Previa Mavs 2011-12 en Basketamericano.com


Hoy, 28 de Diciembre de 2011, ha salido a la luz la Guía NBA de Basket Americano 2011-12.
Es una guía muy interesante y con mucho trabajo de por medio, la cual además de contar con las firmas de Alberto de Roa y los pronósticos de Eduardo Schell, M.A. Paniagua y Gonzalo Vázquez  también tiene un análisis de los Dallas Mavericks previo a la nueva temporada realizado por un servidor y el de resto de franquicias, realizados por los compañeros del foro de Basket americano.







Aquí os dejo ese mismo análisis:

Dallas Mavericks: ¿Podrán repetir?

No es demasiado difícil hacer un resumen de cómo terminó la temporada pasada para los Dallas Mavericks: con Don Carter, Mark Cuban, Dirk Nowitzki y compañía levantando el trofeo Larry O’Brien que los acreditaba como Campeones de la NBA 2010-11.

La temporada comenzó muy bien para los Mavericks. Las piezas encajaron desde el principio, llegaron a enlazar una racha de 12 victorias consecutivas, y un balance de 24-5 les sonreía después de ganar en Oklahoma a los Thunder el 27 de diciembre. Pero ese mismo día, cambió la suerte de los Mavs.

Dirk Nowitzki, quien hasta entonces estaba firmando una temporada de candidato a MVP, se lesionó en la rodilla, y se perdió los siguientes 9 partidos, la mayor cantidad de encuentros que se ha perdido el alemán desde que llegó a la NBA. Las noticias fueron aún peores si cabe cuando 4 días después, el 1 de enero, Caron Butler se lesionaba de gravedad y se perdía el resto de la temporada incluidos los Playoffs.

Nowitzki volvió a mediados de enero, pero los de Carlisle ya habían perdido el ritmo. El alemán además había adelantado su regreso por los malos resultados y estaba a un nivel bajo, y pese a su regreso llegaron a encadenar 6 derrotas seguidas.

Con las incorporaciones de Roddy Beaubois (lesionado) y Peja Stojakovic (agente libre) en Febrero, y con Nowtizki cogiendo la forma, todo volvió a pintar mucho mejor. Los Mavs ganaron 18 partidos de 20 en Febrero, y aunque llegaron entre dudas al inicio de los Playoffs, sabían de lo que eran capaces.

En Playoffs todos sabemos lo que pasó. En la mitad de las series, Dallas no era el equipo favorito, y aun así callaron a los críticos y fueron superando a sus rivales. Incluso se podría decir que llegaron a las Finales de manera más o menos cómoda. En primera ronda muchos les consideraban el equipo candidato a fracasar a las primeras de cambio contra los Blazers, dados sus fracasos en temporadas anteriores, pero, quitando la exhibición de Brandon Roy en el 4º partido, no pasaron demasiados problemas y les superaron por 4-2. Contra los Lakers, que eran vigentes bicampeones, y después de ganar el primer partido en Los Angeles tras una remontada de 15 puntos, los Mavericks asombraron a todos cerrando la serie con un 4-0 que les dio la confianza de que podían ser campeones. Contra los Thunder se demostraron que también eran capaces de superar la adversidad cuando los de Oklahoma ganaron el segundo partido en Dallas y robaron el factor cancha igualando la serie 1-1. Guardaron la compostura y ganaron los 3 siguientes para llegar a las Finales con un 4-1.

En las Finales se enfrentaron a los favoritos Miami Heat, pero gracias a una exhibición de juego en equipo y de lucha se proclamaron campeones. Dirk Nowitzki fue nombrado MVP de las Finales, y tanto su carrera como la de otros veteranos como Jason Kidd, Peja Stojakovic, Jason Terry o Shawn Marion quedaron reivindicadas.

Pero ahora todo esto es pasado, y los Mavericks tienen la tarea de defender su título con una plantilla bastante diferente a aquella con la que lo lograron.

Para Mark Cuban y Donnie Nelson el lockout no fue simplemente un parón para renegociar ciertos aspectos: su conclusión es que el nuevo convenio colectivo ha cambiado las reglas del juego, penalizando mucho más que antes aquellos que más gastan. Y con esta conclusión, tuvieron que tomar decisiones difíciles de cara a recomponer una plantilla con muchos agentes libres.

Y la principal decisión, y la más dura, fue dejar marchar a sus agentes libres más importantes: Tyson Chandler, JJ Barea y Caron Butler. Menos en el caso de Chandler, Dallas solo buscaba contratos de 1 año para intentar tener espacio salarial libre el próximo verano, y como es lógico, los jugadores querían aprovechar el hecho de ser campeones para asegurarse un contrato largo y cuantioso. Chandler se fue a los Knicks, Barea a los Wolves, Butler a los Clippers, Stevenson a los Nets, y Stojakovic se retiró.

Con la única renovación de Brian Cardinal, pieza muy importante en la química del vestuario, Mark Cuban se encontró con la complicada tarea de reforzar un equipo muy mermado por las bajas.

Primero llegó Brandan Wright, joven ala-pívot con potencial que espera que las lesiones le respeten de una vez por todas. Después se aseguraron los servicios de Vince Carter, que había sido recientemente cortado por los Suns para ahorrar dinero. El movimiento bomba llegó cuando Cuban se aprovechó del lío del traspaso de Chris Paul a los Lakers que finalmente no ocurrió, y consiguió a un descontento Lamar Odom utilizando una excepción salarial adquirida gracias al fichaje de Tyson Chandler por los Knicks, y dando a cambio tan solo una segunda ronda.

La plantilla se completaba con la llegada de Delonte West para ocupar el puesto de base suplente, y del pívot Sean Williams, que estaba jugando en Israel. Por otra parte, también se vieron “obligados” a traspasar a Rudy Fernández y a Corey Brewer a Denver por una segunda ronda, ya que la competencia había crecido mucho para el escolta español, que quería ser titular, y esto permitía una mayor flexibilidad económica futura.

De esta forma los Mavericks cuentan una vez más con una muy buena y profunda plantilla, algo que puede ser clave en una temporada tan comprimida. ¿Es mejor que la del año pasado? ¿Es peor? La realidad es que es muy diferente.

Jason Kidd seguirá siendo el quarterback del equipo, pero intentarán reducir su carga de minutos. Delonte West se encargará de dar descanso, con Roddy Beaubois y Dominique Jones aun aprendiendo la lección.

Carter iniciará como escolta, para que Terry pueda seguir saliendo desde el banquillo. Beaubois y Jones también podrían ver acción en este puesto.

Marion y Nowitzki estarán en las alas. La llegada de Odom hace que tengan mejor cubiertos los puestos de alero y ala pívot, pero, al mismo tiempo, la marcha de Chandler deja un vacío en la zona que muchos piensan que Haywood no será capaz de cubrir. Los minutos que no esté Haywood en pista los cubrirán entre Ian Mahinmi, Sean Williams y Brandan Wright, aunque también cabe la posibilidad de que opten por jugar con Nowitzki como pívot, flanqueado por Shawn Marion y Lamar Odom.

Ganar un campeonato es difícil, y repetir lo es aún más. Rick Carlisle tiene en su mano piezas con las que al menos debería seguir estando entre las potencias del Oeste y luchar por repetir presencia en las Finales. 

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »