dirige el espectáculo para nosotros. Los defensores le dejan abierto y es un buen lanzador, pero prefiere hacer jugadas para los demás. Hoy consiguió un par de canastas importantes. Es la cabeza de la serpiente, si queremos llegar lejos le necesitamos como director".

Otro que empieza a dar síntomas de alcanzar su mejor nivel en el momento oportuno es Shawn Marion, anoche con 7 puntos y 12 rebotes en Golden State. Marion ha conseguido al menos 9 rebotes en 8 de los últimos 10 partidos disputados, y ha anotado en dobles dígitos en 6 de esos 10.

"Desde hace unas semanas esto es una carrera en la recta final" declaraba Marion. "Todos los partidos cuentan mucho".

Shawn promedia 10,9 puntos, 10,1 rebotes, 2,6 asistencias, 1,4 robos y 1 tapón en los últimos 7 encuentros.

De la versión de Jason Kidd con la que nos encontremos dentro de 15 días dependerán en gran medida las aspiraciones de los Dallas Mavericks. Si es el Jason Kidd enfermo y cansado de hace dos temporadas contra San Antonio, será muy difícil avanzar más allá de la primera ronda. Si, por el contrario, nos encontramos con el Jason Kidd de los Playoffs pasados, descansado y con piernas para dirigir y defender a gente como Kobe, Durant o Lebron, los Mavs tendrán más posibilidades de tener un largo recorrido en postemporada.

Y lo mismo podríamos decir de Shawn Marion, encargado casi siempre de defender al mejor jugador rival. Si a su nivel defensivo le suma ayuda en los tableros y contribución ofensiva, los Mavs se convierten en un rival más peligroso.

"Nunca subestiméis la grandeza" dijo Rick Carlisle sobre Jason Kidd. "No me importa que tenga 29,39 ó 49. Va a hacer algo que te ayude a ganar".

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »