¿Han desperdiciado los Mavs su mejor bala?


  Kevin Durant #35 Of The Oklahoma City Thunder Shoots

Descorazonador. Así fue el partido de anoche. Después de una lección de lucha y entrega de los Dallas Mavericks, yendo por delante en el marcador la mayor parte del tiempo y poniendo a los Thunder contra las cuerdas con una ventaja de 7 puntos a falta de dos minutos y medio, los de Carlisle no supieron cerrar el encuentro y acabaron perdiendo con una canasta de Kevin Durant con la ayuda de un rebote afortunado.



Curiosamente en la previa escribía sobre lo mal que lo pasan los Thunder para cerrar partidos, y anoche se cambiaron las tornas.

El partido se puede mirar desde varios ángulos: ¿Podemos esperar las actuaciones de Jason Terry y Shawn Marion de anoche en todos los partidos? ¿Y las de Ibaka o Russell Westbrook, con los Mavs regalándole el lanzamiento de media distancia? ¿O las inefectivas -hasta que llegó el final- actuaciones de Dirk Nowitzki y Kevin Durant?

"Hemos cometido errores que no te puedes permitir al final de un partido" decía Rick Carlisle. "El último tiro es el que aparece en las repeticiones, pero antes cometimos unos cuantos errores que no vamos a volver a cometer en estas series. No podemos permitírnoslo".

A saber: Haywood recibiendo solo debajo de la canasta y tardando un siglo para después perder el balón, esa misma situación en dos ocasiones con Ian Mahinmi, Shawn Marion fallando una bandeja y un lanzamiento de media distancia con 15 segundos en el contador de posesión o dos pérdidas muy costosas de Dirk Nowitzki.

Y no saber hacer llegar el balón a Jason Terry.

Jason Terry realizó una gran primera mitad, y después tan solo lanzó tres veces en la segunda, incluyendo un único lanzamiento en el último cuarto.

"Odio desperdiciar un partido como éste de JET" comentaba Nowitzki. "Estaba on fire... tenemos que encontrar una forma de hacerle llegar el balón. Tenía la muñeca caliente. Le negaron el balón, tenemos que responder a eso".

Rick Carlisle, como hace habitualmente, asumía su responsabilidad.

"Le defendieron muy duro, le negaron el balón" decía Carlisle. "Escucha, es mi trabajo conseguirle lanzamientos cuando está tan bien. Es mi responsabilidad".

Pero el propio Terry no le daba demasiada importancia.

"No estoy preocupado" aseguraba Terry. "Llevo haciéndolo todos los años en el último cuarto, tendré otra oportunidad. Este es mi octavo año en Playoffs. Si te tomas las cosas muy a pecho o muy a la ligera en cada partido, estás en el deporte equivocado. Este es un juego de posesiones y de errores, y tenemos que volver a salir el lunes para ganarles uno aquí. Esta va a ser una gran serie, una de las clásicas, y cada partido se va a decidir en una o dos posesiones".

"Puedes mirar al resultado, y pensar en lo que debería o podría haber sido, pero el partido ha acabado. ¿Qué puedes hacer? Pero en el siguiente partido, si estás en la misma situación, haces ajustes y pruebas cosas diferentes. Si queréis pensar en qué podría haber sido, os dejaré eso para vosotros. Para nosotros, estoy encendido. Estoy listo para jugar. Ojalá pudiésemos jugar el segundo hoy mismo"

En resumen, los Mavs perdieron una gran oportunidad de poner a los Thunder en una situación de gran presión y conseguir el factor cancha. Pero sí demostraron que aquellos que pensaban que esto iba a ser un paseo de Durant y compañía se equivocaban.

Motivo para el optimismo de Dallas, además de Jason Terry, es Jason Kidd. Con piernas descansadas después de casi 10 días de descanso, Kidd dejó su marca en el partido con 8 puntos, 6 rebotes, 5 asistencias y 7 robos. Da rabia que no pudiese dominar el tempo del partido en los dos últimos minutos. Y que siga teniendo miedo a intentar bandejas.

Además, Dallas demostró que tiene jugadores para emparejarse con estos atletas, y si no podemos esperar otro partido tan malo de Durant, tampoco lo podemos hacer de Nowitzki. Y Rick Carlisle hará ajustes, seguro.

"Si un equipo puede recuperarse de algo así, ese es uno con mucha experiencia" aseguraba Nowitzki. "Nosotros tenemos a un montón de tíos que han pasado por muchas cosas diferentes".

Los Dallas Mavericks parecieron los del año pasado durante gran parte del partido. Y los Mavericks del año pasado se levantaron tras situaciones similares, como la remontada-milagro de Brandon Roy. Dirk Nowitzki, Jason Terry, Shawn Marion y Jason Terry tienen el carácter necesario para hacerlo. Y Delonte West, quien anoche estuvo vomitando en el hotel después del partido, seguro que también.

Para un fan que ya veía a su equipo ganando el factor cancha y dando un golpe en la mesa, la derrota de anoche fue descorazonadora. Para un equipo veterano como los Dallas Mavericks, debe ser una inyección de rabia para ir a ganar el partido de mañana.

"Vamos a seguir golpeando a estos tíos" decía Carlisle después del partido. "Confía en mi. Tenemos un vestuario lleno de campeones. Nos pusimos en una buena situación y no pudimos cumplir. Fallo nuestro. Pero no nos van a desalentar. Vamos a salir con las armas cargadas en cada partido".

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »