Top 15 momentos de los Mavs en los Playoffs 2011: 15-12




Echemos un vistazo a los mejores momentos de los Playoffs.





15. Los 24 puntos de Jason Kidd en el G1 contra Portland

Empezaba una serie en la que muchos creían que se produciría un upset. Con Dirk Nowitzki y LaMarcus Aldridge actuando al nivel esperado y anulándose mutuamente con sus producciones, fue Jason Kidd quien apareció para mantener en el partido al equipo Texano hasta que Nowitzki decidió en el último cuarto.

El abuelo de la plantilla fue una de las decepciones de los Playoffs de la temporada anterior, aunque más tarde se supo que jugó aquella serie contra San Antonio con una infección de oído. Rick Carlisle no quería correr los mismos riesgos otra vez, y le dio una semana de descanso justo antes de la postemporada. Y el base respondió.

Pudimos ver a un Kidd muy agresivo buscando anotar, cosa muy extraña en él, pero a la vez efectivo. En un partido de ritmo lento anotó 24 puntos, incluyendo 6 de 10 en triples, a los que sumó 5 rebotes y 4 asistencias.


http://www.youtube.com/watch?v=0btby9oQCMo


14. El "And-1" de Dirk Nowitzki a tablero sobre la defensa de Andre Miller y Gerald Wallace.

Esta quizás sea una de esas jugadas espectaculares que después de un largo recorrido de Playoffs luego pasa inadvertida.

Pero fue una muestra de lo difícil que fue la primera ronda para los Mavericks, quizás incluso más que las dos rondas siguientes. Esta jugada define la dureza que se necesitó para ganar esta serie, y fue la primera de un montón de grandes jugadas de Nowitzki que se necesitaron para vencer.




13. Los 20 rebotes de Tyson Chandler en el G5 contra Portland

Tyson Chandler es un jugador que impacta en el juego cada segundo que está en la cancha, y sin embargo hasta ese momento apenas se había notado su presencia.

En el quinto partido y cuando más lo necesitaban después de la debacle del partido anterior permitiendo una remontada de 23 puntos, por fin apareció Chandler, y lo hizo siendo una fuerza dominante bajo los tableros.

Especialmente importante fue su labor en el rebote ofensivo, capturando 13 rechaces en la canasta rival, 4 más que el total de los Blazers en ese partido. Encontró los puntos débiles de la línea reboteadora de Portland y los explotó.

En un partido en el que el ataque de los Mavs no encontraba el ritmo, con Jason Kidd y JJ Barea combinándose en un 3-13 y Nowitzki y JET lanzando con menos del 50% de acierto, Chandler salvó la situación con su rebote y defensa, dejando a Aldridge en 12 puntos. Terminó el encuentro con 14 puntos y 20 rebotes.

Fue la "Tyson Chandler Experience" completa: Defensa de élite, fantásticos rebotes e intensidad extrema.



http://www.youtube.com/watch?v=dce-M2uqNjU


12. La victoria en Portland en el G6 que cerraba la serie. 

La serie Mavs - Portland era la candidata para que se produjera una "sorpresa". Pese a que se reconocía a Dallas como un equipo con calidad, parecía que Portland tenía las armas para llevar el ritmo de la primera ronda.

Pero a lo largo de las series, los Mavs rompieron todos los mitos. Aldridge fue diluyéndose ante dos defensores de envergadura como Chandler y Haywood. Dallas cerró bien el rebote, manteniendo las diferencias cortas o incluso consiguiendo más rebotes en algunos partidos. Los exteriores más bajitos que los de Portland no se dejaron amedrentar y respondieron en ataque con su velocidad y acierto. Dallas estaba destinada a sucumbir ante Aldridge y los exteriores más altos de los Blazers, pero en vez de eso fueron Dirk Nowitzki y los lanzadores de los Mavs quienes decidieron el resultado.

Este encuentro siguió la misma tónica que los anteriores. Portland empezó más motivado, pero los Mavericks fueron poco a poco trabajando su juego y haciéndose con el dominio. Pese al arreón local inicial, siguieron ejecutando sus jugadas de forma efectiva y cuando los Blazers bajaron el ritmo en el segundo y el tercer cuarto, los Mavs se colocaron por delante.

Pese a que lo intentaron de diferentes formas y con diferentes defensores, los de McMillan nunca encontraron una forma eficiente de defender a Nowitzki, y cuando este no podía anotar llamaba la atención de la defensa lo suficiente para crear buenas oportunidades para sus compañeros. Cuando lograban contener al alemán, este dejaba claras situaciones para anotar a Terry, Kidd, Peja, Barea o incluso Chandler, y esto marcó la serie.

Esta victoria representaba mucho para los Mavericks. De los anteriores 20 partidos fuera de casa en Playoffs, tan solo habían ganado 2. Muchos pensaban que volverían a fracasar en primera ronda, y los fantasmas de decepciones anteriores volvieron a acechar más que nunca después de la remontada de Brandon Roy en el 4º partido.

Pero los Mavericks tenían un objetivo en mente y no iban a dejar escapar su oportunidad. Se alimentaron de los momentos difíciles y de las críticas de quienes dudaban de ellos, la plantilla permaneció unida, y lo utilizaron como motivación.  La dolorosa derrota del 4º partido y la dureza de esta serie en general sirvió para forjar el carácter que más adelante les llevaría hasta el anillo.

Periodista. Junto letras en D-Mavs desde 2009.

Share this

Entradas relacionadas

Anterior
Next Post »